Cultura

'La tabernera del puerto' dirigida por Mario Gas sólo tendrá dos funciones por la huelga en el Teatro de la Zarzuela

Esta nueva acción protesta es una muestra más del malestar que ha despertado el anuncio de fusión de la institución con el Teatro Real

Mario Gas en una imagen de archivo.
Mario Gas en una imagen de archivo. Tere García

La tabernera del puerto, que Pablo Sorozábal escribió en 1940, es considerada todavía hoy como la última gran pieza del género zarzuela. Ocho décadas después, y no sin reveses, una versión dirigida por Mario Gas de este romance marinero se ha estrenado en el Teatro de la Zarzuela este domingo, aunque con una tirada mucho menor de la prevista: de diez a doce funciones.

El motivo del retraso del estreno -previsto para el sábado- y de la reducción de funciones han sido las protestas de los trabajadores del Teatro de la Zarzuela ante la inminente fusión con el Teatro Real de Madrid. La acción pretende dejar claro el malestar delos empleados ante la "falta de voluntad política para negociar". Así lo han indicado a la Agencia EFE fuentes sindicales del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem). Los representantes de UGT que organizaron las protestas culpan al secretario de estado de Cultura, Fernando Benzo, debido a las condiciones "intolerables" del proyecto de integración con el Teatro Real de Madrid.

La tabernera del puerto, que ha sido calificada por el propio director del Teatro de la Zarzuela, Daniel Bianco, como la producción más esperada de la temporada, ha pasado de doce funciones -del 5 al 20 mayo- a tener sólo dos: la que se ha celebrado este domingo y la del próximo 10 de mayo.

Esta nueva acción de protesta es una muestra más del malestar propiciado a comienzos del mes de marzo, por el anuncio de la fusión de ambas instituciones a través de un Real Decreto. Tras ser aprobada en consejo de Ministros, la medida reunirá ambos coliseos en la Fundación Teatro Nacional de la Ópera y de la Zarzuela. La integración ha provocado escozor en el personal del teatro de la calle Jovellanos, por considerar que se trata, en toda regla, no de una absorción, sino de una depredación.

Representantes sindicales y el personal de la Zarzuela encuentran el proyecto poco claro y consideraran que la concreción del movimiento es una forma de privatización. Aseguran que la medida dejaría a muchos funcionarios sin trabajo, al mismo tiempo que hace peligrar sus condiciones y derechos al ser fusionados con la Fundación Teatro Real. El personal de la Zarzuela, ahora dependiente del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (Inaem) como una de sus unidades de producción, no está dispuestos a quedase de brazos cruzados.

No es una privatización, han insistido los portavoces de Cultura. Los aspectos de integración de los recursos humanos de la Zarzuela y la disposición adicional primera, que se refiere a la obligación de la promoción del género lírico, son los aspectos más desarrollados. El real decreto, que ya ha sido aprobado, contempla la creación de una fundación pública que acogerá a los dos teatros bajo una sola dirección. Según insisten las fuentes de gobierno, el personal de la Zarzuela se incorporará como propio de la Fundación Teatro Nacional de Ópera y Zarzuela "con los mismos derechos y obligaciones que tuvieran en el momento de su integración". La polémica, sin embargo, no da tregua. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba