Cultura

El procés estanca culturalmente a Cataluña

Una imagen de Sant Jordi, la fecha clave del sector editorial en Cataluña y España.
Una imagen de Sant Jordi, la fecha clave del sector editorial en Cataluña y España. EFE

Las estadísticas evidencian un empobrecimiento cultural en Cataluña. En un año bajó al tercer puesto de las comunidades autónomas más importantes en el tema cultural, por detrás de Madrid y el País Vasco, según difundió el Observatorio de la Cultura publicado a comienzos de este año. El último informe del Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) no es mucho más esperanzador, ya que muestra un estancamiento progresivo tanto en la caída del consumo como en la disminución del presupuesto público destinado a cultura, una tendencia que se confirma en el Anuario de Estadísticas Culturales publicado esta semana por el Ministerio de Cultura. Las magnitudes coinciden con los años de radicalización del secesionismo. 

De acuerdo con esos datos, el dinero destinado a la Cultura por la administración autonómica pasó en Cataluña de 283.318€ a 266.031€ y confirma, asimismo, una ralentización en el movimiento de las industrias culturales. Según el Anuario, en el año 2007, 22,6% de los catalanes acudía al teatro, hoy esa cifra ha bajado a 22,4. Lo mismo ha ocurrido con la música en vivo: si en 2007 90% acudía a conciertos, hoy lo hace un 89%. Aunque se mantiene el gasto medio por espectador en artes escénicas (19 euros)  desciende la recaudación por comunidad autónoma  al pasar 40.675€ a 40.249€, también baja el número de funciones de 2.138 a 2.110 en los últimos tres años, que coinciden además con los de mayor flujo turístico en España.

Las cifras del Anuario son bastante más conservadoras que las del Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA), manifiestamente peores.  Según este organismo, el año pasado los espectadores de los cines solo experimentaron un crecimiento del 0,1% y la recaudación del 0,4%. También ha disminuido la cuota de pantalla de la producción en Cataluña del 9,3% al 6,3%, lo que supone una pérdida del 32% de espectadores, es decir, más de medio millón. Incluso sectores tradicionalmente fuertes en Cataluña, como editorial las cifras, apuntan a una ralentización  con apenas un incremento del 0,2% de la facturación en el 2017 respecto al 2016, muy lejos de los datos anteriores a la crisis. El número de lectores retrocedió 3,6 puntos y los visitantes a las bibliotecas públicas bajaron un 2,9% y hubo un 6,1% menos de préstamos. 

Cataluña concentran casi la mitad del mercado editorial español: un 49%. Entre esta comunidad autónoma y Madrid se concentra el 92,9% de la facturación global. Madrid aporta un poco por debajo, alrededor del 43%. Es de sobra conocida  la fuerza del libro en español que se asienta en Cataluña. En Barcelona están concentradas 290 editoriales afiliadas a Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), entre ellas el Ggrupo Planeta, el primero en España y el sexto en todo el mundo y que agrupa más de cien sellos, 15.000 autores y vende un promedio 130 millones de libros cada año.

Hace ya un año, la empresa anunció el traslado de la sede del grupo a Madrid, una medida asumida ante la declaración de independencia catalana durante 2017 y que aún se mantiene en pie. "Nosotros nos mantenemos firmes en la decisión de que la sede social del Grupo esté en Madrid, porque creemos que las condiciones de inseguridad política que motivaron esa decisión no han cambiado", dijo el presidente del Grupo, José Creuheras, sobre si estaba previsto el regreso de la sede social a Cataluña. "Existen aparentes signos que indicarían una vuelta de normalidad, pero no nos lo hemos planteado", dijo ante los medios en la tradicional rueda de prensa del Premio Planeta, que este año cumplió su LXVII edición.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba