Cultura

Una 'activista climática', un "país de países" y más dinero público: las reivindicaciones de los Goya

Almodóvar deseó suerte a Pedro Sánchez, mientras buena parte de los actores y directores reclamaron más fondos públicos para la industria cinematográfica

Los presentadores Andreu Buenafuente y Silvia Abril, durante la gala de entrega de los Premios Goya 2020.
Los presentadores Andreu Buenafuente y Silvia Abril, durante la gala de entrega de los Premios Goya 2020. María José López / Europa Press

La gala de los premios Goya 2020 recogió una vez más las reivindicaciones políticas del mundo del cine español. Aunque este año lo hizo con el presidente del Gobierno Pedro Sánchez entre el público, con el que los presentadores Andreu Buenafuente y Silvia Abril bromearon en la presentación: "No sé cómo dirigirme a usted. Aquí el presidente es [Mariano] Barroso, Pedro es Almodóvar y el guapo es Banderas". 

La alfombra roja y las más de tres horas que duró la entrega de galardones estuvieron trufadas por reivindicaciones de carácter político, económico y territorial de cara a la legislatura que ahora echa a andar tras la formación del Gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos

El director manchego Pedro Almodóvar -que se hizo con el Goya a mejor película- quiso desear suerte en la tarea al jefe del Ejecutivo. "En los próximos cuatro años va a ser el autor del guion de los españoles y espero que le vaya muy bien, porque si a él le va bien, nos irá bien a todos los españoles", dijo al recibir el primero de los galardones que recogió. También reivindicó "el cine de autor e independiente" para el que reclamó no sólo la protección del Gobierno, "sino del Estado". Antonio Banderas se llevó el de mejor actor protagonista por su papel en la cinta del director manchego. 

El también director Alejandro Amenábar -autor de Mientras dure la guerra- quiso alertar en la alfombra roja contra el fascismo. "Hay muchos síntomas que nos hacen pensar que se reproduce la situación de los años 30 en Europa (...) Está bien ser lúcidos y capaces de verlo. Ya sabemos en qué acabo. El fascismo no está nada bien y luego termina en una guerra mundial", señaló.

Además de Sánchez, a la gala que entregó el Goya de Honor a Pepa Flores, acudieron los ministros de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes y de Consumo, Alberto Garzón; el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma MorenoBonilla y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre. Almodóvar les reprochó que la palabra 'cultura' no figurase en ninguna de las campañas electorales que se han celebrado en los últimos años. 

Actores y directores reclamaron, eso sí, más fondos públicos para el cine. "Al presidente del Gobierno le pediría que le reconozca al cine español el estatus que no tiene reconocido: el de industria estratégica y el de colectivo para el presente y el futuro. Y que eso se traduzca en las medidas que correspondan”, dijo el presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso. "La gente quiere reivindicar el país con el que se identifica. Un país de gente que trabaja en silencio, concentrada y sin aspavientos. Un país de convivencia y de respeto. Un país de todos y de todas. Déjenme decirles que nuestro cine está lleno de esa gente", añadió. 

"Un país de países"

En cuanto a la cuestión territorial, el director sevillano Benito Zambrano (Intemperie) llevó un paso más allá la expresión de "nación de naciones" de Pedro Sánchez y agradeció así su premio a mejor guion adaptado: "Viva el cine que se hace en la Península Ibérica, viva el cine que se hace en el Estado español, en este país de países. Y como decía Antonio Gala, ¡viva Andalucía Viva!". Fue uno de los integrantes de la cinta 'Los miserables' (Francia) -Goya a mejor película europea- quien cerró sus agradecimientos con un "viva España". 

Benedicta Sánchez, premio a mejor actriz revelación por su papel en Lo que arde, quiso celebrar su galardón con una parte de su discurso en gallego, al igual que hizo más tarde la productora de Suc de Sindría, Miriam Porté, en catalán, o los integrantes del equipo de sonido de La trinchera infinita, en vasco. Estos últimos tuvieron un recuerdo para los 'topos' que "sufrieron de alguna manera la desaparición durante la Guerra Civil". "Hoy en día habría que sacar ya a esos desaparecidos y hacerlos desaparecer con sus familiares para que no sigan sufriendo. Y digo ya porque mañana seguiría siendo tarde", exclamaron al recoger el premio.

En la gala se coló un guiño a la precarización de los empleos, cuando el galardón del mejoractor de reparto - Eduard Fernández (Mientras dure la guerra)- llegó a bordo de una bicicleta, emulando a uno de los repartidores ('riders') de empresas como Deliveroo o Glovo. Un colectivo especialmente afectado por el problema de los falsos autónomos que ha llegado a los tribunales.

Los presentadores también quisieron dejar un recado al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, mientras explicaban las sinopsis de las cintas seleccionadas. En Lo que arde, Almeida tiene que escoger entre salvar al Amazonas o a Notre-Dame", bromeó Buenafuente. Al terminar uno de los números, Abril simuló chocarse contra un 'techo de cristal' que rompió en pedazos.

El problema del cambio climático también hizo acto de presencia cuando una presunta activista ataviada con pegatinas saltó al escenario perseguida por agentes de seguridad. Finalmente entregó el Goya a la mejor película documental a 'Ara Malikian: una vida entre las cuerdas'. El músico de origen libanés tuvo palabras para los refugiados.  

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba