La 35 edición de los premios Goya, que se celebrará el próximo sábado 6 de marzo en el Teatro Soho Caixabank de Málaga, será recordada como la más atípica, sobria y deslucida de la historia de estos galardones, los más importantes del cine español, a causa de las restricciones y medidas de seguridad que la Academia de Cine ha decidido aplicar ante la pandemia de covid y las cifras de la tercera ola, aunque no por este motivo perderán el brillo que les caracteriza.

Tal y como contó Vozpópuli, la gala de los Goya, que será conducida por María Casado y Antonio Banderas, será un "espectáculo de televisión" que será retransmitido en TVE en el que no estarán presentes los nominados, que seguirán de manera telemática la gala, por lo que sus casas o el hotel desde el que decidan seguir la ceremonia se convertirá en el patio de butacas. ¿Cómo se entregará entonces el cabezón? Esta es una de las grandes incógnitas que, según han señalado a este medio fuentes de la Academia de Cine, se desvelará el próximo miércoles, cuando la institución avanzará en un comunicado el contenido de la gala y resolverá algunas de las dudas sobre la ceremonia.

Además de la ausencia del público, en esta edición también se echarán de menos otros nombres que, por motivos dispares, no serán protagonistas en la noche más importante del cine español.

Documentales: Goya a la mejor película

Los premios César, los más importantes del cine francés, cuentan este año con un documental entre las cintas nominadas en la categoría a mejor película. Se trata de 'Adolescentes', dirigido por Sébastien Lifshitz, que competirá con los filmes 'Adieu les cons', 'Antoniette dans les cévennes', 'Les chores u'on dio, les chores u'on fiar' y 'Verano del 85'. Además, aspira también a los galardones a mejor guion, mejor documental, mejor fotografía, mejor montaje y mejor sonido.

Desde España, esta nominación se mira con cierta envidia, ya que tras el anuncio de las nominaciones a los Goya muchos echaron de menos una actitud similar entre los académicos a la hora de romper el muro que deja fuera de manera histórica el género documental. No nos cansamos de insistir por aquí en que 'My Mexican Bretzel' y 'El año del descubrimiento' se encuentran entre lo mejor del año, en términos absolutos, y merecerían competir por el Goya a mejor largometraje.

La España vacía no resuena en los Goya

En línea con lo el apartado anterior, merece la pena mencionar también un documental que se ha quedado fuera de la lista y que merecía una mención en alguna de las categorías: 'Meseta', de Juan Palacios (Eibar, 1986). El cineasta rinde homenaje así a la España Vacía a través de unos personajes que pertenecen a un territorio cuya cultura y estilo de vida parecen desvanecerse en el tiempo.

Almodóvar y su debut en inglés

Nadie entendió por qué el cortometraje 'La voz humana', la primera aventura en inglés de Pedro Almodóvar con Tilda Swinton como protagonista, no se encontraba entre los nominados en dicha categoría en los próximos Goya, hasta que la productora El Deseo explicó que no presentaron la candidatura porque consideran que este apartado está creado para impulsar a los noveles. Sí se encuentra, sin embargo, entre los cortometrajes preseleccionados para optar al Oscar a mejor cortometraje y podría convertirse en el primer español en conseguirlo.

Los niños: sin Goya desde 2012

Desde que en junio de 2011 la Academia de Cine decidió que los menores de 16 años no podían optar a los premios Goya han sido muchos los niños que se han quedado sin premio, como es el caso de la protagonista de 'Verano 1993' (2017), Laia Artigas. En esta edición, las protagonistas de 'Las niñas', cinta triunfadora en la pasada edición del Festival de Málaga y una de las favoritas, tampoco podrán optar a los galardones a mejor trabajo interpretativo, que en la historia de los premios han conseguido actores como Antoni Erburu ('Secretos del corazón', 1997), Marina Costa y Francesc Colomer ('Pa negre', 2011) o Juan José Ballesta ('El bola', 2000).

Segura: el héroe de la taquilla

Cuando se anunciaron las nominaciones a los Premios Goya, algunos se preguntaron si la segunda parte de la comedia familiar 'Padre no hay más que uno', ausente en las nominaciones, no merecía una mención especial en esta edición. La película dirigida y protagonizada por Santiago Segura fue una de las pocas que no solo mantuvo su estreno en el verano del año de la pandemia, en lugar de retrasar su llegada a las salas a 2021 0 2022, como han hecho otras, sino que además fue la única que adelantó su estreno y se convirtió así en salvavidas para las salas de cine. Un gesto sin duda valiente ante el futuro incierto de los cines.