Antonio López se ha encontrado una sorpresa desagradable durante su jornada de trabajo en la Puerta del Sol de Madrid, a la que regresó hace 14 días para terminar de pintar el cuadro que empezó y dejó inacabado hace más de 10 años. Este jueves, el artista, referente mundial del hiperrealismo, y todos los que allí se congregaban para verle en acción retratando la plaza madrileña, han presenciado cómo la Policía Municipal le pedía "los papeles", dejando claro que no sabían de quién se trataba.

Yo no tengo que saber quién es, puede ser Van Gogh, puede ser quien sea”, ha dicho uno de los agentes, según ha informado el Huffington Post, ante la sorpresa e incredulidad de toda la gente que se había acercado a presenciar el trabajo del reconocido pintor, nacido hace 85 años en Tomelloso, Ciudad Real, que se sitúa en el mismo punto exacto donde hace diez años dejó sin acabar el cuadro, en la zona central de la plaza, y desde donde ve la Real Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y la calle Mayor.

El episodio ha generado reacciones en las redes sociales, donde varios ciudadanos han criticado la labor de la Policía importunando al artista mientras hacía su trabajo y han lamentado que no conocieran al pintor.

Referente mundial del hiperrealismo

López recibió Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1985) y Premio Velázquez de Artes Plásticas (2006). A día de hoy, ES uno de los pintores más importantes y con las cotizaciones más elevadas. Su cuadro Madrid desde las Torres Blancas (de1,45 cmsx2,44 cms) alcanzó 1,74 millones de euros en una subasta de Chirstie's Londres, en 2008, convirtiéndose en la obra más cara de un autor español vivo, por encima, en su momento, de Tàpies y Barceló. A raiz de la retrospectiva que le dedicó el museo Thyssen, su prestigio y visibilidad aumentó todavía más. Tampoco puede dejarse por fuera su retrato de la familia real, al fin terminado, y que tanto dio de qué hablar cuando fue presentado a la prensa.