Este lunes 24 de junio es una fecha trascendental para la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). La capital española presenciará la Asamblea General de la entidad en la que tendrá lugar la votación de la reforma de los estatutos de la entidad, resultado que condicionará el futuro de la entidad, que no pasa por su mejor momento.

No solo se votarán los nuevos estatutos, que necesitarán dos tercios de los votos para salir adelante, sino que también se tratará la política general de inversiones, el examen y aprobación del Informe de Gestión y de Responsabilidad Social Corporativa 2018,  el reparto de derechos de ejecución de diciembre de 2018 y de junio de 2019, las cuentas de 2017 y 2018, la política de gestión de riesgos, los informes sobre conflictos de intereses y la memoria de actividades de la Fundación.

Asimismo, este lunes también se someterá a votación el mandato a los responsables legales de la entidad para valorar si deben o no continuar al frente de la SGAE.

La propia SGAE señaló el pasado viernes que la reforma de los estatutos es "uno de los principales requerimientos" del Ministerio de Cultura y Deporte, así como "un paso importante" para volver a ser admitida como miembro de pleno derecho en la Confederación Internacional de Compositores y Autores (CISAC), de donde fue expulsada el pasado 30 de mayo.

La entidad asegura que entre el 11 y el 18 de este mes, se ha desarrollado las presambleas de la entidad en 12 ciudades españolas. En estas, se ha constatado que los socios de la entidad "han aprobado la modificación de los estatutos por mayoría de dos tercios", tal y como era obligatorio. "Más del 86% de los miembros de la entidad respaldan la modificación", aseveran. Este proceso de aprobación de la reforma estatutaria concluye en la Asamblea General de este lunes.

Esta Asamblea General tiene lugar casi una semana después de que la Audiencia Nacional haya tumbado la petición del Ministerio de Cultura y Deporte de intervenir la sociedad puesto que consideran que es "inadecuado el procedimiento". Tres días más tarde, la cartera de José Guirao recurrió el auto y señaló que mantendría la posibilidad de retirar la autorización a la entidad de autores si la situación no cambia.

Fue el pasado mes de febrero cuando Cultura envió a la Sala de lo Contencioso Administrativo de la Audiencia Nacional, a través de la Abogacía General del Estado, una petición para que se le autorizara intervenir de forma temporal la SGAE. La idea de guirao era intervenir el organismo por un plazo inicial de seis meses y se produciría el nombramiento de un gestor interino para la entidad.

Expulsada de la 'SGAE internacional'

La expulsión de la SGAE de la CISAC supuso un duro golpe para la entidad el pasado mes de mayo. La Confederación se posicionó en contra de que la entidad deba estar en el órgano internacional, al menos durante un año. Lo hizo durante la asamblea general que celebró en Tokio (Japón) y después de haber iniciado el pasado mes de diciembre el proceso sancionador a raíz de denuncias "que son motivo de gran preocupación en relación con las actividades de la entidad".

Por su parte, la presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, afirmó durante una entrevista concedida a Europa Press que la falta de apoyos en esta Asamblea General sería "una tragedia para muchos autores en el mundo" y considera que "podría acabar para siempre con un modelo de gestión" que representa la entidad.

En referencia a una hipotética dimisión si no recibe los apoyos suficientes para ejecutar los cambios, Jurado reconoció que no sabe lo que haría. "Pero llevo luchando toda mi vida por los derechos de los autores y por las cosas que considero justas", ha dicho.