Queen 'Bohemian Rhapsody', un biopic convencional que logra resucitar a Mercury

El primer biopic de la banda británica Queen narra un camino de desencuentros, excesos, descontrol y vuelta a la realidad. Ha recibido críticas de toda índole, sin embargo, puede presumir de tener una de las mejores interpretaciones de este 2018

Rami Malek como Freddie Mercury en el biopic de la banda
Rami Malek como Freddie Mercury en el biopic de la banda 20th Century Fox

Cuando algo eriza el vello es porque el trabajo está bien hecho. Cuando la música se antepone a cualquier otra cosa para narrar la historia de una de las mejores, sino la mejor, banda de rock de la historia es porque la elección ha sido buena. Este miércoles se estrena en España el único biopic de la banda británica Queen, 'Bohemian Rhapsody'. Un biopic que ha levantado ampollas antes de tiempo, ha suscitado las críticas o se ha convertido en una experiencia asombrosa. Así se presenta 'Bohemian Rhapsody', como la personalidad de la banda, que aunque no gustó a todos, es innegable que marcó un antes y un después en la música.

Todo gira en torno a una canción que pocos entendían, cuyas palabras nadie conocía y cuya grabación llevó casi a la desesperación. Métodos rudimentarios y largas horas de trabajo dieron a este tema el lugar que le correspondía. A pesar de los pocos recursos, Freddie Mercury confiaba en el tema y tanto fue así que a pesar de que uno de los productores de mayor renombre del país rechazó la idea, Queen la persiguió hasta tal punto de convertirla en un himno de más de seis minutos de duración, algo impensable para la radio.

Pero para llegar a 'Bohemian Rhapsody', Queen pasó por muchos baches. El biopic, que sigue una estructura circular, comienza en lo más alto, dejando al espectador con la miel en los labios y con ganas de verlo entero solo por disfrutar de uno de los momentos más impresionantes de la historia, el concierto de Live Aid del 13 de julio de 1985 en el estadio de Wembley. Sin duda, la actuación culmen de la banda británica, que logró eclipsar a nombres como Paul McCartney, Elton John, David Bowie, The Who o Dire Straits.

Imagen de una de las actuaciones del filme
Imagen de una de las actuaciones del filme 20th Century Fox

El filme es un biopic nada lejos de lo convencional. La historia de un grupo que se conforma cuando los miembros son adolescentes llenos de complejos y tocan en pequeños locales para empezar a hacerse escuchar. Nada nuevo.

Sin embargo, lo extraordinario es el reparto, la puesta en escena, la mezcla de simulación de documental y espectáculo puro y duro. El protagonista es Freddie Mercury, era difícil que se pretendiera lo contrario cuando se habla de una persona con una personalidad tan fuerte. Su perseverancia, extravagancia y su pasión por hacer las cosas han sido solo algunas de las características que el actor que interpreta a Mercury, Rami Malek, se traga como si hubiera nacido con ellas. Pero no hay que dejar atrás al resto de la banda. Ben Hardy (Roger Taylor), Joseph Mazzello (John Deacon) y Gwilym Lee (Bryan May) logran atrapar y transmitir al público el carácter de Queen

Miembros de la banda Queen en el filme
Miembros de la banda Queen en el filme 20th Century Fox

El biopic cuenta la historia del comienzo de una banda desde el principio, que llega al estrellato, cae a lo más hondo y vuelve a recuperar el tiempo perdido, y lo hace debido al poco tiempo con el que de golpe se encuentra Mercury -murió el 24 de noviembre de 1991 a los 45 años-. De nombre original Farrokh Bulsara y nacido en Zanzíbar en 1946, Mercury es de una familia persí conservadora, algo que chocará desde su adolescencia con la personalidad del artista. Pero aunque no contaba con el total apoyo de su padre, emprendió una carrera que lograría el respeto de los que le rodeaban.

Cuando se dice que la música es la que protagoniza el filme es porque se ve desde el segundo uno. Algo que convierte a la película en un homenaje al cuarto arte es la historia detrás de cada canción, el significado de cada letra y la piel de gallina al ver cómo alguien con una mirada transmite cómo se siente al escuchar a millones de espectadores cantar una canción suya. Además del himno que dio nombre a su apuesta por la ópera, se disfruta de los acordes de 'We will Rock You', 'Love of my Life', 'Killer Queen' o 'I'm in Love with My Car'.

El biopic, como se ha mencionado, termina por donde empieza. Una actuación de 20 minutos en el estadio de Wembley que fue visto por más de 3.000 millones de personas en todo el mundo. No solo eso, se retransmitió en 72 países, y todo para recaudar 100 millones de dólares para Etiopía y Somalia. Una actuación que no se iba a producir porque Queen se encontraba en su peor momento, pero que la vuelta a la realidad de Mercury logró que May, Taylor y Deacon volvieran a creer en la música y marcaran un antes y un después en la historia. Queen ya era parte de todos, ya era una parte esencial del rock.

Sexualidad y visibilidad del Sida

Las críticas llegaron con el primer tráiler de la película. Menos de dos minutos que sirvieron para que los más detractores sacaran la peor parte antes de poder ratificarse nada. Se prejuzgó que aparentemente no se mostraba la verdadera sexualidad del icono, algo que se desmiente en el biopic. La conocida bisexualidad de Mercury se plasma de la forma más romántica. El amor de su vida, Mary Asutin (interpretada de forma magistral por Lucy Boynton), es parte esencial para comprender la personalidad y las canciones de Queen. Algo que nunca cambió a pesar de que a Mercury también le atrajesen los hombres y se enamorase de Jim Hutton (papel que interpreta Aaron McCusker). 

También se plasma cómo la atracción a lo desconocido no siempre le llevó por el mejor camino y cómo las malas compañías, como en tantos casos, le pasaron una mala factura. Las drogas, los excesos y el descontrol también protagonizaron parte de su vida y concluyeron con la pérdida de sus seres queridos para acercarse a quien no debía. Por suerte, eso se pudo corregir y Mercury recuperó la cordura y logró darse cuenta de que su familia era Queen.

También se criticó que se mencionase su enfermedad de manera superficial. Fue uno de los primeros iconos mundiales que visibilizó la enfermedad del Sida. Cómo un jarro de agua fría cayó sobre la leyenda que el VIH, sin cura, había topado con él. Una enfermedad que no estaba aceptada por la sociedad por desconociemiento y que estigmatizaba al que la padecía. Que Mercury la sufriese sirvió para abrir los ojos al mundo.

En el filme se trata lo que se tiene que tratar sin caer en el morbo. Mercury llevó por bandera su tema 'Don't Stop Me Now' y fue consciente de que no tenía tiempo que perder. Mercury fue un ejemplo de lucha, como de tantas cosas, y el biopic se encarga de plasmarlo a la perfección. Queen cantaba "Are you happy, are you satisfied?" ("¿Eres feliz, estás satisfecho?") en 'Another One Bites the Dust'. Así debió irse Mercury, feliz y satisfecho por haber creado una leyenda.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba