Cultura

Literatura homosexual y LGTBI: los imprescindibles

El próximo 28 de junio comienza la semana del Orgullo LGTBI. Estos son algunos libros más importantes de la historia de la literatura que abordan la temática homosexual 

Grupo de Oxbridge, en el que se incluye a W. H. Auden, Stephen Spender y Christopher Isherwood.
Grupo de Oxbridge, en el que se incluye a W. H. Auden, Stephen Spender y Christopher Isherwood. National Portrait Gallery

Desde el siglo VI antes de Cristo, Safo ya cantaba el amor entre mujeres. Heródoto y Platón exploraron el amor homosexual como una vertiente de la relación pedagógica e incluso hay quienes han atribuido una naturaleza erótica a la amistad entre Patroclo y Aquiles en la Ilíada. La literatura narra los gozos y desgarros del alma humana, todo es susceptible de ser contado, cómo no iba a serlo, el amor entre personas de un mismo sexo o el deseo de ser alguien distinto, en el caso de Terenci Moix por ejemplo; mientras otros la dejan fuera de su registro literario o al menos lo retrasan en su obra, como Juan Goytisolo, quien en 1985 publica Coto vedado, su primer libro autobiográfico en el que narra la soledad de ser homosexual en la España de los años 50

La literatura ha encontrado en el amor (y el desamor) homosexual su caja de resonancia más potente. La historia está llena de personajes conmovedores como La Loca del Frente que escribió Pedro Lemebel en su preciosa Tengo miedo torero, también el Gustav von Aschenbach y el Tadzio con los que Thomas Mann ilustró el amor solitario que puede sentir un hombre viejo por la juventud de otro; el realista Valentín Arregui y el soñador y quijotesco Molina que Manuel Puig narró en El beso de la mujer araña o las Theresa y Carol sobre las que Patricia Highsmith levantó su novela Carol.

En muchas obras de teatro, poemas y novela se cuenta mucho más que la naturaleza individual para oponerla a la ley y la sociedad. Ocurrió con Oscar Wilde y De profundis, aquella carta dirigida a su amante Lord Alfred Douglas desde la cárcel del Reading, donde cumplía condena por el delito de sodomía, e incluso, en el siglo siguiente, el poeta y disidente cubano Reinaldo Arenas, quien fue objeto de persecución por ambos motivos y dedicó amargas páginas  a su encarcelamiento y su exilioPor razones históricas y distintas, hay exclusión y castigo en la circunstancia de los dos escritores. 

La relación con la política se expresa en distintos autores, uno de ellos Michal Witkowski, quien en Lovetown (Anagrama) narra la historia de Patrycja y Lukrecja son dos travestis que crecieron en un Estado comunista. El autor crea un paisaje ideológico y temporal ya que a través de "drag queens polacas, exchaperos, conejitas de discoteca y todos los tipos imaginables de gays", habla de los cambios políticos políticos de los 80 y su impacto en la vida de los hombres gays.

Escritores como la británica Jeanette Winterson abren la experiencia individual como visor cultural y social. Adoptada por una pareja evangélica de escasos recursos, Winterson fue educada en el estricto dogma evangélico pentecostal. Cuando a los 16 años confesó a su madre que amaba a una mujer. Ella le dio dos opciones: “O te vas de esta casa y no vuelves nunca más o dejas de ver a esa chica”.Tras abandonar el hogar en el que hasta entonces había crecido, entró en Oxford para estudiar Filología Inglesa. Su encuentro con esa experiencia cultural la contó en Fruta prohibida (1985), su primera novela, que más tarde se adaptó a la BBC y que le valió a la escritora el premio Whitbread Award a la mejor ópera prima.

Lo femenino 

¿Cómo y de qué forma cuaja en el siglo XX una literatura homosexual escrita por mujeres? Casi siempre como un acto de reafirmación frente a una sociedad donde el amor lésbico es todavía más rechazado y estigmatizado. En las páginas de Dos damas muy serias Jane Bowles utiliza a su personaje Frieda Copperfield como un elogio de la libertad y la independencia. Una mujer que quiere lograr su felicidad terrenal y que no duda en abandonar a su marido para irse a vivir con una joven prostituta panameña. Del otro lado, Bowles confecciona un personaje como Christina Goering, una mujer rica, solterona y proclive al misticismo, que entra en la vorágine de las aventuras con desconocidos.

Ese díptico que componen la libertad y desafío de Frieda frente a la auto-destrucción y soledad de Christina sobrepasan el propio tema homosexual para apuntar a una reflexión literaria y estética. El rechazo, el deseo, la pasión o la soledad son comunes a todos los seres humanos, homosexuales y heterosexuales, pero justamente lo que recoloca esos sentimientos es el contexto donde se producen. Cuando Lemebel narra el amor homoerótico frustrado en la dictadura de Pinochet en verdad cuenta muchas formas de violencia soterradas en ese desamor.

Carol es un ejemplo perfecto de la forma en que la sociedad americana permanecía encerrada en una estructura conservadora. Esta novela de Patricia Highsmith, que fue llevada al cine por Todd Haynes, fue chazada por sus editores a causa de su temática lésbica, apareció en 1951 con el título de El precio de la sal y bajo el pseudónimo de Claire Morgan. Años más tarde, se reimprimió con el título de Caroly el verdadero nombre de su autora. En esa edición se añadió un prólogo donde explicaba las razones que entonces la obligaron a ocultarse y su satisfacción porque hubiera ayudado a otras lesbianas. El libro vendió cerca de un millón de ejemplares.

¿Cómo y de qué forma cuaja en el siglo XX una literatura homosexual escrita por mujeres?

Highsmith cuenta la historia de Therese, una joven escenógrafa que trabaja como dependienta en una tienda en la que se encuentra con Carol, una elegante y sofisticada mujer, que acaba de divorciarse y entra a comprar una muñeca para su hija.A partir de ahí Therese experimenta una apasionada fascinación por la joven. La Carol de Higsmith y la Frieda Copperfieldn de Bowles guardan un parecido: su elección de amor por otra mujer tiene algo de reafirmación, conquistar espacio en una sociedad que las invisibiliza. E incluso algo de eso conecta por ejemplo con la bisexualidad de Virginia Woolf.

El sello Dos Bigotes publicó hace dos años A Virginia le gustaba Vita, una novela en la que Pilar Bellver recrea la historia de amor entre las escritoras Virginia Woolf y Vita Sackville-West, esta última una extravagante escritora entonces mucho más conocida que Virginia Woolf. Tomando como punto de partida las cartas íntimas y los datos biográficos de ambas, Bellver recrea esta relación y el marco histórico donde ocurre: el período de entre guerras, en el ambiente transgresor que unió a los miembros del grupo de Bloomsbury y sin olvidar los especiales lazos que se establecieron entre ellas y sus maridos, Harold Nicolson y Leonard Woolf.

La literatura y el sentimiento funcionan, en ese caso, como hilos comunes que sujetan las historias de dos mujeres cuyo sentido libérrimo del mundo se impone en sus vidas y, por supuesto, en la elección de amarse.  Hay autores ineludibles como la poeta norteamericana Anne Sexton, quien habló de su sexualidad, en una obra tardía y confesional, reconocida con el premio Pulitzer en 1967 por su libroVive o muere. Lucia Berlin (1936-2004), una escritora norteamericana redescubierta con la publicación de  Manual para mujeres de la limpieza (Alfaguara),ha dedicado también algunos de sus cuentos al tema, entre ellos El jardín de los cerezos.

El año pasado, Lumen publicó, de la francesa Pauline Delabroy-Allard, Voy a hablar de Sarah, una novela que despliega la relación erótica entre dos mujeres que se conocen por casualidad. Una es  madre soltera y profesora con una pareja circunstancial. La otra es violinista, excéntrica, sensual y culta. Muchos se refieren a ella como la última gran revelación literaria francesa. Ha ganado importantes premios (estuvo a un paso del Goncourt) y ha sido comparada con Marguerite Duras y Yourcenar por la fuerza de su prosa. 

Siglo XX, de Oxbridge a Sevilla

A comienzos del siglo XX tres autores entrarían también en lo que podría considerarse un capítulo homosexual literario. Se trata del llamado grupo de Oxbridge –sus integrantes estudiaron en Oxford y Cambridge- y en el que se incluye a W. H. AudenStephen Spender y Christopher Isherwood. Según Luis Antonio de Villena cada uno representa una faceta de la mejor modernidad británica. “Auden será el gran poeta con fuerte veta intelectual; Isherwood, el novelista por excelencia; y Spender -el más longevo-, una mezcla notable de narrador y poeta, igual que fue claramente bisexual”, asegura.

En aquellos años, en los que seguía vigente la ley que condenó a Oscar Wilde, Isherwood, un hombre aristocrático y culto, se marcha a vivir a Berlín, una ciudad que hasta la llegada del nazismo gozaba de un clima de tolerancia hacia la homosexualidad. Libros suyos como Adiós a Berlín –publicada en 1939 y traducida al castellano años después por Jaime Gil de Biedma- o El señor Norriscambia de tren está inspirada en las experiencias del propio Isherwood en el Berlín de la República de Weimar, y evoca con incomparable agudeza las luces y las sombras de la ciudad durante el auge del nazismo.

En los años veinte se publican algunas novelas de temática homosexual a las que las une casi siempre un desenlace trágico como El ángel de Sodoma, obra inaugural en el tratamiento de la homosexualidad dentro de la novelística cubana y cuyo autor es Alfonso Hernández Catá. La trama está protagonizada por José María, un joven que comienza a sentir una atracción por otros hombres y que vive el descubrimiento de su propia homosexualidad preso por la culpa y la vergüenza.El poeta y novelista cubano José Lezama Lima también era homosexual, aunque de manera muy discreta y velada. Su gran novela Paradiso, publicada en 1966, fue clasificada por la censura castrista como "pornográfica", porque esa temática estaba reflejada en sus páginas.

Tres años antes, en Chile, Augusto D'Halmar publica Pasión y muerte del Cura Deusto. Ambientada en Sevilla, en ella D’Halmar cuenta la larga relación entre el párroco Ignacio Deusto y Pedro Miguel, “Aceitunita”, un joven huérfano y gitano. También marcada por la tragedia, en esta historia los protagonistas nunca admiten y viven también como un infierno moral la fuerte atracción que los une. En esos años surge un personaje fascinante: Alvaro Retana. Fue escritor, periodista, dibujante, modisto, músico y letrista de cuplés español, alguien que se permitía ir vestido con mono de seda a las manifestaciones obreras durante la guerra civil española y que el bando Nacional represalió condenándolo primero a muerte y conmutándole la pena después por 30 años de cárcel de los que cumplió nueve.

Ya con Primo de Rivera, Retana tuvo que exiliarse en París, por una serie de delitos de imprenta de los que fue acusado. Su obra es amplísima, pero en ella destaca Las locas de Postín. Novela de malas costumbres aristocráticas (1919) y también A Sodoma en tren botijo (1933), que fue publicada nuevamente por Odisea Editorial, con una introducción de Luis Antonio de Villena, quien además escribió su biografía.

La poesía 

Pocas tormentas debieron tener las proporciones del romance entre Paul Verlaine y Rimbaud. Jóvenes, malditos y simbolistas. Gasolina suficiente para incendiar cualquier parnaso. La cosa llegó tan lejos que Verlaine fue condenado a dos años de cárcel por disparar a Rimbaud, luego de que éste lo abandonase. El norteamericano Walt Whitman experimentó esa lujuria y deseo de la lozanía ajena. "Anuncio miríadas de mancebos gigantescos, hermosos y de fina sangre; anuncio una raza de ancianos salvajes y espléndidos", escribió en sus Hojas de hierba.

Entrado el siglo XX, imposible obviar al escritor y cineasta italiano Pier Paolo Pasolini: un hombre de una personalidad expansiva, principal representante del neorrealismo italiano, un destacado militante comunista, y además homosexual. Su manera de abordar los temas relacionados con el sexo convirtieron muchas de sus obras no sólo en un tabú, sino en un foco de tensión. Su asesinato, en 1975, tiene cabos sueltos sobre cuál fue el motivo y cuál de todos los grupos de poder decidieron acabar con él. La violencia y el ensañamiento aún permanecen sin respuesta. 

En el caso de España, al menos en el siglo XX hay distintas historias. Los autores homosexuales o bisexuales de la Generación del 27 forman una larga lista: Federico García Lorca, Emilio Prados, Luis Cernuda, Vicente Aleixandre y Manuel Altola. Dentro de la llamada Generación del 50, Jaime Gil de Biedma fue no sólo uno de sus más grandes poetas, sino además un autor que se reconoció como homosexual. Cosmopolita y dueño de una elegancia casi aristocrática, uno de sus poemas más hermosos y donde el amor traviste en melancolía y soledad es Pandémica y celeste: "Imagínate ahora que tú y yo/ muy tarde ya en la noche/ hablemos de hombre a hombre, finalmente. Imagínatelo,/en una de esas noches memorables/ de rara comunión, con la botella/ medio vacía, los ceniceros sucios,/ y después de agotado el tema de la vida./ Que te voy a enseñar un corazón,/ un corazón infiel,/ Desnudo de cintura para abajo,”.

Hay escritores más jóvenes como Luisgé Martín (Madrid, 1962), fundamentalmente un narrador, quien sin embargo levanta una poética de la homosexualidad. Tuvieron que pasar casi 30 años para que Luisgé Martín fuera capaz de escribir El amor del revés(Anagrama), un relato en primera persona sobre la asunción de su propia sexualidad. En sus páginas, el escritor madrileño narra el periodo de su vida que transcurre entre el descubrimiento de su homosexualidad y la afirmación de la opción que durante años ocultó. Una metamorfosis a la inversa.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba