Cultura

La música en directo, del "exceso de optimismo" a la total incertidumbre

La Asociación Estatal de Salas de Música en Directo ha lanzado una advertencia sobre las "graves consecuencias" que supone para el sector la falta de actividad y exige un "plan de rescate" inmediato

Concierto de Berri Txarrak en el Navarra Arena.
Concierto de Berri Txarrak en el Navarra Arena. Clara García

La cultura es uno de los sectores a los que la crisis derivada de la pandemia está golpeando con mayor crudeza. Las últimas medidas decretadas por el Gobierno entre las que se prohíbe el ocio nocturno afectan a muchos locales en los que habitualmente se ofrece música en directo

Precisamente, la Asociación Estatal de Salas de Música en Directo ha lanzado una advertencia sobre las "graves consecuencias" que supone para el sector la falta de actividad y exige un "plan de rescate" inmediato.

"Si ya era necesario un plan de contingencia antes de la nueva normalidad, ahora se hace imprescindible un plan de rescate para este sector empresarial que lleva seis meses cerrado por decreto, sosteniendo sus cargas económicas y con prohibición de trabajar y poder explotar sus negocios", señala la entidad en un comunicado.

Las salas medianas o pequeñas no son las únicas a las que les toca superar este difícil escollo. En conversación con VozpópuliManuel Saucedo, consejero delegado de Impulsa Eventos e Instalaciones —la empresa que gestiona el WiZink Center—, pone de relieve la "tristísima" situación que les toca atravesar.

A finales de abril confiaban en recuperar el ritmo habitual del antiguo Palacio de los Deportes a en septiembre. "Quizás por un exceso de optimismo, no nuestro, sino de todo el mundo, pensamos que después de verano se podría recuperar la normalidad. Nosotros habíamos reprogramado todos nuestros conciertos para después de verano", señala Saucedo. 

Manuel Saucedo, CEO de Impulsa Eventos e Instalaciones.
Manuel Saucedo, CEO de Impulsa Eventos e Instalaciones.

"No se sabe cómo actuar"

Para este año tenían previsto celebrar 220 conciertos; "una locura de programación". Ahora, con la situación derivada de la covid-19, desconocen cuándo podrán volver a trabajar con normalidad. "No se sabe cómo actuar, cuándo se puede empezar a programar, con lo cual cuando todo vuelva a la normalidad nosotros tardaremos un tiempo más porque los grandes conciertos se programan con seis meses, ocho meses o un año de antelación", explica Saucedo a este diario.

Por el momento siguen en pie algunos de los conciertos que ya estaban previstos. Desde el próximo 2 de septiembre hasta el día 16 se celebrará el Madriz Summer Fest, con artistas como Izal o Ara Malikian en el cartel. También pasará por el escenario del WiZink Center Van Morrison el 22 de octubre. "Hay que pedirle disculpas al público porque con su buena intención compran entradas y después cambiamos las fechas. Están teniendo una paciencia enorme", apunta. 

En este sentido, sobre el final del verano y los próximos eventos, el CEO de Impulsa Eventos e Instalaciones se muestra optimista a pesar de la incertidumbre: "Esto ha sido un paréntesis triste en nuestras vidas y seguro que dentro de poco nos volveremos a ver en el WiZink Center", concluye. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba