ARCO

Lo mejor y lo peor de ARCO 2017

Desde este  22 de febrero y hasta el día 26, en los pabellones 9 y 7 de Ifem se celebra una edición de la Feria de Arte Contemporáneo dedicada a Argentina.

Varias personas miran la obra 'Global cooling lamp' (2006), de Olafur Eliasson expuesta en Arco 2017, feria internacional de arte contemporáneo que se abre hoy a los profesionales, con 200 galerías de 27 países que mostrarán la obra de autores consagrados y emergentes y Argentina como país invitado.
Varias personas miran la obra 'Global cooling lamp' (2006), de Olafur Eliasson expuesta en Arco 2017, feria internacional de arte contemporáneo que se abre hoy a los profesionales, con 200 galerías de 27 países que mostrarán la obra de autores consagrados y emergentes y Argentina como país invitado. EFE

Es inevitable, la Feria de Arte Contemporáneo ARCO tiende al exceso… o el defecto, dependiendo de dónde se coloque el punto de vista. A veces se derrama en espectáculo y circo, en otras propone a cuenta gotas lecturas alternativas a la mera exhibición de mercancías o abalorios. Este año, se reúnen una vez más alrededor de unas doscientas galerías de 27 países y 250 coleccionistas de 44 naciones. Cifras básicas en la primera jornada (dedicada a  profesionales, coleccionistas y galeristas) y que el jueves 23 de febrero será inaugurada por los reyes en compañía del presidente argentino Mauricio Macri, cuyo país es el invitado de este año.

A veces se derrama en espectáculo y circo, en otras propone a cuenta gotas lecturas capaces de soportar el síndrome del abalorio

Doce galerías argentinas participan en el programa general. En su mayoría, exploran la desterritorialización, el borrado de fronteras entre artes visuales y escritura, así como la presentación de maestros como Guillermo Kuitca, Julio Le Parc, Víctor Grippo o Tomás Saraceno. Hay sobriedad e inteligencia en algunos de los proyectos seleccionados por la comisaria  Inés Katzenstein para el programa Argentina Plataforma / ARCO. De las 12 galerías participantes en esta sección, todas ellas procedentes de Buenos Aires, dos asisten por primera vez a la Feria: Cosmocosa e Isla Flotante.

Hay que destacar de este grupo la propuesta coherente y consistente de Henrique Faría Buenos Aires, que se toma la molestia de generar verdaderas relaciones de sentido

A éstas se suman otras que ya participaron el año pasado como Barro, Del Infinito, Henrique Faría Buenos Aires, además de  Mite y Vasari, que regresan en esta edición. Hay que destacar de este grupo la propuesta coherente y consistente de Henrique Faría Buenos Aires, que se toma la molestia de generar verdaderas relaciones de sentido –como la que entabla Emilia Azcárate, por ejemplo- tanto en su selección Plataforma como en los Solo Project, además de aportar discursos como el del artista conceptual Carlos Ginzburg, quien –convencido e irónico- de que el arte contemporáneo no aporta nada nuevo, retoma su acostumbrada ironía  en su performance Made in Argentina, y en la que, esta vez bajo la idea de la apropiación, retoma sus ideas de Tabula rasa, expuesta el año pasado.

Algo más irregular, y tendiente al espectáculo más que lo performativo, está la propuesta de Barro. Y en la que el músico y actor Albert Pla ofrece hasta el 26 de febrero la performance No soy tan joven como para saberlo todo, junto a los artistas argentinos Mondongo. Puede que sea el equivalente a la mujer barbuda de esta edición –a la feria, aunque de Arte Contemporáneo, nunca le faltan sus pequeños sainetes-. Un Pinocho contemporáneo -interpretado por Albert Pla-, atrapado en el Salón de los Espejos del Palacio de Versalles, convierte las actividades cotidianas en rituales, en ocasiones alegóricos, mientras el espectador lo observa desde el otro lado de un vidrio, logrando una comunicación directa entre la propuesta y el espectador. Corta pequeños trozos de tarta –recubiertas con dulce con las banderas española, argentina y china- que reparte a través de los barrotes en los que se agolpa el público. A mitad de camino entre la crítica social y la reivindicación, la obra ha acaparado la atención de los móviles y de, por supuesto, de los espectadores que los sostenían para registrar la performance, que tendrá varios pases diarios.

Dando continuidad a la apuesta de ARCOmadrid por la presentación de artistas individuales o en diálogo, las galerías de Argentina Plataforma / ARCO  han presentado el trabajo de uno o dos artistas, seleccionados igualmente por Inés Katzenstein. La selección de la comisaria incluye a 23 artistas reconocidos internacionalmente como Alberto Greco; Eduardo Stupia y Mirtha Dermisache, junto a otros a descubrir por el público como Diego Bianchi, Pablo Accinelli o Sol Pipkin.

En lo que al programa general respecta. Se repiten nombres consolidados que dan vueltas alrededor de la misma rotonda: los galeristas Elba Benítez, Elvira González, Max Estrella, Heinrich Ehrhardt, Javier López y Fer Francés o Helga de Alvear, por ejemplo. Y a la que se unen sin embargo otros nombres más solventes como Lisson Gallery (Londres), con obras de Ai Weiwei y Anish Kapoor, Hauser & Wirth (Zurich), que expone piezas de la escultora Louise Bourgeois, la PSM Gallery (Berlín), Maruani Mercier (Bélgica), Chantal Crousel (Francia) o Mai 36 Gallery (Zurich). Mención especial merece Richard Saltoun Gallery (Londres) que trae un tándem expositivo conformado por el músico y poeta francés Henri Chopin (1922-2008) y Edgardo Antonio Vigo (1928-1997), artista argentino que trabajó en poesía visual y el arte conceptual, a través de soportes como la edición de revistas, objetos y acciones.

Aunque la retórica es optimista –los coleccionistas han sido Bienvenidos como Mr. Marshall-, el rango de precios cuenta con esa accidentada geografía de los artistas modernos en territorio contemporáneo

Aunque la retórica es optimista –los coleccionistas han sido Bienvenidos como Mr. Marshall-, el rango de precios cuenta con esa accidentada geografía de los artistas modernos en territorio contemporáneo. El asunto se hace visible en el apartado no necesariamente más profundo, pero sí significativo, considerando que se trata de una Feria.  La obra más cara en ARCO 2017 es una de Dalí, El triunfo de Nautilus, un óleo de 1941 a la venta en la galería Leandro Navarro por 1,4 millones de euros. También se podrá contemplar un cilindro de cristal de Roni Horn, en Hauser & Wirth, valorado en un millón de euros. Sin embargo, y en esa disparidad de atraer al mismo tiempo a coleccionista exclusivos  notavos,  hay desde libros de artista con piezas a partir de los 50 euros, hasta una selección que, según Carlos Urroz, cubre un espectro  asequible formado como Danh Vo, Adam Pendleton, Babi Bdalow, Nuria Guell o María Loboda.

Al habla JulioLeParc

Constituido como espacio de intercambio de ideas y proyectos, en esta primera jornada y en los días siguientes existe un intenso programa de debates. El Foro ha arrancado con la participación de Norman Foster. Las sesiones, orientadas al coleccionismo, han sido dirigidas por la historiadora del arte  Estrella de Diego, quien ha moderado el programa en el que participan Tiqui Atencio, Daniel  Levinas, Joaquín Rodríguez & Abel Guaglianone, Ainhoa Grandes, Alec Oxenford, Alain Servais, Juan Vergez. Por su parte, Judith Benhamou-Huet dirigirá otra mesa con Ramón Pernas, Daniel Kennedy, Jeremy Strick, Alfonso de la Torre, quienes comparten sus visiones sobre el coleccionismo, además de Ella Fontanals de Cisneros y Hugo Sigman.

En las charlas públicas ha participado el artista argentino Julio Le Parc, considerado como uno de los nombres de las vanguardias latinoamericanas.

Estas charlas se han completado con el acto de entrega de los Premios ´A´ al Coleccionismo otorgados por la Fundación ARCO, que en esta ocasión distingue las colecciones de Eduardo Costantini, Eduardo Hochschild, Fundação EDP, Galila Barzilai-Hollander, Helga de Alvear e Isabel y Agustín Coppel, por su implicación en el desarrollo de la cultura contemporánea. Sin embargo, el plato fuerte se ha celebrado la tarde de este jueves en el apartado de las charlas públicas sobre el momento del arte en Argentina y en el que ha participado el artista argentino Julio Le Parc, considerado como uno de los nombres de las vanguardias latinoamericanas.

Los Encuentros Profesionales, sesiones monográficas y de trabajo, establecen una mayor vinculación a los contenidos de la Feria con el objetivo de impulsar sinergias entre representantes de museos, comisarios y otros profesionales. João Fernandes dirigirá el VI Encuentro de Museos de Europa e Iberoamérica, con la colaboración de AECID, en el que participarán Vicenzo de Bellis, Achim Borchardt-Hume, Adam Budak, Catherine David, Juan A. Gaitán, Ann Gallagher, Julieta González, Inti Guerrero, Nydia Gutiérrez, Marta Mestre, Cuauhtemoc Medina, Adriano Pedrosa, Gabriel Pérez Barreiro, Dirk Snauwaert.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba