Joaquín Sabina ha tenido que ser ingresado en la UCI con un hematoma intracraneal provocado por un golpe en la cabeza (traumatismo cráneoencefálico), según informa ‘Abc’. Parece que al caerse del escenario del Wizink en la noche de este miércoles, debió golpearse no sólo en el hombro sino también la cabeza.

Después de la caída, el propio cantante, que cumplió 71 años justo este miércoles, salió al escenario en silla de ruedas para explicar lo sucedido al público y anunciar que se cancelaba la actuación con José Manuel Serrat porque le dolía mucho el hombro y tenía que irse al hospital.

Sabina reapareció en el escenario en silla de ruedas tras la caída.

Sabina se cayó del escenario al foso

La caída de Sabina se produjo a los 45 minutos de concierto, después de que Serrat cantase ‘Mis amigos’ y ofreciese un discurso sobre la amistad. Fue entonces cuando Joaquín salió al escenario y, mientras hablaba y caminaba por el mismo, se precipitó al foso de separación con el público, de unos dos metros de profundidad.

El concierto de Serrat y Sabina en el WiZInk Center, dentro de su gira ‘No hay dos sin tres’, se pospone, en principio, para el 22 de mayo.