Cultura

Helena Rosenblatt: "Cuando los liberales colaboran con los demagogos, fracasan"

La historiadora estadounidense desacredita el mito popular del liberalismo como una tradición exclusivamente angloamericana 

Helena Rosenblatt, autora del ensayo 'Historia olvidada del liberalismo', publicado por Crítica.
Helena Rosenblatt, autora del ensayo 'Historia olvidada del liberalismo', publicado por Crítica. Crítica

¿Se apagan las luces del liberalismo? La pregunta, que lleva tiempo tocando a la puerta, tiene aún más sentido tras la expansión de una epidemia que ha confinado a la humanidad entera. Empujados por el miedo, los ciudadanos ceden sus libertades al Estado a cambio de seguridad, un hecho que planta al liberalismo ante uno de sus mayores retos.

Para contestar a la pregunta sobre su futuro, conviene la lectura de La historia olvidada del liberalismo (Crítica), que acaba de ser publicado en español, y en cuyas páginas Helena Rosenblatt traza la evolución de las palabras "liberal" y "liberalismo" desde la antigua Roma hasta hoy, pasando revista a los acalorados debates que han tenido lugar sobre su significado. La edición está prologada por José María Lasalle.

Rosenblatt desacredita el mito popular del liberalismo como una tradición exclusivamente angloamericana centrada en los derechos individuales. Habla de la Revolución Francesa como verdadero origen. El siglo XX marcó la impronta de los Estados Unidos como la nación liberal por excelencia, pero eso no significa ni mucho menos que sea un paradigma. Se refiere también a la canibalización a la que fue sometido su discurso por la revolución conservadora de los 80 y el posterior neoliberalismo.

El punto de partida histórico al que apela Rosenblatt para hablar de liberalismo se remonta a Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.). En la antigua Roma ser libre significaba ser un ciudadano y no un esclavo. Los romanos creían que este estado de libertad solo era posible en un Estado de derecho y con una constitución republicana. El paso de la antigüedad a la edad media cristianiza la doctrina, hasta el punto de asimilar la idea de un bien común perfilada por San Ambrosio en la justicia y la solidaridad.

"En EEUU prácticamente nadie quería ser llamado liberal por temor a no ser electo. Hoy aún ocurre"

La tesis central de Rosenblatt defiende que el liberalismo se forjó en un intento de salvaguardar los logros de la Revolución Francesa, para protegerlos de fuerzas extremistas. A pesar de eso, los principios liberales eran imprecisos y discutibles, con el añadido de que existía una oposición con la idea de lo democrático, escribe la profesora de Historia del Graduate Center de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, quien contesta a algunas de esas preguntas en esta entrevista concedida a Vozpópuli.

Hoy no podemos encontrar un significado común para el liberalismo. Los debates políticos se complican por la confusión semántica y conceptual. ¿Es esta oscuridad semántica ideológica o intencional?

Sí, eso es correcto. El liberalismo hoy significa cosas diferentes para diferentes personas. Por ejemplo, es curioso que, en Europa, coloquialmente, "liberalismo" signifique "pequeño gobierno" y mercados libres, mientras que en Estados Unidos significa "gran gobierno" y regulación. Pero la verdad es que siempre ha habido debates sobre el significado del liberalismo y también ha evolucionado con el tiempo. Esto es realmente normal cuando se trata de conceptos políticos clave y, especialmente, cuando se trata de "ismos". Piense en el socialismo, el conservadurismo, incluso el comunismo.

Debemos recordar que las palabras son herramientas que pueden usarse como armas en batallas políticas. Un ejemplo perfecto es la demonización de Ronald Reagan de la palabra "liberal" en su campaña electoral presidencial de 1988. Reagan deslegitimó con éxito a su oponente democrático al hablar de "la temida palabra L" de una manera que sugería que las ideas estaban demasiado lejos para Estados Unidos. Pronto, prácticamente nadie quería ser llamado liberal por temor a no ser electo. Hoy, muchos demócratas en Estados Unidos aún evitan la etiqueta por la misma razón. Mientras tanto, entiendo que algunos políticos liberales en Europa también evitan la palabra, ¡aunque significa casi lo contrario allí! En algunos sectores, aparentemente ha llegado a significar algo cercano a "ultracapitalista". Como podemos ver, las palabras tienen un enorme poder y eso es especialmente cierto, al parecer, de las palabras "liberal" y "liberalismo". Manipular, u obtener el control de la palabra, es, por lo tanto, una buena estrategia política.

"Diferentes personas definirán el liberalismo de diferentes maneras, y ese ha sido el caso desde el principio"

¿Cuál es la diferencia específica entre el liberalismo europeo y el anglosajón?

Esta es una pregunta difícil, probablemente sin respuesta objetiva, ya que diferentes personas definirán el liberalismo de diferentes maneras, y ese ha sido el caso desde el principio. Lo que puedo decir con certeza es que las raíces históricas de todos los liberalismos, ya sean europeos, anglosajones u otra cosa, son las mismas. Pero la historia que cuento es muy diferente de la que estamos acostumbrados a escuchar. Muchos de nosotros hemos sido llevados a creer que el liberalismo tiene profundas raíces en la historia inglesa. Algunos ubican sus orígenes en la Carta Magna de 1215, pero muchos señalan al filósofo inglés del siglo XVII, John Locke, y lo consideran un padre fundador. Desde Inglaterra, se dice que las ideas liberales viajaron a América, donde fueron consagradas en la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos. Durante el siglo XIX, el liberalismo continuó su lento pero constante progreso hasta convertirse en la doctrina dominante de Occidente con Estados Unidos como su principal expositor y defensor. Pero esto es un mito. Cuando miras la historia de la palabra "liberalismo", como lo hago en mi libro, verás que se acuñó en Europa, a raíz de la Revolución Francesa. De hecho, hay evidencia de que la palabra apareció por primera vez en un periódico español de 1813, poco después del establecimiento del partido liberal español, los Liberales, en 1810. Los liberales españoles defendieron principios como el Estado de derecho, la igualdad cívica, la representación y Gobierno constitucional y una serie de derechos individuales. Escribieron una constitución liberal para España, que fue estudiada y debatida en todo el mundo, que es una forma importante en que el "liberalismo" se extendió a nivel mundial. Muy pocas personas saben esto hoy.

El liberalismo solo se consideró como una tradición 'anglosajona' o 'angloamericana' mucho más tarde"

¿A qué se debe la confusión de atribuir el liberalismo a un fenómeno anglosajón?

Para resumir una historia más larga y perdida, el liberalismo solo se consideró como una tradición "anglosajona" o "angloamericana" mucho más tarde. Mientras tanto, fue enmendado, refinado y cambiado en respuesta a los nuevos problemas que surgieron, muchos de los cuales eran de naturaleza económica. Los liberales diferían sobre cómo lidiar con estos problemas, especialmente la pobreza endémica y las condiciones miserables de las clases trabajadoras en las ciudades industrializadas. Finalmente se dividieron en dos corrientes, una que abogaba por una mayor intervención del gobierno en la economía, y otra que estaba más comprometida con el libre comercio (laissez-faire). Es sobre este tema, el tamaño del gobierno y su papel en la economía, que la diferencia principal entre el liberalismo europeo y estadounidense radica hoy. Sin embargo, en ambos lugares, los liberales continuaron discutiendo entre ellos sobre el papel ideal y el alcance del gobierno. El punto principal que deseo señalar aquí es que el "liberalismo", como un grupo de ideas y principios, nació en Europa y solo llegó a Inglaterra y América más tarde. En el camino, mutaba, por lo que hoy tenemos estas diferencias.

La palabra 'liberalismo' fue adoptada para vilipendiar a los liberales como alborotadores pecaminosos y heréticos"

Usted propone una revisión histórica del liberalismo: los romanos, el cristianismo, la Edad Media, la Edad Moderna... ¿Cuál fue el punto de inflexión para la confusión conceptual?

Antes de la invención del término "liberalismo" a principios del siglo XIX, ser "liberal" significaba poseer los atributos nobles, generosos y sacrificados del ciudadano ideal. Este significado se remonta a la antigua Roma. El sustantivo correspondiente era "liberalidad", no "liberalismo", que aún no existía. Cuando los partidarios de la Revolución Francesa comenzaron a llamarse a sí mismos "liberales" en la década de 1790, sus enemigos políticos objetaron con vehemencia que estaban haciendo mal uso de la palabra. No eran liberales en absoluto, en realidad eran malos ciudadanos, incluso ciudadanos malvados que querían poner el mundo al revés y crear el caos. Y así, los contrarrevolucionarios inventaron la palabra "liberalismo" como un término de abuso para referirse a lo que dijeron que era una nueva "herejía" que amenazaba al mundo. Los "ismos" en el siglo XIX a menudo se referían a herejías percibidas (por ejemplo, calvinismo, luteranismo, anabautismo). Así, la palabra "liberalismo" fue adoptada para vilipendiar a los liberales como alborotadores pecaminosos y heréticos. Pero los liberales, por supuesto, se defendieron, por lo que tuvo lugar una batalla sobre lo que realmente significaba "verdadero liberalismo". Un debate feroz fue entre liberales y sus adversarios contrarrevolucionarios; otro debate más amistoso tuvo lugar dentro del liberalismo mismo, porque los liberales no siempre estaban de acuerdo en cada principio que defendían. 

Cuando los liberales abogaron por la tolerancia religiosa, fueron llamados ateos. Cuando abogaron por la libertad de prensa, anarquistas"

El liberalismo en España está asociado a partidos o gobiernos sin sensibilidad social. Es casi un ataque o una recriminación contra los políticos. ¿Es similar en otra sociedad europea?

Sí, este tipo de acusaciones no son nada nuevo. Como mencioné antes, incluso la palabra "liberalismo" se inventó originalmente como un término de abuso y algunas personas continúan usándola de esta manera hoy en día. Y recordemos que debido a que los liberales siempre han sido centristas, ha sido posible atacarlos tanto desde la izquierda como desde la derecha. A veces los extremos han hecho causa común contra los liberales, acusándolos, por ejemplo, de alentar el egoísmo y promover la desintegración de la sociedad. Las acusaciones de hoy en realidad suenan muy leves en comparación con las del siglo XIX. Cuando los liberales abogaron por la tolerancia religiosa, fueron llamados ateos. Cuando abogaron por la libertad de prensa, fueron llamados anarquistas, y cuando abogaron por el derecho al divorcio, fueron acusados de querer destruir a la familia. "Satánico" y "demoníaco" fueron palabras comunes para describir a los liberales y al liberalismo en el siglo XIX.

Hay un debate sobre cómo debe intervenir el Estado ante el virus. ¿Se enfrenta el liberalismo a un desafío existencial?

Sí por supuesto. El liberalismo enfrentaba una crisis existencial en todo el mundo incluso antes del coronavirus. El populismo ha estado aumentando durante algún tiempo, incluso en democracias liberales bien establecidas como Gran Bretaña, con el Brexit, y los Estados Unidos, con Donald Trump. La reputación y el liderazgo de Estados Unidos están en fuerte declive, mientras que el poder de China está creciendo. Por supuesto, todo esto es muy peligroso para la democracia liberal. Y ahora, debido al virus, hay preocupaciones adicionales a tener en cuenta, como, por ejemplo, nuestros derechos a la privacidad y la asociación. Los gigantes de Internet plantean otra gran amenaza, tal vez especialmente en Estados Unidos, donde hay tan poca regulación, y es que recopilan y controlan cantidades masivas de datos sobre personas sin transparencia sobre qué es exactamente lo que están recolectando, cuánto están recolectando y para qué uso están recolectando. En el pasado, los liberales se preocupaban por el poder del Estado, pero ahora también tenemos que preocuparnos por Google y Facebook, sin mencionar el virus. ¿Las democracias liberales tienen la capacidad de luchar contra la covid-19 sin dejar de ser fieles a sus valores fundamentales? Es difícil en este punto saberlo.

El liberalismo enfrentaba una crisis existencial en todo el mundo incluso antes del coronavirus"

En Europa se avecina una grave crisis económica. ¿Cuál será el papel de los gobiernos liberales entre la ayuda social y la austeridad?

Todo es tan incierto ahora que es muy difícil predecirlo. Sin embargo, si la historia puede enseñarnos alguna lección, es al menos la siguiente: los liberales son más exitosos cuando son flexibles y no demasiado ideológicos. Cuando los liberales colaboran con los demagogos y los posibles dictadores, la mayoría fracasan. Discuten demasiado entre ellos, los debilita a todos. Y cuando ignoran las necesidades de los pobres, los pobres los abandonan y se sienten atraídos por los extremos. En la situación de crisis que enfrentamos hoy, puede ser necesario que el liberalismo se reinvente una vez más, como lo ha hecho varias veces en la historia. Históricamente, los liberales han sido pragmáticos y resistentes. También han sido generalmente optimistas sobre la posibilidad de resolver problemas y promover el progreso. Tal actitud es necesaria hoy más que nunca. 

¿Cómo arrinconan y estigmatizan los nuevos populismos el liberalismo?

Los populistas acusan al liberalismo de ser elitista, corrupto y generalmente falto de contacto. Se alimentan y fomentan los temores y resentimientos de ciertos segmentos de la población. Otro término para el populismo es, por supuesto, "democracia iliberal", un concepto defendido abiertamente por Viktor Orban de Hungría. Los líderes populistas como Orban argumentarán que la "democracia iliberal" es una forma más auténtica de democracia, una que representa mejor al "pueblo" frente a las "élites liberales". Y luego, cuando lleguen al poder, los populistas tenderán a desmantelar las protecciones liberales centrales, como el Estado de derecho, la independencia de los tribunales y la prensa, así como los derechos de las personas y las minorías, mientras afirman representar los verdaderos deseos de la gente. Y utilizarán todo tipo de propaganda, y cualquier medio a su disposición, para avanzar en sus agendas autoritarias.

¿Existe algún precedente cercano?

Nada de esto habría sorprendido a los liberales del siglo XIX. Los primeros liberales en realidad eran muy escépticos sobre la viabilidad de la democracia debido a que lo que temían era la credulidad de la población y su susceptibilidad a los demagogos. Decir que los liberales eran elitistas en realidad no está muy lejos de la verdad. Pero habían visto la violencia de las multitudes durante la Revolución Francesa, que interpretaron como arbitraria, irracional y contraproducente. Observaron con frustración cuando un demagogo como Napoleón manipuló al electorado apelando a sus instintos más bajos solo para aumentar su propio poder y llenar sus bolsillos y los de sus amigos. A lo largo del siglo XIX, los demagogos y los posibles dictadores ignoraron, pisotearon y abolieron en repetidas ocasiones los derechos y salvaguardas por los que los liberales lucharon tanto: el Estado de derecho, la libertad de prensa, etc. ¡Y aun así siguieron siendo populares! Mientras tanto, vieron que los demagogos y dictadores usaban mentiras y propaganda para fabricar apoyo. Formaron alianzas con autoridades religiosas para apuntalar sus regímenes ilegítimos. Llevaron a sus países a guerras inútiles para distraer a la gente de su traición. Lo peor de todo, corrompieron a su propia gente al engañarlos para que participaran en sus mentiras. Para los liberales era una prueba de que la gente común tenía una predilección malsana por los gobernantes autoritarios y era fatalmente susceptible a la propaganda. De hecho, en gran parte de la historia del liberalismo se trata de educar a los ciudadanos para que comprendan y aprecien la necesidad de valores liberales. Parece que tal educación se necesita hoy más que nunca.

Un detalle de la portada de 'Historia olvidada del liberalismo', publicado por Crítica.
Un detalle de la portada de 'Historia olvidada del liberalismo', publicado por Crítica.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba