Un año después, la feria de arte Estampa celebra una edición especial tras su aplazamiento en octubre de 2020 a causa de la segunda ola de coronavirus. Desde su eclosión, la pandemia ha afectado a las ferias más importantes de arte contemporáneo: desde Art Basel o la Frietz de Londres hasta citas locales como ARCO y por supuesto esta, que pasó de ser otoñal a primaveral. Del 8 al 11 de abril, en el pabellón 6 de IFEMA, se darán cita 70 galerías y alrededor de 1.000 creadores, de los cuales destaca Victoria Civera como artista invitada.

La feria de arte contemporáneo Estampa, especializada en galerismo y coleccionismo de ámbito nacional, retoma su 28ª edición con la estructura de un programa general y secciones comisariadas que reunirán a más de 80 expositores. La edición, que será la primera feria de arte presencial del año, se cumplirá garantizando todas las medidas de seguridad y con la conciencia expresa de "dinamizar un mercado golpeado por los efectos de la covid". Así lo han comunicado sus responsables. Estampa será el ensayo antes de la celebración de ARCO prevista para el próximo mes de septiembre, también en IFEMA.

En el Programa General de Estampa participan las principales galerías españolas, entre las que se encuentran Juana de Aizpuru (Madrid), Moisés Pérez de Albéniz (Madrid), Mayoral (Barcelona), Cayón (Madrid/Menorca/Manila), Max Estrella (Madrid), Aural (Alicante/Madrid), Fernando Pradilla (Madrid), La Caja Negra (México DF/Madrid), Espacio Valverde (Madrid), o Badr El Jundi (Marbella), entre otras. De forma paralela, la feria alberga Diálogos Generacionales, con una selección reunida por la comisaria Alicia Ventura, y en la que participan las galerías Alarcón Criado (Sevilla), Ponce + Robles (Madrid), The Ryder (Madrid), Rosa Santos (Valencia) o T20 (Murcia).

La edición, que será la primera feria de arte presencial del año, se cumplirá garantizando todas las medidas de seguridad y sirve de ensayo antes de ARCO, prevista para septiembre

A los dos bloques anteriores se añade el Programa Colecciona, donde está previsto el estreno de un documental que refleja la visión de seis coleccionistas -Francisco Cantos Baquedano, Candela A. Soldevilla, Luis Caballero, Rosa Clemente, Juan Manuel Sánchez García y Borja Fernández Cobaleda- junto a cinco artistas elegidos por ellos -Kiko Pérez, Santiago Giralda, Linares Moreno, Eugenio Ampudia y Jacobo Castellano-. La organización de Estampa, consciente de la urgente situación del mercado artístico nacional, y de la necesidad de dinamizar dicho tejido, ha diseñado una edición "que reactive la venta presencial, y por ello se vuelca en los compradores y coleccionistas".

Estampa ha acordado con agencias y profesionales de asesoría y guía del mercado del arte en España un programa de visitas a media, en horarios, días, recorridos y atenciones a grupos muy concretos. Coordinados por la dirección de la feria, se organizarán visitas de grupos específicos de coleccionistas, entornos empresariales, nuevos compradores y profesionales interesados en la actualidad del mercado español, estableciendo para cada uno de ellos un corte a medida de sus necesidades. Estos grupos serán limitados y conducidos según los intereses expresados de cada uno por los stands de la feria teniendo como centro de atención y encuentro la sala VIP, que cuenta de nuevo con el patrocinio de Cervezas Alhambra.

Vender arte después de la covid

El mercado del arte no había visto una nube tan negra como la que se cierne ahora sobre artistas y galeristas. Después de una caída acumulada del 33% desde 2008, incluso a pesar del IVA del 21%, hubo una recuperación significativa en 2017, que ahora se va al traste como consecuencia de la crisis sanitaria. En marzo de 2020, un mes después de la celebración de las principales ferias de arte, entre ellas ARCO, el sector calculó pérdidas económicas cercanas al 90%.

A día de hoy, las cifras no mejoran. Un estudio realizado por el Consorcio de Galerías españolas de Arte Contemporáneo describe las dificultades que enfrenta el sector, tanto en el plano administrativo e interno del funcionamiento de una galería durante un mes (número de empleados, régimen en el que cotizan, número de artistas que representan, cuáles de éstos son españoles, etc.), así como las pérdidas derivadas de las medidas sanitarias de la covid-19 (cancelación de exposiciones, desplome de las ventas, aplazamiento de ferias, etc.). Los resultados invitan a la alarma y la preocupación sobre la salud de un sector que ya venía tocado.

El 37,17% de las galerías participantes han padecido cancelaciones de las principales ferias. Al 26,92% les han retrasado el calendario original , y un 35,89% se encuentra a la espera de saber si les cancelarían o aplazarían. Eso explica por qué al 80,3% les han cancelado operaciones de venta en curso y al 76,9% le han suspendido una o varias ventas. En cuanto a su actividad, el 73,19% de las galerías consultadas se vio obligado a cancelar al menos dos exposiciones de su programación.

El impacto sobre los resultados es elocuente: el 48,83% de las galerías asume pérdidas por una media de 8.000 euros, mientras que al 37,20% les supondrá pérdidas que van entre 10.001 a 40.000 euros. Y, por último, al 13,95% de las galerías les supondrá pérdidas de entre los 50.000 y los 120.000 euros. Tras la difusión de los resultados del documento, Olga Adelantado, directora de la galería valenciana Luis Adelantado e integrante de la directiva del Consorcio, señaló que otros países como Alemania y Francia gozan no sólo de un músculo económico más fuerte, sino también de un programa de ayudas oficiales ha permitido sobrellevar los efectos negativos de una pandemia que ha afectado a casi todos los mercados tradicionales.