Cultura

Eslava Galán: “Mientras otros países ocultan sus derrotas, en España hurgamos en la herida”

El escritor acaba de publicar con Planeta una historia de la conquista para escépticos. Hablará sobre ella con el escritor y académico Arturo Pérez-Reverte este lunes 22 de julio, a las 19.30, en Casa de América

El escritor Juan Eslava Galán.
El escritor Juan Eslava Galán. Clara Rodríguez

Juan Eslava Galán ha escrito sobre la España en la que todo era pecado, consiguió una Biblia atravesada por una bala e incluso una pierna de jamón de 1914. Confeccionó una amplia serie histórica para descreídos a la que ahora incorpora un nuevo volumen: La conquista de América contada para escépticos (Planeta), un libro que combina el rigor, la ironía y la divulgación para contextualizar un momento histórico que la sociedad contemporánea se empeña en analizar con los ojos de su tiempo y no con los de entonces.

Aventureros, mercenarios, hombres que atravesaron el mar buscando dinero y fama y que se marcharon al fin del mundo a buscar la riqueza y el reconocimiento. En esta historia hay valor, brutalidad, enajenación, pero también un cierto sentido homérico de la aventura. De un Cristóbal Colón buscavidas obsesionado con el oro y la plata a un Hernán Cortés que se valió de los enfrentamientos entre tlaxcaltecas y mexicas para abrirse paso y vencer o un Gonzalo Pizarro que llegó a Quito con 4.000 hombres y regresó con solo unas docenas, los mismos que terminaron asesinándolo.

Eslava habla sobre la relación accidentada que tiene España con su historia. ¿De dónde proviene esa relación acomplejada con el pasado?

Todo en estas páginas es ciclópeo, pero no por eso Eslava Galán regatea el humor, la ironía y lo novelesco para hacer ya no una leyenda rosa o negra, sino un libro entretenido que no renuncie al rigor. En ocasión de la conversación dedicada a este tema que sostendrá Juan Eslava Galán con el escritor y académico Arturo Pérez-Reverte este lunes 22 de julio, a las 19.30, en Casa de América, surge la pregunta no sólo sobre la cada vez más compleja apreciación de la conquista, sino también sobre la relación accidentada que tiene España con su historia. ¿De dónde proviene esa relación acomplejada con el pasado?

Siempre bien dispuesto, generoso para la repregunta y hábil en la distancia corta de los que no se lo creen todo, Eslava Galán señala los cabos sueltos y los asuntos no resueltos de los españoles con su historia. “Otros países ocultan sus derrotas, en España hurgamos en la herida, aunque sea falsa”, asegura el escritor en una sofocante tarde de verano. Sentado en la plaza Mayor, Eslava pasa revista a los personajes más importantes de la conquista al tiempo que atiza a los del tiempo presente, hombres y mujeres sin lecturas y muy poca perspectiva histórica, asegura a rebufo y con pocas ganas de concederles un titular. Si pudiera, a más de uno le aplicaría un juicio de residencia a la usanza del derecho indiano.

Juzgamos la conquista con los ojos siglo XXI. Y pasa lo que pasa: al asomarnos a la historia terminamos matando moscas a cañonazos.

Ocurre así por varios factores. Intervienen los políticos, pero también muchos otros factores que no tienen que ver con la historia. Las cosas hay que verlas en su contexto y en el caso de la conquista de América hay aspectos a tener en cuenta. Uno de ellos es el hecho de que quienes acuden a la conquista no se sienten intrusos. Están convencidos de que eso les pertenece porque se los ha dado el Papa, que como vicario de Cristo se los concede.

Juan Eslava Galán.
Juan Eslava Galán. Clara Rodríguez

Prevalece, sin embargo, la naturaleza sangrienta de la conquista.

Si comparamos el tipo de guerra que existía entonces en Europa, vemos que la conquista contempla una aplicación de los mismos métodos. Isabel La Católica, que es la que marca el comienzo de todo aquello, plantea que los habitantes de esas tierras son súbditos de Castilla, por tanto, tienen los mismos derechos y no se pueden esclavizar. El comienzo no pudo ser más noble en su contexto. Con la denuncia del padre de las Casas surgen las leyes de Burgos, que son absolutamente novedosas para su tiempo. Ningún imperialismo ha aplicado unas leyes tan beneficiosas para el país conquistado, lo que ocurre es que no se aplicaban o se aplicaban deficientemente.

Existía un océano que convertía aquellas leyes en papel mojado, escribe usted.

A pesar de todo eso, los conquistadores españoles crean una institución, que es el juicio de residencia, que ojalá tuviésemos para los políticos actuales. Además, la corona hace lo posible para que aquello sea una provincia española, por eso fundan universidades, hacen carreteras. Eso no lo hicieron los conquistadores belgas o franceses.

"Ningún imperialismo ha aplicado unas leyes tan beneficiosas para el país conquistado", asegura Eslava Galán

En la conquista se enrolaron mercenarios y aventureros, gente que no tenía nada y que buscaba fama y oro. ¿Fue la conquista una empresa privada?

Al comienzo es una empresa de la corona con Isabel La Católica, pero se transforma en una empresa privada. Si eras un aventurero, tenías cierto dinero y conseguías que te siguiese una cantidad de gente, además de un desembolso de dinero, armas y caballos, y si tenías suerte, te podías hacer rico. Otros morían en el intento.

La Conquista desentraña pasiones humanas. En esa galería, ¿cómo entender a Hernán Cortés?

Él también va buscando dinero, pero sobre todo honor y fama, que responde a la idea renacentista. Hernán Cortés se convertirá en un modelo para el resto de los conquistadores, que encontrarán en él un espejo. Cortés ha pasado por Salamanca, ha leído a Cesar. Tiene la idea de que se puede conquistar un imperio aplicando los principios de Alejandro Magno, que es cazar a los capitanes con gente del país, mezclar la raza.

Y así lo hizo, gracias a los enemigos de los mexicas. ¿Quiénes hicieron realmente la conquista: los españoles o los propios indígenas?

Cortés llega al antiguo imperio maya, que ya está en fase crepuscular y se aprovecha de eso. La arqueología es la única que corrige la historia, y ella lo demuestra. Los españoles se consiguen con sociedades guerreras. A Cortés le toca enfrentarse con decenas de miles de guerreros entrenados y se enfrenta a ellos un contingente de entre 1200 y 1600 aventureros y mercenarios, porque no todos eran soldados. ¿Qué significa eso? Pues que la explicación está en otra parte. Es decir, quienes hacen la conquista son los indios. Todos los que están son juzgados y sometidos a impuestos por los Mayas, cuando ven Cortés aprovechan para alzarse y él supo aprovechar eso. Él, claro, va solo, a diferencia de Pizarro, que se marcha con una sociedad en la ninguno sobrevive.

Juan Eslava Galán.
Juan Eslava Galán. Clara Rodríguez

A Colón, por cierto, le da usted un buen repaso.

Colón va buscando oro y reconocimiento. Quiere que lo hagan noble, por eso oculta sus orígenes. Sin embargo, también tiene un componente heroico y esfuerzo, el problema es que como gobernante era una calamidad y muy corrupto. No es que los demás fuesen unos angelitos tampoco. Cortes traiciona a un representante de la corona. Lo hubiesen podido colgar, pero como manda el oro, Carlos V ve cómo al fin, la empresa rinde sus frutos. Los españoles en general tenían la espina clavada de que Portugal se estaba enriqueciendo tras haber llegado a Molucas. Lo que dispara la historia es siempre la economía, no hay otro motivo en la historia.

En un tiempo de reescritura de la historia, ¿qué significa ese creciente rechazo a la conquista?

La conquista es, después del cristianismo y la caída del imperio romano, lo más importante que ha ocurrido. Lo descoloca absolutamente todo y cambia la percepción del mundo. Europa está en un momento expansivo y aplicando la tecnología de navegación, se lanzan todos como chacales sobre América. Unos llegan más tarde que otro. Todos quieren ganancias en una tierra extensa que no está explotada. Eso sí, entre la explotación que hacen los españoles de América y el resto de los europeos en el África del siglo XIX, la de España es mucho más piadosa y humanitaria.

"La conquista es, después del cristianismo y la caída del imperio romano, lo más importante que ha ocurrido"

Dice usted que España perdió la batalla de la propaganda en la conquista. ¿Terminó creyéndose la leyenda negra?

En el momento en que ocurre el grueso de la conquista, que es con Carlos V, España está señoreando Europa. Ha intentado invadir Inglaterra, tiene sojuzgada Italia, se enfrenta con los príncipes alemanes. Era como los Estados Unidos de la época. Y así como todo el mundo va contra los yanquis, en ese entonces también ocurrió lo mismo. España se apropia de la leyenda negra partir del siglo XIX. Comenzamos a creernos lo que dicen los extranjeros. Hay distintas razones, de un lado por ese hilo masoca español, además de un complejo de inferioridad con respecto a los historiadores extranjeros.

¿Por qué es tan turbia la relación de España con su historia?

Hemos tenido un sistema educativo con grandes fallos. He sido profesor en Inglaterra y me he movido por distintos lugares. No siento que los españoles sean más incultos los ingleses o los franceses. Otros países ocultan sus derrotas, en España hurgamos en la herida, aunque muchas veces sea falsa. Los ingleses ocultan sus derrotas para sostener orgullo nacional. En España, en cambio, se avergüenzan de la bandera. A los franceses se les llena la boca con La France, mientras que en España hasta la gente de derechas dice país. No España: país.

"A los franceses se les llena la boca con La France, mientras que en España hasta la gente de derechas dice país"

¿Por qué?

En buena medida tiene que ver con haber despertado los fantasmas de la guerra civil. Yo puedo comprender que hubo 40 años de Franco, que hubo una dictadura tremenda. Franco abusó de los mitos nacionales, Isabel La Católica y el imperio, con el que tenia una cierta fijación como buen africanista. Dicho esto: esta reacción obedece a la ley del péndulo contra la falsificación de la historia que hizo el franquismo. Pero ahora nos vamos al extremo opuesto. La izquierda ha asumido esa versión falseada de la historia en lo que tiene que ver con América.

Desde 2015, España vive un ciclo de inestabilidad. De la moción de censura a una investidura. ¿Ve un ciclo histórico diagnosticable?

Un ciclo de desgobierno como el que tenemos sólo es equiparable con la Italia de la segunda guerra mundial. Creo que la transición fue un gran logro, poner de acuerdo a unos con otros suponía un proceso complicado. Sin embargo, el sistema de autonomías fue un error. España no tiene economía para sostenerlas y cada autonomía ha tirado a su favor. Lo ha hecho gente descerebrada o malintencionada. Con los políticos que tenemos es difícil poner orden en eso, desde retocar la constitución hasta reformar la ley electoral. Para eso hace falta un parlamento con gente entendida y con poso político. Hoy abundan los mindundis, están ahí porque son guapos.

"Hace falta un parlamento con gente entendida y con poso político. Hoy abundan los mindundis"

¿Entre los progresistas acomplejados y los ignorantes voluntariosos con la españolía, qué es peor?

Al iletrado le encuentro peor solución, porque no sabe que es iletrado, el otro puede terminar asumiendo sus complejos. En democracia todo debe basarse en claridad y equilibro. Y eso depende un contrapeso.

Un detalle de la portada.
Un detalle de la portada.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba