Cultura

España recupera el número de títulos editados antes de la crisis (y eso no necesariamente es bueno)

La cifra de títulos registrados sobrepasó los 86.000.
La cifra de títulos registrados sobrepasó los 86.000. Archivo

El sector editorial español registró en 2017 un 7,3 por ciento más de títulos nuevos respecto al año anterior, lo que supone un total de 87.292 títulos, según los datos de la Agencia del ISBN facilitados por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). Eso quiere decir una sola cosa: el mercado editorial ha recuperado los valores previos a la crisis económica, concretamente los del año 2008, cuando registró la última cifra alta con 86.300 títulos registrados.

Aunque el asunto suene bien, no significa que sea un signo de salud. Cuando la industria riega el mercado de novedades es porque la compra se está ralentizando. El punto de quiebre de facturación del sector ocurrió entre 2009 y 2010 y alcanzó su punto más bajo en 2014. La facturación pasó de unos 2.800 millones de euros en España a unos 2.500 en 2012. Según los datos publicados por Nielsen en aquel año el descenso total en ventas fue del 15%. Pero la cuestión fue a peor: la caída acumulada del mercado alcanzó el 30%.

En la actualidad el mercado del libro mantiene una tendencia positiva del 2,7%. Es el margen desde 2015. Es decir: el mercado editorial detuvo sus pérdidas, lo cual no significa que crezca. De ahí la necesidad de aumentar la oferta. Crecer como sea. "La sobreproducción es en sí un instrumento de ocupación del terreno. Así, los libros empujan los unos a los otros. Es también la base de una alianza entre medios de comunicación y edición que proporciona un continuo flujo de amnesia y distracción, necesarios para mantener a la sociedad en un estado de consumo máximo para vivir", explicaba sobra este tema el francés Thierry Discepolo en el libro La traición de los editores (Trama Editorial).

El método editorial se basa fundamentalmente en la "colocación" de libros en las librerías y redes comerciales. No todo lo que se ofrece se factura a una editorial, sólo lo que el librero consigue vender. El resto, retorna al editor. De ahí se extrae la tasa de devolución anual, que se calcula a partir de la cifra media de devolución y de la cifra media de facturación de las editoriales que tienen devolución de libros. Según el informe de Comercio Interior del Libro, en 1999 la devolución fue del 20%, apenas tres años más tarde, en 2002, alcanzó casi el 28%. Sin embargo, si se examinan las cifras de 2012 esta llega al 33%. Es decir, de los 3,95 millones de euros totales, 1,33 millones se fue en devoluciones. Algunos libreros y editores hablan hoy de cifras muy superiores:  por encima del 40%.

Qué se edita

Un 31,3 por ciento de la cifra global de 87.292 títulos, es decir, 27.394 títulos, correspondieron a ediciones digitales, lo que conlleva un incremento de tres puntos con respecto al ejercicio anterior, "a pesar de la ralentización en las cifras de facturación" de este subsector. Los libros de temática infantil, juvenil y didáctica -entre los que se cuentan los libros de texto- volvieron a acumular el mayor volumen de libros registrados, un 19,8 por ciento. Tras esta temática se situaron los libros de ficción y temas afines (17,7%), con un 1,7% más que en 2016, así como los de Sociedad y Ciencias Sociales (13,8%), con un 5,6% más. Después irían los de Medicina (9,2%), Literatura y estudios literarios (6,9%), Humanidades (6,5%) y Arte (4,0%). Distribuidos regionalmente, Cataluña y Madrid fueron las dos comunidades cuyas editoriales registraron un mayor número de títulos, 30.438 (35%) y 26.206 (30%) respectivamente. Cataluña subió así seis puntos respecto a 2016 y se puso a la cabeza en el registro de títulos frente a Madrid, que bajó 3,4 puntos.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba