Cultura

Martin Scorsese eclipsa la ceremonia de los Premios Princesa de Asturias

A la ceremonia de entrega de esta edición, la número 38, no acudió el presidente de gobierno Pedro Sánchez

Martin Scorsese durante su intervención en los Premios Princesa de Asturias.
Martin Scorsese durante su intervención en los Premios Princesa de Asturias.

Como cada año, se ha celebrado este viernes la entrega de los Premios Princesa de Asturias en el teatro Campoamor de Oviedo. La ceremonia, realizada justo una semana después de la reprobación  de la Corona en el parlamento catalán, reúne una vez más a los reyes como anfitriones. Aunque le correspondería tras el ascenso de su padre al trono, la infanta Leonor aún no ha asumido las riendas del acto. A la trigésima octava edición de la entrega de los premios no asistió el presidente de gobierno Pedro Sánchez -se encontraba en la Cumbre Europea, en Bruselas- pero sí la vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo. 

Acudieron a recoger su premio el cineasta Martin Scorsese (en la categoría de Artes),  el médico y bioquímico Svante Pääbo (Investigación Científica y Técnica), los alpinistas Reinhold Messner y Krzysztof Wielicki (Deportes). También los representantes de la ONG Amref Health África (Cooperación Internacional), el filósofo estadounidense Michael J. Sandel (Ciencias Sociales), la periodista de investigación Alma Guillermoprieto (Comunicación y Humanidades) y la oceanógrafa Sylvia A. Earle (Concordia). La única que no asistió fue la escritora Fred Vargas (Letras), quien dijo no poder asistir al acto por motivos de salud. 

Michael J. Sandel, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018, fue el primero en pronunciar su discurso. Comenzó su intervención señalando sus vínculos con España: desde la expulsión de los judíos quinientos años atrás hasta sus años como estudiante oxoniense cuando visitó un país en el que "el rey Juan Carlos preparaba la Transición". Sandel reivindicó el pensamiento como lugar de encuentro y como ejercicio ciudadano: "La filosofía pertenece a la plaza pública, donde los ciudadanos deliberan sobre la justicia, la igualdad y la desigualdad, la historia y la memoria, sobre lo que significa ser ciudadano (...) En un momento en el que la democracia enfrenta tiempos oscuros, es importante preguntarnos cómo debemos vivir". 

La periodista y escritora mexicana Alma Guillermoprieto,reconocida con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2018 en reconocimiento a sus cuarenta años de carrera periodística, tomó el relevo de Sandel con un elogio del periodismo y los reporteros. En un tiempo en el que "se borraron las certezas y el mundo nos quiere mal", Alma Guillermoprieto aseguró que éste es "un mundo en el que hacemos falta, para que dejemos constancia de los errores". En un discurso cargado de verdad y belleza, la mexicana defendió la razón de ser de los medios.

"Sin los medios viviríamos en una especie de siglo XI, aislados (...) En este oficio cuesta trabajo no sólo vivir sino sobrevivir. Matan a uno para intimidar a todos, pero donde matan a uno suelen surgir dos o por lo menos cuatro más", aseguró. Al referirse a cuál era su respuesta ante los jóvenes que deseaban dedicarse a este oficio, Alma Guillermoprieto desplegó una de las más hermosas defensas de la profesión:  "Háganle, denle nomás, porque contamos la historia del mundo todos los días, porque somos el antídoto contra las redes sociales y su potenciación de la rabia".

Tras la intervención de la oceanógrafa Sylvia A. Earle (Concordia), quien hizo un alegato del papel de la mujer en la ciencia y los descubrimientos científicos,  cerró el turno de palabra de los premiados el guionista y director de cine Martin Scorsese. Sin duda, el broche de oro sólo podía colocarlo el creador de TorosalvajeLa edad de la inocencia o Uno de los nuestros. Tras elogiar el influjo de España en él a través de personajes como Goya o Luis Buñuel, defendió el poder inspirador del cine"El cine siempre es el presente. Para mí las películas de Luis Buñuel tienen más vigencia que Twitter". 

A lo largo de intervención, cargada de compromiso e inteligencia, Scorsese resaltó la importancia del cine al mismo tiempo que aseguró estar preocupado por las condiciones y el mundo donde ese cine se hace. "El cine se ha convertido sólo en una imagen de movimiento en medio de una enorme corriente de imágenes: vídeos didácticos, youtube, películas, series y lo que ahora llamamos contenido, signifique eso lo que signifique (...) Ahora que el cine se está devaluando y que cualquiera puede hacer una película, a qué valores apelan en un ambiente envenenado. Es de vital importancia mantener el arte en un lugar de honor y respetar la libertad del creador", dijo. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba