Uno de los accidentes nucleares más graves ocurridos antes del de la central nuclear de Prípiat, en el norte de Ucrania (1986), ocurrió en España, en el pequeño pueblo almeriense de Palomares.

El 17 de enero de 1966, cuatro bombas nucleares con 75 veces la capacidad atómica de las de Hiroshima cayeron sobre el municipio andaluz.

En ese momento, Washington activó todos los protocolos ante un accidente nuclear y en El Pardo, el dictador Francisco Franco recibió la noticia. Entonces, se puso en marcha un secretísimo dispositivo de búsqueda de las cuatro bombas atómicas.

El Ejército norteamericano con alrededor de 1.600 soldados y la Guardia Civil localizan un proyectil intacto, otros dos han esparcido su contenido radioactivo por el pueblo y, de la cuarta bomba nuclear, no hay ni rastro. Esto es lo que promete contar "sin censura" la serie documental 'Palomares: días de playa y plutonio', que se verá en Movistar+.

"La censura impedía informar sobre este tema y esta es la crónica definitiva sobre unos hechos que pudieron cambiar la historia de nuestro país", ha señalado el equipo del proyecto la presentación del documental.

Imagen del rodaje de Palomares. Movistar+.
Imagen del rodaje de Palomares. Movistar+.

Ahora, 55 años más tarde, se ha desclasificado la información y se harán públicas cientos de imágenes y fotografías inéditas que los gobiernos norteamericano y español mantenían en secreto.

Según Rafael Moreno Izquierdo, periodista, corresponsal de EFE en Washington y autor del libro 'Los secretos de la bomba de Palomares', esta cinta es "magnífica para que quienes no conocen nada de esta historia puedan saber qué ocurrió, con un relato muy verídico".

Pese a que se había esparcido material radiactivo por los alrededores, sin luz ni agua corriente, las autoridades españolas descartaron evacuar a los lugareños.

El baño de Manuel Fraga en Palomares

A través de un 'thriller', la cinta que se estrena este jueves 22 de abril, reconstruirá los hechos, una historia que cuenta lo que ocurrió durante 80 días de búsqueda de artefactos que podían desencadenar la mayor explosión atómica de la historia.

Pese a que se había esparcido material radiactivo por los alrededores, sin luz ni agua corriente, las autoridades españolas descartaron evacuar a los lugareños en un país que se vería dañado por vivir de, sobre todo, el turismo.

Entonces, se producía el famoso baño en el pueblo del entonces ministros de Información y Turismo de Franco, Manuel Fraga, para tratar de mostrar seguridad de cara al exterior.

"Para intentar demostrar que no había radioactividad, el ministro de Franco Manuel Fraga se da un baño", se escucha en las imágenes reales del acontecimiento.

A día de hoy, se conoce que los soldados estadounidenses solo se llevaron parte del plutonio y que Bruselas ha dado un ultimátum a España. Solo tiene hasta finales de este 2021 para informar sobre la contaminación nuclear real en el pequeño pueblo almeriense.

En esta "época dorada de la serie documental", tal y como ha explicado el director de 'Palomares', Álvaro Ron y contó este medio, el híbrido de series y ficción está en auge. "Hay más cosas en cada segundo documental que en muchas ficciones y hay tres secuencias fantásticas", ha indicado Fernando Jerez, director de #0.

"No habían hablado hasta ahora"

Por su parte, preguntado por 'Vozpópuli', Moreno Izquierdo ha señalado que "no ha habido hasta ahora ninguna serie larga que lo cuente, con testimonios y gente que aparece en el documental que no había hablado hasta ahora".

"Algunos son personajes tan centrales que han salido de nuevo, pero la mayoría es gente que no había hablado hasta ahora. Gente que estaba en el centro de la decisión como el ayudante del embajador de EEUU, que estaba en Madrid", ha continuado.

Imagen del rodaje de Palomares. Movistar+.
Imagen del rodaje de Palomares. Movistar+.

Tal y como ha expresa el periodista, había "problemas de cesura" y los testimonios que recoge este documental "se perderán cuando esas personas que aparecen mueran".

Da cierto reparo ver precisamente como a través de la censura les engañaron (...) Sacaban los cadáveres y lograron salvar a más de uno".

Un relato "crudo"

Según la directora de contenidos de 93 metros, Marias Recarte, será un relato "crudo" por "la empatía que se siente por los propios personajes". "Da cierto reparo ver precisamente como a través de la censura les engañaron", ha señalado. "Estaban absolutamente expuestos a la contaminación y ellos estaban ayudando de manera totalmente desinteresada, algo muy español, 'a lo que haga falta'", ha añadido.

La directora de contenidos asegura que se verá cómo "sacaban los cadáveres y lograron salvar a más de uno". "Gracias a ellos esto es crudo porque empatizas y con la distancia de que esto pasara hace 50 años, parece mentira", ha continuado.

Además, ha explicado que "no es que se reciban presiones, pero sí hay gente incómoda ante esta serie documental ante lo que se cuente".

Asimismo, el corresponsal en Washington ha asegurado que "la gente se va a emocionar viéndola porque lo ha vivido o porque familiares han sido pequeños héroes que hasta ahora habían pasado desapercibidos".

"Hay gente que puede tener algún tipo de enfermedad o secuela psicológica y se va a oír lo que ocurrió en es momento. Van a ver de verdad de lo que no se sabía en ese momento", ha concluido.

Episodios de 'Palomares: días de playa y plutonio'

A través de cuatro episodios de unos 50 minutos cada uno, la cinta, bajo la producción de Movistar+ y 93 metros ('El palmar de Troya'), está dirigida por Álvaro Ron ('Hernán', 'La caza: Monteperdido').