Los debates del Congreso de los Diputados dan mucho juego en el ámbito periodístico y de vez en cuando regalan algún momento estelar, como el que ha protagonizado esta semana Pedro Sánchez con una referencia cinematográfica para cargar contra Pablo Casado. La cultura es la gran olvidada en los discursos parlamentarios, así que estos detalles, aunque aislados, breves y fugaces, se reciben con cierta alegría en el sector, tan acostumbrado al ostracismo político.

No hay que olvidar que hace apenas cuatro años, el anterior presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, confesó que no había visto ninguna de las cintas que competían entonces en los premios Goya. Como respuesta, el director Daniel Sánchez Arévalo le llevó tres películas españolas a Génova para recordarle que el cine también es "marca España". Por todo ello, merece la pena recordar algunos de los momentos recientes en los que el cine ha servido al menos como figura retórica para los ataques, reproches o advertencias de los políticos.

'El sirviente': Sánchez contra Casado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no dudó el pasado miércoles en recomendar a su adversario político Pablo Casado 'El Sirviente', de Joseph Losey, una película que a su juicio funciona como símil de lo que ocurre en el PP. "Trata sobre un aristócrata que contrata un sirviente, al principio está tan contento porque arregla problemas, pero el sirviente acaba imponiendo sus normas y acaba siendo el que manda y el señor el que obedece", señaló Sánchez, quien propuso al líder del PP que dejara de estar "acomplejado con la ultraderecha" y optara por una "oposición útil y moderada".

García Egea y el cine "indie"

Teodoro García Egea puede ser considerado uno de los políticos más indies del PP -con permiso de Andrea Levy- después de la mención que hizo en el Congreso de los Diputados hace justo un año a la película 'Sexo, mentiras y cintas de vídeo' (1989), con la que el cineasta Steven Soderbergh ganó la Palma de Oro en el Festival de Cannes. También es cierto que el número dos del PP se hizo un poco de lío al usar la referencia de Soderbergh, ya que cambió el orden de las palabras y no acertó en un primer momento con el propósito de su guiño: ridiculizar el uso de eufemismos del Gobierno.

Finalmente, y tras unos segundos de expectación, consiguió su objetivo: "Su Gobierno sería… ‘Cintas, mentiras y señor Sánchez’”, concluyó victorioso. Demasiado tarde, porque las redes se hicieron eco de su traspié con memes y chistes. Según publicó entonces la prensa, nadie recogió el guante de su cita. Una pena.

Abascal emula a Sorkin

Una de las películas más aplaudidas en los últimos meses es 'El juicio de los 7 de Chicago', dirigida por Aaron Sorkin, el creador de la impecable serie 'El ala oeste de la Casa Blanca'. Es innegable que el líder de Vox, Santiago Abascal, también disfrutó con la cinta que narra lo que ocurrió en 1969 en uno de los juicios más populares de Estados Unidos, en el que siete personas detenidas durante una manifestación de la guerra de Vietnam fueron acusadas de conspirar contra la seguridad nacional.

Es fácil imaginar que al líder de Vox le conmovió tanto el final de la película que no pudo evitar mimetizarse con el personaje de Tom Hayden, interpretado por Eddie Redmayne, quien repasa uno por uno los nombres de las víctimas de la Guerra de Vietnam. Él hizo lo propio y aprovechó su turno en el hemiciclo para relatar uno a uno los nombres de las 857 víctimas de ETA. Las críticas de la oposición no se hicieron esperar y la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, le acusó de tratar a las víctimas "como materia de un guion cinematográfico".

Aitor Esteban: el más cinéfilo

El nacionalista vasco Aitor Esteban no solo es uno de los mejores oradores, sino también uno de los más cultos. Sin hacer una búsqueda demasiado exhaustiva en la hemeroteca, basta con consultar el diario de sesiones del debate de investidura de la actual legislatura, celebrado en enero del pasado 2020 en vísperas de Reyes, para comprobar que el cine forma parte de su tiempo libre. Al comienzo de su intervención, el portavoz del PNV en el Congreso comenzó a disparar una tras otra multitud de referencias cinematográficas y no paró hasta el final de su discurso: José Luis Garci, 'Atrapado en el tiempo', 'Fast & Furious', Susan Sarandon en 'Thelma & Louis', 'Moneyball', 'El buen pastor', 'Vencedores o vencidos', 'La delgada línea roja', 'El ultimátum de Bourne', 'Eva al desnudo', 'Un domingo cualquiera', 'Sopa de ganso', 'El club de los poetas muertos' y 'Lawrence de Arabia'. ¿Quién se atreve a superarlo?

Baldoví y el "olor a napalm"

También en la última sesión de investidura, Joan Baldoví, diputado de Compromís en el Congreso, recurrió a una famosa película para denunciar a quienes les gusta "el olor a napalm por las mañanas" y usar la judicatura "para crear un Apocalypse Now cada mañana". De esta forma, y con ayuda de Francis Ford Coppola, el diputado hacía un símil entre el drama bélico de 1979 y una decisión de la Junta Electoral respecto a Quim Torra, detrás de la cual, según insinuó Baldoví, estaba la derecha y la ultraderecha.

Rufián: un lobo de Wall Street

Los recursos del diputado de ERC Gabrial Rufián para acaparar la atención de los medios son variados y muy pintorescos. Tanto, que hay veces en las que uno no sabe si son deliberados o espontáneos, tal y como ocurrió en 2018, cuando el presidente del Congreso expulsó a varios miembros de su partido, entre los que se él encontraba. Tras un rifirrafe con el entonces ministro de Exteriores, Josep Borrell, Rufián se puso de pie y abrió los brazos en un gesto con el que emuló a Leonardo DiCaprio en 'El lobo de Wall Street', de Martin Scorsese. Un año antes, recurrió al protagonista de 'El Padrino', Vito Corleone, para referirse al exdirector de la Oficina antifraude de Cataluña Daniel de Alfonso durante la Comisión de investigación al exministro del Interior Jorge Fernández Díaz. Lo que está claro es que a Rufián le gustan los clásicos.

Berlanga entre los diputados

Luis García Berlanga, el hombre que mejor ha retratado la idiosincrasia española, captó con "mucha sátira y mucha risa", así como con "patetismo" la esencia del país, tal y como señaló recientemente a Vozpópuli el periodista y crítico cinematográfico Manuel Hidalgo, autor junto al fallecido Juan Hernández Les de 'El último astrohúngaro' (Alianza Editorial), reeditado recientemente. En referencia a la conocida como ley mordaza, recientemente el portavoz del PSOE de Interior, David Serrada, afirmó que el Ministerio de Interior que dirigió Jorge Fernández Díaz se convirtió en "el mejor escenario de una película de Berlanga" para "tapar casos de corrupción".

Congreso de los Diputados
Congreso de los Diputados / Europa Press Europa Press

"Bonus track": la oportunidad perdida de Iglesias

El mismo día en el que Pedro Sánchez recurrió a la trama de 'El sirviente' como alegoría de lo que ocurre en el PP, Pablo Iglesias también atacó al partido de Pablo Casado con una expresión coloquial de nuevo cuño que adquirió fama en 2005 a raíz de un vídeo de Youtube y que al poco tiempo el director y guionista Borja Cobeaga la hizo suya como título de su debut en el largometraje: 'Pagafantas' (2009). Es una lástima que el líder de Podemos y vicepresidente del Gobierno haya perdido una oportunidad tan buena para hacer mención a esta película y sacar pecho del cine que se escribe y se rueda en el país, sobre todo por tratarse de un género con autores tan brillantes pero tan huérfano de premios. Cobeaga, uno de los más ingeniosos del cine actual, firmó el guion, junto a Diego San José, de la película más taquillera del cine español hasta el momento: 'Ocho apellidos vascos', así que cualquier reconocimiento sabe a poco.