Cultura

La banda sonora del coronavirus

Siete momentazos de la alerta, desde zarzuela a Gloria Gaynor, pasando por pop vietnamita

La banda sonora del coronavirus
La banda sonora del coronavirus

Hace milenios que lo sabemos: los seres humanos no podemos vivir sin música. Estos días nuestras redes sociales se han llenado de listas de reproducción de amigos con canciones para no volverse loco durante el encierro o sobrevivir al Apocalipsis. A pesar de que han cerrado todas las discotecas y salas de conciertos, aunque miramos a por la ventana y no hay músicos callejeros, sigue sonando la música desde algunos balcones. También su utiliza profusamente para recordarnos normas de higiene, desde los ángulos más variados. Por eso merecía la pena destacar los siete momentos musicales más bonitos de estos días tan frustrantes.

Bakalao en el balcón

Son muchos los músicos que estos días han decidido salir a los balcones y ofrecer conciertos improvisados para distraer a los vecinos. Normalmente, por razones obvias, se tira por el repertorio acústico, pero Valencia es mucha Valencia y no podía conformarse con eso. Allí unos jóvenes han sacado los bafles a la tersas para que atronase “Flyin’ free” (1992), inmortal himno de Pont Aeri que reinó en las macrodiscotecas de extrarradio españolas en los estertores de la ‘ruta del bakalao’. Puede parecer un exceso y una molestia, pero también es un recuerdo a aquel año mágico de la Expo, las Olimpíadas de Barcelona y la máxima bonanza económica española. Tiempos mejores.

“Jealous Coronavirus” (Sanidad vietnamita)

Las canciones son un vehículo eficaz para que circule información sanitaria de urgencia, por ejemplo medidas de higiene para hacer frente a la crisis del coronavirus. El caso más exitoso es un vídeo animado traducible como “Coronavirus celoso”, donde las autoridades sanitarias vietnamitas adaptan un exitazo pop para concienciar a los jóvenes (abajo la incrustamos con subtítulos en castellano). La narrativa se basa en el virus como alguien que intenta separar a una pareja. El título original es “Ghen” (“celoso” en vietnamita) y propone una adaptación de los superventas Min & Erik por el letrista Khac Hung. El éxito de la vitalidad se debe en gran parte a un bonito baile creado por el coreógrafo Quang Dang. En Bangkok, capital de Tailandia, la empresa que gestiona el SkyTrain arrasó en la redes social Tiktok con su vídeo “Dance Against The Virus”, interpretado por su plantilla. En la olvidada Irán, uno de los países más afectados, el cómico Danial Kheirikhah publicó un ‘gag’ para concienciar basado en los gestos de un director de música clásica.

Cantautores de guardia

En castellano, destaca la aportación de Jerónimo Granda, presentador, humorista y cantautor asturiano, conocido por su retranca. Ha grabado una canción de un minuto, pensada para infundir ánimo, usando frases como “Dos temas en casa/ ¿qué pasa?”. Se titula "Venceremos, !qué nadie se roce¡" y puede escucharse aquí. Se trata de desdramatizar la situación, recordando que peores fueron las guerras o las doce plagas de Egipto. En un registro más serio, Jorge Drexler compuso "Codo con codo", un cántico donde pide paciencia a quienes llevan mal la falta de contacto físico con sus seres queridos. “Ya volverán los abrazos, los besos dados con calma…”, arranca. Drexler explica que componer esta pieza fue también una terapia para él. “Me desperté en San José, Costa Rica, con la sensación evidente de que íbamos a tener que posponer los conciertos. Yo me enfrento a estas angustias escribiendo y agarrando la guitarra”, escribía en Twitter.

Los balcones italianos con “Azurro”

Los italianos se pusieron de acuerdo estos días para salir a los balcones a cantar este pieza, éxito pop incombustible de 1968. Fue compuesta por Paolo Conte/Vito Pallavicini y convertida en himno oficioso nacional por un Adriano Celentano disparado hacia el estrellato. La canción es perfecta porque habla de un chaval que siente con máxima intensidad el divorcio entre sus obligaciones y sus deseos amorosos. Aquí una versión apoteósica con subtítulos en castellano. También es una letra que habla de la profundidad del aburrimiento cuando se vive un verano en soledad. Otros días han quedado para entonar juntos el himno nacional o 'Il cielo è sempre più blu', de Rino Gaetano.

Gloria Gaynor en el baño

Imposible que en una situación humana extrema no venga a la cabeza en algún momento “I Will Survive”, el pepinazo global de Gloria Gaynor en 1978. Hablamos de un himno que combina la épica del periodo ‘disco’ con la capacidad de contagio de los mejores estribillos pop. Sabedora de sus poderes, Gloria Gaynor decidió cantarla ahora en el baño de sus casa mientras se lavaba las manos, como forma de concienciar a sus millones de fans de la necesidad de tomarse en serio las medidas de higiene que recomiendan los médicos. Gaynor enfatiza la necesidad de dedicar veinte segundos a la operación y conquistó la pujante red TikTok, muy popular entre el público joven de medio mundo. Aquí hemos optado por "Resistiré", de nuestro Dúo Dinámico, que es una suplente de garantías.

La muerte de Genesis P-Orridge

El pasado sábado, mientras España entraba en estado de alarma, fallecía el inquietante artista experimental británico Genesis P-Orridge. Le unió a nuestro país el escándalo que produjo su paso por el programa de televisión “La edad de oro” en 1985, especialmente un vídeo donde aparecía -durante un segundo- un crucificado con cabeza de cerdo. La cosa terminó en un juicio delirante donde el abogado pedía 33 pesetas, una por año de la edad de Cristo. Estamos ante un capítulo habitual en la vida del personaje, famoso por sus ‘performances’ con sexo en directo, por usar travestis como agentes de seguridad y por su proyecto de recurrir a la cirugía estética a la vez que su pareja para acercar sus físicos y terminar siendo idénticos. Sus conflictos favoritos para escribir letras eran el fascismo, los tabús sociales y las ciencias ocultas. No pudo tener final más a medida que este escenario distópico que vivimos.

Zarzuela cubana en Mantua

La supervivencia de la ópera o la zarzuela, con sus nutridos repartos, es casi imposible durante un encierro nacional. A pesar de todo, la cantante lírica cubana Diana Rosa Cárdenas consiguió enamorar a las redes sociales con su interpretación de “Salida de Cecilia Valdés” cantada por la terraza. La pieza pertenece a una zarzuela de Gonzalo Roig. Da gusto escuchar su tremenda voz, pero también los emocionados mensajes de agradecimiento escritos en la sección de comentarios de diferentes redes sociales. "Es importante siempre, y más que nunca en estos momentos, mantener un buen espíritu y alegrarle la vida a los demás como podamos. ¡Muchas felicidades y gracias por compartir ese talento con todos! !Arriba Cuba y arriba Italia!", le escribían desde nuestro país. La música sigue funcionando como pegamento humano en las situaciones más complicadas. Y siempre lo hará.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba