Pocas trayectorias resultan tan cosmopolitas como la de Emmanuel Dibango. Nació en 1933 en Doula (Camerún) y a partir de los años setenta se convirtió en un icono global, muy conocido en Francia, recibido por Bob Marley en Jamaica y encargado de la Orquesta de la Radio y Televisión de Costa de Marfil, entre otros trabajos. Sus listado de colaboraciones es sencillamente impresionante, tanto por la diversidad de géneros como por la altura de los implicados, que incluyen a gigantes como Youssou N’Dour, Peter Gabriel, Don Cherry, Femi Kuti, Mory Kanté, Bootsy Collins y las estrellas salseras de Fania All Stars. Sencillamente, estamos ante una estrella internacional forjada al margen de los canales convencionales, sean estos la radiofórmula o la MTV. Dibango falleció por coronavirus en un hospital de la región de París en la mañana del martes, según informa France 24.

Robo de Michael Jackson

Su canción más popular es “Soul Makossa” (1972). Michael Jackson robó sin permiso un pegadizo fragmento, la famosa línea donde se repite “mama-say-mama-sa-mama-coosa”. Es sin duda uno de los elementos clave de la canción 'Wannabe Startin’ Somethin’, que abre su álbum superventas ‘Thriller’ (1984). Jackson tuvo que reconocer el 'préstamo' y llegar a un acuerdo extrajudicial. Dibango también interpuso una demanda en 2009, cuando Rhianna sampleó la canción de Jackson para su éxito 'Please Don’t Stop The Music' (2007). El rey del pop no había avisado de que justo el fragmento que había solicitado samplear la diva pop era el que había robado de Dibango. El camerunés fue reconocido como coautor en la pieza de Rihanna, que fue víctima de un malentendido propiciado por Jackson.

Una de las carecterísticas principales de la música de Dibango fue la versatilidad. Mantuvo su gancho entre el público cultivando con maestría por el jazz, el disco, el reggae, el soukous y el pop, entre otros estilos. Llegó a Marsella en 1949, siendo acogido por una familia que le cuidaba a cambio de partidas de café que mandaban sus padres desde Camerún. Disco a disco, se ganó el corazón de los franceses y en 2010 recibió el título de Caballero de la Legión de Honor. En 2008 ofreció un espléndido concierto en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, rebosante de energía a pesar de sus 75 años. Se mantuvo en los escenarios hasta su muerte, completado en 2019 una gira con Symphonic Safari, donde mezclaba jazz con musica clásica.