Cultura

'Copla', el nuevo disco de Estrella Morente que fue la última colaboración con su padre

El enorme repertorio de León, Quintero y Quiroga resucita en la voz de la granadina

Estrella Morente posa con su abuela en un patio andaluz.
Estrella Morente posa con su abuela en un patio andaluz. Bernardo Doral

Una de las frases más bonitas del músico Gustav Mahler dice que “la tradición es la transmisión del fuego y no la adoración de las cenizas”. Precisamente eso, la tradición, es lo que se respiró en el Teatro Real durante la puesta de largo de Copla, el nuevo disco de Estrella Morente, disponible en Internet a partir de la medianoche del jueves 21 de febrero (en las tiendas, el viernes 22). La ‘cantaora’ dedicó el trabajo a su abuela, presente en la sala, de quien subrayó que trabajó con Rafael Farina y Pepe Marchena. También dedicó el álbum a su madre, Aurora Carbonell, además de a su tía Victoria. “Quiero que todo el mundo sepa que Los Morente hemos sacado un disco de copla”, anunció. Después de pronunciar la frase, se levantó de la silla para acercarse a dar un beso a las suyas.

Copla es la última colaboración que realizó con su padre, Enrique Morente, fallecido en diciembre de 2010. “En este disco, no está solo su producción, sino también sus instrucciones y su teoría. Él me enseñó la importancia de escoger bien las canciones -no cantar por cantar- y que cada cosa que hago tenga un equilibro, evitando el exceso de drama”, explicó. “También me dijo que había algo que aprender de cualquier gran cantante de copla: Imperio Argentina, Concha Piquer, Juana Reina….” Un poco antes, Estrella había mencionado a leyendas más recientes como Isabel Pantoja y Rocío Jurado. “Las coplas no son cancioncitas normales, sino emociones compartidas por alguien que realmente tiene algo que contarte”, compartió, poniendo especial énfasis. “Esta es la última colaboración con mi padre, pero no es un disco que tenga connotaciones tristes, sino que está lleno de alegría y colorido”. También recordó que a él le encantaba “el sonido alegre de las bandas de música”.

El álbum está basado en el repertorio de los maestros Quintero, León y Quiroga, cuyos nombres están presentes en todas las canciones del álbum, exceptuando el cierre, Suspiros de España. Estrella Morente se atreve con los grandes clásicos del género, canciones eternas como Yo soy esa, Soledad y ¡Ay pena, penita, pena!, saliendo más que airosa con un disco clásico y emocionante en muchos momentos. Además, llega en el momento justo: el debate cultural de 2019 cruza el interés por la identidad nacional, el papel del feminismo en la cultura y un acercamiento de los millenniales a la estética coplera, gracias sobre todo al fenómeno Rosalía.

Empoderamiento femenino

Para no llamar a engaño, Estrella hizo una aclaración relevante: “Quiero subrayar que esto es un disco de copla, no de flamenco, aunque yo sea cantante de flamenco, un género por el cada día siento un mayor respeto. Es importante decirlo porque el flamenco son palabras mayores”, precisó. A lo largo de la charla, también cita con máxima reverencia a figuras como Estrellita Castro, Raquel Meller y Marifé de Triana. Tampoco olvidó a Lola Flores.

“Para mí la libertad no es hacer todo el rato lo que te da la gana, sino intentar hacer siempre lo correcto, aunque cada uno tengamos una visión distinta de en qué consiste eso” (Estrella Morente)

Quizá alguno de los lectores se haya preguntado qué tiene que ver la copla con el feminismo. Por fortuna, hay consenso en que las grandes intérpretes del género son figuras de empoderamiento, que ofrecieron a las mujeres españolas paradigmas de conducta distintos a los que presentaba una sociedad patriarcal, que apenas se cuestionaba en la primera mitad del siglo XX. Hablamos de cantantes que expresan abiertamente sus deseos, prioridades y su posición en el mundo, a pesar de que los compositores de las piezas sean hombres.

Estrella Morente definió la copla como “un género capaz de contar una novela en tres minutos”. Se alegró de que, por fin, después de la etapa franquista, “se pueda cantar copla sin represalias, sin ataduras y sin hermetismo. Casi todas las intérpretes tuvieron vidas complicadas, con bastante sufrimiento. Había presiones desde fuera y mucha competición entre ellas, algo que no tenía porque haber sido así”. En el libreto del álbum dedica cada interpretación a una o más mujeres importantes en su vida, desde familiares a compañeras, pasando por “mis comadres”. La demoledora Yo soy esa se la brinda “a todas esas mujeres que en algún momento de su vida por necesidad tuvieron que ofrecer su cuerpo”.

En la recta final de la rueda de prensa, explica su filosofía vital. “Para mí la libertad no es hacer todo el rato lo que te da la gana, sino intentar hacer siempre lo correcto, aunque cada uno tengamos una visión distinta de en qué consiste eso”. Describió las canciones escogidas como cantos “de derrota y desamor”, justo las situaciones sentimentales donde más se suele aprender.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba