Cine

El nuevo autocine de Madrid: 25.000 metros cuadrados con dos 'granaínas' al volante

Tamara Istanbul y Cristina Porta conducirán desde el próximo 24 de febrero el Autocine RACE en Madrid, un espacio similar al que eligió Danny Zucko para entregarle su anillo a Sandy en 'Grease', pero con el aliciente de contar con una amplia oferta gastronómica.

Autocines Madrid RACE disponen de 25.000 metros cuadrados
Autocines Madrid RACE disponen de 25.000 metros cuadrados RACE

De jugar en el patio del colegio a crear el autocine más grande de Europa. Tamara Istanbul (37) y Cristina Porta (38) conducirán desde el próximo 24 de febrero el Autocine RACE en Madrid, un espacio similar al que eligió Danny Zucko (John Travolta) para entregarle su anillo a Sandy (Olivia Newton-John) en Grease, pero con el aliciente de contar con una zona gastronómica en la que diversos food trucks pondrán a calentar sus fogones... y sus motores. El terreno abarca 25.000 metros cuadrados con un aforo para 350 plazas de coche y se sitúa en el llamado 'Nudo de Manoteras', un lugar con vistas a las Cuatro Torres en el distrito de Fuencarral-Chamartín que han terminado arrendando a Adif. "No ha sido fácil encontrar un terreno céntrico con las dimensiones adecuadas cuyo uso fuese compatible con un autocine y que no tuviese contaminación acústica ni lumínica", dice Porta, que creció en El Albaicín.

El terreno abarca 25.000 metros cuadrados con un aforo para 350 plazas de coche y se sitúa en el llamado 'Nudo de Manoteras'

Además de ser amigas "de toda la vida", las emprendedoras coincidieron en la Universidad de Granada, donde estudiaron Ciencias Económicas y Empresariales. "Siempre tuvimos un sueño común: el de montar nuestra propia empresa", cuentan. Después de terminar la carrera, Istambul se mudó a Australia y Cristina, a Reino Unido. "Volvimos a encontrarnos en Madrid hace cuatro años y fue entonces cuando comenzamos a pensar qué le faltaba a la capital", explican. Su pasión por la industria del ocio y la cultura desembocó en un 'momento ¡Eureka!' y, por fin, en menos de una semana abrirán las puertas del primer autocine de Madrid de carácter permanente desde 1959, cuando el Motocine Barajas cautivó a aquellos jóvenes con automóvil que ya no tenían que preocuparse de llegar antes a las salas de cine para escoger la ansiada 'fila de los mancos'. "Es el octavo en España, hay otros en Valencia, Denia, Alicante, Gijón, Ribadesella, Torrelavega y Getxo, pero el nuestro está más inspirado en la cultura de EEUU, de hecho, también tenemos un restaurante americano", apunta Porta.

Para todas las edades

Y añade que hay "leyendas urbanas" que achacan el fracaso del Motocine Barajas a las prácticas "indecorosas" que se acometían en un recinto bajo la lupa del régimen de Franco. Pero el nuevo proyecto no solo estará enfocado a jóvenes, sino a todos los públicos, un objetivo que se verá plasmado en la cartelera. "Nuestro público objetivo abarca a todas las edades, queremos ofrecer servicios tanto a estudiantes como a familias con hijos. Además habrá cine comercial, con estrenos de la semana, pero también proyectaremos clásicos", explican. Entre ellos, el musical Grease, con el que han decidido inaugurar el emplazamiento y que estará en la cartelera desde el 24 de febrero hasta el 2 de marzo.

Habrá cine comercial, con estrenos de la semana, pero también se proyectarán clásicos con 'Grease' como punto de partida

"La película va en sintonía con el concepto que tenemos de nuestro negocio. Todos la han visto, por lo que la película no va a ser el principal atractivo ese día, sino el buen ambiente. Aunque el cine es la actividad principal que se desarrolla, se trata de ofrecer una experiencia", comenta la empresaria. "España es en la actualidad uno de los países de moda en gastronomía y queremos reforzar ese aspecto", comentan las jóvenes, socias mayoritarias del proyecto junto a otros dos emprendedores. Sobre los precios, variarán de 4 euros a 8 euros por entrada dependiendo de si es fin de semana y de si el cliente es adulto, niño, estudiante, familia numerosa o si dispone de carnet joven. Además de una entrada por individuo, el coche deberá disponer de otro ticket sin coste para reservar la plaza.

Motocine Barajas

Autocines Madrid RACE es el segundo intento serio de crear un espacio de estas características en la capital. Han existido otros de menores dimensiones y tan fugaces como un amor de verano, pero la idea de levantar este recinto de forma permanente encaja con la obra que en 1959 inauguró la compañía Peninsular de Asfaltos y Construcciones, con diseño del arquitecto Fernando Chueca y del ingeniero Severino Bello: el Motocine Barajas. Según publica la Asociación Cultural 'Barajas, distrito BIC', que trabaja para potenciar y difundir el Patrimonio Histórico del distrito madrileño de Barajas, basándose en el artículo 'Motocine Barajas, sueño truncado de modernidad', de Enrique Armendáriz, el espacio tenía 40.000 metros cuadrados, con capacidad para 700 vehículos que se repartían en 13 filas. El acceso a la explanada de proyección se realizaba desde el punto en el que confluían la, por aquel entonces denominada, autopista de Barajas y el ramal de entrada al aeropuerto, en lo que en la actualidad es el final de la calle Pinos de Osuna.

Era el segundo autocine que se abría en Europa, después del que se situó a las afueras de Roma, pero solo duró ocho meses

Era el segundo autocine que se abría en Europa, después del que se situó a las afueras de Roma, y contaba con una pantalla de uralita de 40 metros de longitud y 15 metros de altura, además de dos bares para atender a la clientela. Solo duró ocho meses, desde el 18 de abril hasta el mes de noviembre de 1959. Poco tiempo pero el suficiente para cosechar "llenazos" gracias a películas como El bebé y el acorazado,La Pícara Edad, Jubal, Cenizas Bajo el Sol o El Zorro de los Océanos. El torero Luis Miguel Dominguín, uno de los invitados VIP de la época, desveló en la revista Blanco y Negro que la principal ventaja de los cines era que, según le había explicado su esposa Lucía Bosé, "las mujeres no tenían que arreglarse" y así no había peleas en el "toilette". Por suerte, 58 años después son dos jóvenes emprendedoras las que luchan por rescatar un negocio tan vintage como innovador en una ciudad que lamenta cada vez más pérdidas como la de los Cines Palafox.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba