Cultura

¿Existe un humor español? “Internet está homogeneizando todo"

Entrevista a Mery Cuesta, comisaria de la exposición 'Humor absurdo español'

¿Existe un humor español? “Internet está homogeneizando todo"
¿Existe un humor español? “Internet está homogeneizando todo"

Desde los disparates de Goya al surrealismo plebeyo de Chiquito de la Calzada, pasando por gigantes como Jardiel Poncela, Chummy Chúmez y Eugenio. Existe al menos una exposición vanguardista en nuestro país que todo el mundo somos capaces de comprender, incluso de reírnos con ella. Se titula Humor absurdo español y se puede visitar hasta el 28 de junio en El Centro de Arte 2 de Mayo de Móstoles (Madrid). La responsable es Mery Cuesta, comisaria de prestigio interesada en la cultura popular. Es autora de un potente libro sobre conflictos tecnológicos titulado La Rue del Percebe de la cultura y la niebla de la cultura digital (Connsoni, 2015). Además, se ha apoyado en asesores tan solventes -entre otros- como Joaquín Reyes para cuestiones de humor o Desirée de Fez para cine e Internet.

La primera pregunta es obligada: ¿existe realmente un humor español? “Diría que no. Al menos, no de manera clara. Puede haber algo que merezca ese nombre cuanto más te acercas al costumbrismo y al medio rural. Ahí sí puedes buscar algo parecido a una identidad nacional. El ejemplo más diáfano es José Luis Cuerda y Amanece que no es poco (1989), pero son excepciones. En la muestra he situado ese tipo de humor en un espacio que relaciono con los bares. Lo que hacen las ciudades es bastante global”, señala.

¿Cómo es posible que alguien denunciase la exhibición de un mural de Diego Rivera donde aparecía un retrato de Ramón Gómez de la Serna reconstruido a la manera cubista?

Dado el declive del campo, es lógico pensar que cada vez habrá menos humor español. “Desirée de Fez explica en el catálogo que la mayoría de humoristas nacionales ya no tienen referentes de su propio país. Se fijan más en cómicos estadounidenses y las singularidades españolas se van dispersando. Internet funciona como homegenizador del humor, a no ser que haya alguien que ponga mucho de su parte para destacar elementos locales. Es algo que ocurre incluso en el Reino Unido, donde también hay que ir deliberadamente a por lo local, como hizo la serie Little Britain con enorme éxito”, recuerda.

Mofa de las vanguardias

Resulta revelador el análisis sobre cómo se enfrentó el público español a las vanguardias. ¿Cómo es posible que alguien denunciase la exhibición de una imagen de Diego Rivera donde aparecía un retrato de Ramón Gómez de la Serna deconstruido a la manera cubista? La creciente polémica hizo que las autoridades decidieran retirarlo. “La recepción de las vanguardias en España y el rechazo a lo nuevo dan para una exposición aparte. Es una reacción muy interesante. Tan negativo fue aquello como apuntarse flipado a cualquier novedad, que es lo que hacemos ahora. Las dos posturas me parecen negativas, aunque yo tiendo a creer que es peor lo reaccionario. A comienzos de siglo, los españoles tenían miedo a lo que no entendían, a lo que les parecía extraño. Es muy triste”, destaca.

mery
mery

Dentro de lo malo, encuentra reacciones interesantes. “Una cosa que causaba mucha risa al público de comienzos del siglo XX eran los precios disparatados de las obras vanguardistas. Creo que es algo importante, incluso en la actualidad: esas cantidades absurdas que pagan los especuladores por los nombres más cotizados tienen mucho que ver con del divorcio entre el arte contemporáneo y el espectador de a pie. Hay precios que también son una mofa”, opina.

"Me parece curioso que, cuanta más gente participa en definir el consenso sobre los límites del humor, más rígido se vuelve todo", lamenta Cuesta

Otro asunto candente son los límites del humor, especialmente tras una década donde esto ha creado gran debate y algún proceso judicial. “Los límites del humor son elásticos y tienen que ver con la época Por ejemplo, el carrito de los tullidos de Manuel Summers es un tipo de humor que ahora ha desaparecido por completo. El consenso actual tiene unas tragaderas muy estrechas. Me parece curioso que, cuanta más gente participa en definir ese consenso sobre los límites del humor, más rígido se vuelve todo. Hoy decidimos entre millones de personas a través de Internet y el resultado es que siempre aparece un grupito al que algo le parece intolerable. Un día son los rubios, otro los gordos y otro los gitanos. En vez de consenso cultural, tenemos intolerancia individual”, lamenta.

Contra esta tendencia, quedan humoristas contemporáneos como Carlo Padial, representado en la exposición por un vídeo chocante. Se trata de una entrevista al director de cine Nacho Vigilando donde este juega el papel de creador narcisista, colocado y sonrojado. “Padial es un ejemplo de humor contemporáneo que no es para todos los públicos. No porque sus contenidos no puedan verlos niños, sino porque entre el público adulto también crea rechazo. Otro caso parecido son Venga Monjas. Eso conecta con la gente que denunció a Ramon Gómez de La Serna por el retrato cubista. Con Padial nunca sabes si está haciendo un discurso avanzado o super reaccionario”, subraya.

Se supone que el sentido del humor nos ayuda a ser más críticos, pero no está del todo claro. Tomemos el ejemplo de Enjuto Mojamuto, uno de los personajes emblemáticos de Joaquín Reyes. Sus historias retratan cómo la adicción a la tecnología nos convierte en frikis, pero acabamos cogiendo cariño a esa disfunción. ¿El humor fomenta la conciencia crítica o más bien la resignación? “Después de toda la investigación para esta expo, diría que más bien lo segundo. El humor te ayuda a sobrellevar la pesada carga más que a cuestionar el porqué vas cargado. Queda claro cuando se aborda la burocracia, donde es mucho más difícil encontrar un chiste combativo que uno sobre aceptar lo que nos toca”, concluye. Humor absurdo español para todos los gustos, aunque no para todos los públicos.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba