Cultura

Sergio Vila-Sanjuán: “El PSC cometió el gran error de ceder la Cultura a Esquerra”

El escritor y periodista presenta el ensayo 'Otra Cataluña' (Destino), un libro que recorre la cultura catalana en castellano desde el siglo XV hasta el presente

El escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán.
El escritor y periodista Sergio Vila-Sanjuán. Lisbeth Salas

Sergio Vila-Sanjuán es consciente de que ningún libro puede aglutinar seis siglos de ninguna disciplina sin dejarse algo por fuera. Pero si alguien era capaz de asumir el riesgo, ése sin duda era él. Y lo consiguió. Se trata de Otra Cataluña (Destino), un libro que el escritor y periodista acaba de publicar dentro de las novedades de otoño y en cuyas páginas ejecuta un recorrido a lo largo de la producción cultural catalana en castellano desde el siglo XV, pasando por los capítulos barceloneses del Quijote o la Renaixença del XIX hasta el siglo XX con su eclosión de escritores y editores.

La descripción histórica y ciudadana de ese camino permite a Sergio Vila-Sanjuán demostrar cómo se ha desarrollado durante siglos una natural convivencia del catalán y el castellano en la creación literaria. Pero Otra Cataluña explica algo mucho más importante: cómo el nacionalismo modificó esa dinámica de una cultura dual como parte de un proyecto político que comenzó en 1980 con el Pujolismo  -año que inaugura la era política de la extinta Convergència i Unió- y que ahora se resiente con la tensión y el desencuentro desatado por el soberanismo.

Este libro explica algo mucho más importante: cómo el nacionalismo de CiU modificó esa dinámica de una cultura en castellano y catalán 

Vila-Sanjuán posee una mirada que le permite contar esta historia desde distintos puntos de vista. Es periodista, dirige el suplemento Cultura/s de La Vanguardia y ha dado cuenta de la compleja dinámica editorial en libroscomo Pasando página, El síndrome de Frankfurt y Código best seller. Es, también, novelista. En 2013 ganó el Premio Nadal de Novela con Estaba en el aire, una historia que forma parte de una saga barcelonesa que retrata la ciudad desde la década de 1920 hasta la actualidad. Su entrega más reciente es El informe Casabona (Destino).

A las anteriores se suma un tercer elemento: la relación orgánica de Vila-Sanjuán con la cultura en Cataluña. Es miembro de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona y co-director del Forum Edita, un encuentro que alcanza ya cinco ediciones y cuya organización depende del Gremi d'Editors de Catalunya y la UPF Barcelona School of Management. A partir de ese conocimiento de la tradición literaria catalana, Sergio Vila-Sanjuán documenta con honestidad y claridad los rasgos principales de una cultura que, desde muy pronto, propició una naturaleza compleja hasta ahora no estudiada en su conjunto y de la que él da cuenta desde una mirada en la que confluyen el periodismo, la historia y las humanidades.

Este libro desgrana la tradición de la cultura catalana en lengua castellana que va desde el Siglo de Oro hasta el siglo XX

Otra Cataluña desgrana la tradición en lengua castellana desde el Siglo de Oro hasta el XX, a partir de poetas como Francisco de Moner y Juan Boscán, historiadores como Antonio de Capmany, filósofos como Jaime Balmes y Eugenio d´Ors, pensadores políticos como Pi y Margall o Ferrer Guardia o figuras como Federica Montseny hasta autores Carmen LaforetJaime Gil de Biedma, Joan Manuel Serrat o Eduardo Mendoza y EnriqueVila-Matas. De este amplio recorrido habla Sergio Vila-Sanjuán en esta entrevista concedida a Vozpópuli durante los primeros días de octubre.

-Su libro plantea la naturaleza dual de la cultura catalana. Su explicación muy clara, tanto que no se entiende por qué una Catalunya ha dejado de reconocer a la otra Cataluña.

-Cuando el franquismo reprime la lengua y la cultura en catalán, todo lo que no fue reprimido en Cataluña quedó bajo sospecha. Con el fin del franquismo comienza la recuperación cultural del catalán. Todo el mundo estaba de acuerdo en que aquello era un acto de justicia, una reparación que había que hacer.

-¿Y qué ocurrió entonces?

-Un sector del nacionalismo planteó que el franquismo había puesto en marcha una represión, al mismo tiempo que introduce la idea de que antes del franquismo existía una cultura homogénea en catalán. Según ellos es eso lo que debía rescatarse. Aquella mirada al pasado que no estaba fundamentada históricamente y tenía por objetivo justificar un proyecto político de homogeneización cultural.

"Ese sector del nacionalismo dice: antes del franquismo existía una cultura homogénea en catalán. Eso no es del todo cierto"

-El recorrido que traza desde el siglo XV hasta el XX contradice esa idea. Incluso en la Renaixença, la edad dorada del catalán, asegura que existió una convivencia con el castellano.

-Los grandes intelectuales de la reconstrucción cultural catalana venían del romanticismo, por eso miraban al pasado con la intención de reconstruir el pasado catalán, pero también el pasado en castellano. Tanto Piferrer como Fontanals , dos grandes figuras del romanticismo y la pre-Renaixença, miran al pasado para justificar el proyecto de futuro. Pero se trata siempre de un doble pasado.

-En su libro Qué está pasando en Cataluña (Seix Barral), Eduardo Mendoza plantea que durante el franquismo, más que una persecución hubo un repliegue del catalán al ámbito íntimo y doméstico.

-Estamos todos de acuerdo en el hecho de que el franquismo reprimió el catalán. No lo hizo al 100% pero sí en un 85%. Cuando las tropas de Franco entran en Barcelona torpedean un proyecto de la falange catalana. Entonces (Dionisio) Ridruejo y (Juan Ramón) Masoliver dicen: hemos vencido en la guerra, pero tenemos que hacerlo aceptable para el catalanismo. Los altos mandos del franquismo en Cataluña deciden no recuperar el catalanismo, porque forma parte del proyecto republicano, por lo tanto el catalán va a quedar reducido al ámbito doméstico. Quien quiera hablar catalán con su familia puede hacerlo, pero sí que se restringe el catalán en la esfera pública, en la calle, en los medios de comunicación y en la educación, donde tenía bastante peso. A partir de este dato una parte del catalanismo emerge con la idea de que antes de la guerra era todo en catalán y eso no es cierto.

"Entre la Renaixença y la Guerra Civil española, el catalán sube mucho porque había estado tres siglos sin cultivarse literariamente"

-¿El catalán seguía siendo mucho menor con respecto al castellano?

-Entre la Renaixença, que incluye el último tercio del XIX, y la Guerra Civil española, el catalán sube mucho porque había estado tres siglos sin cultivarse literariamente. Hay que tener muy claro que entre 1550 y 1850, la primera lengua de cultura en Cataluña es el castellano. A partir de 1870 hasta 1936 el catalán resurge, pero reparte sus zonas de influencia con el castellano. El catalán se convierte en la lengua de la alta cultura, sobre todo de la poesía. Es la época de oro de Sagarra,  pero también de novelistas como Narciso Oller.

-Ya lo ha dicho: no era homogéneo. ¿Por qué?

-Hay áreas en las que no tiene el mismo peso que el castellano. Por ejemplo, en el teatro popular o la cultura anarquista, que va desde Pi Margall, sigue por Ferrer Guardia y va a parar hasta Federica Montseny, que es la gran catalana de esta época. Ella es el símbolo de la militante anarquista. Es la primera mujer española que llega a ser ministra y es una novelista de gran éxito, pero todo o escribe en castellano.

-También asegura que antes de la Guerra Civil buena parte de la prensa catalana se editaba en castellano.

-Es predominante. El primer diario de los años treinta en castellano vende trescientos mil ejemplares y el primer diario en catalán, treinta mil. Antes de la Guerra Civil los dos idiomas se reparten el panorama cultural en catalán. Esto es importante y es en lo que, insisto, una parte del nacionalismo no dice la verdad.

"El primer diario de los años treinta en castellano vende trescientos mil ejemplares y el primer diario en catalán treinta mil"

-Cita usted al historiador Joan Samsó, quien propone que muchos autores que surgen en el franquismo escriben en castellano porque no les queda otro remedio.

-Eso tiene una parte de verdad y otra que no. Al ver que escribir en catalán era muy complicado, algunos escritores pasan a hacerlo en castellano, como es el caso de Juan Arbó. A Carmen Laforet o Ana María Matute les salía de una manera natural, porque ellas vienen de familias donde se habla castellano. Existe, además, un grupo de gente como es el caso de Carlos Riba, un gran poeta, y luego una generación de escritores que siguen escribiendo en catalán y que, a pesar del franquismo y de todas las dificultades, van abriéndose hueco. Ya en los años sesenta reafloran las editoriales en catalán, las revistas en catalán o la radio en catalán. Incluso durante el franquismo es un panorama lingüístico muy complejo, muy cambiante y por tanto creo que no se puede esquematizar.

-Fue el Pujolismo, según escribe, el que propone un proyecto de nacionalismo cultural que se valió de la lengua como instrumento.

-Eso algo que Jordi Pujol dijo con mucha claridad: nuestro nacionalismo no es étnico, es cultural. Por lo tanto, tiene que apuntar hacia la normalización del catalán y procurar que cubra todos los aspectos de la vida colectiva. Esto se hace sin pactar con amplios sectores de la población que son castellanoparlantes. La recuperación del catalán se hace obligatoria. La mayoría lo considera de esa forma, por lo que durante treinta años la gente no protesta. Sin embargo, llega un momento en el que el catalán ya se ha recuperado y sin embargo la cultura en castellano  sigue sin tener reconocimiento oficial.

"Jordi Pujol dijo con mucha claridad: nuestro nacionalismo no es étnico, es un nacionalismo cultural y tiene que apuntar hacia la normalización del catalán"

-Hay episodios muy claros al respecto. Uno de ellos la Feria de Frankfurt en 2007, a la que no acudió ni un solo autor que escribiera en castellano.

-El episodio de Frankfurt no se hizo bien. Aunque es lógico que fueran los escritores en catalán porque eran los más desconocidos, se podría haber buscado un mecanismo más compensatorio. Pero hay muchos más casos.

-¿Por ejemplo?

-Todos los organismos culturales que crea la Generalitat desde 1980 están dedicados exclusivamente a la promoción de la literatura en catalán: la Institución de las Letras Catalanas, el Instituto Ramon Lull o los Premios Nacionales de Cultura. Todo eso sólo se da a la creación en catalán y a la otra parte, al castellano, simplemente se le ignora es como si no existiera.

-Las galaxias de la industria editorial privada e independiente (Destino, Bruguera, Planeta y Seix Barral) permiten compensar ese desequilibro, ¿no?

-Desde 1550, la parte central de la producción editorial en Cataluña es en castellano. Ya desde el siglo XVI, los impresores ven que el castellano es su gran mercado. De hecho, la proporción de publicación que hay en 1570 entre el castellano y el catalán es como la de hoy, prácticamente.

"Desde 1550, la parte central de la producción editorial en Cataluña es en castellano. Ya desde el siglo XVI, los impresores ven que el castellano es su gran mercado"

-Es decir, las tres cuartas partes de lo que se edita.

-En todo ese tiempo se ha mantenido una proporción bastante parecida. Para los profesionales del libro el mercado español  siempre ha sido su gran mercado. Lo que ocurre y al menos ese es mi punto de vista, es que desde  el nacionalismo ha habido una posición defensiva con este tema por parte de Convergencia. En cambio, el Partido Socialista Catalán manejó mucho mejor ese tema, por lo que desde el Ayuntamiento sí se montaron muchas plataformas en las que confluían las dos literaturas. De ahí que la conclusión de mi libro plantee que en la cultura catalana las dos lenguas sean fundamentales.

-Pero, a día de hoy, parecen enfrentadas ambas lenguas.

-Desde una parte de las instituciones no se ha querido asumir una de estas tradiciones. Si tienes una institución que es territorial como la Generalitat, ésta tiene que hacerse cargo de todo lo que  se produce. Estamos en un momento en el que es necesario volver a plantear todo esto, porque la solución no ha sido buena. Ha generado descontento,  a pesar de que estas dos tradiciones culturales en Cataluña se encuentran constantemente, para empezar por el hecho de que muchos escritores son bilingües. Grandes escritores como Josep Pla o (Baltasar) Porcel cultivaron los dos idiomas. Terenci Moix escribió en las dos lenguas. Hay una relación muy tupida entre ellos, aunque en este momento la política la ha enturbiado un poco.

"Es decir hay una relación muy tupida entre los escritores, aunque en este momento la política la ha enturbiado un poco"

-¿Cuál fue entonces la vuelta de tuerca?  

-El Partido Socialista Catalán fue uno de los que creó puntos de encuentro a través del Ayuntamiento e instituciones como la Diputación, pero a partir del 2007 y 2008, el PSC se retrae y comete un gran error: ceder la consejería de cultura a un partido independentista como Esquerra Republicana per Catalunya. A partir de ese momento hay bastantes intelectuales catalanes que pasan del socialismo al independentismo. Por otra parte, la política ha enturbiado el tema. Relaciones que antes eran fáciles, ahora son más complicadas. En el tema catalán y español  hay un primer elemento que es simbólico: la aceptación de la pluralidad. España tiene que mostrar con más claridad su pluralidad cultural.

-¿A qué se refiere exactamente?

-En Madrid  no verás carteles en catalán, gallego o vasco en  instituciones del Estado como el Museo del Prado, la Biblioteca Nacional o el Palacio Real. Cuando vas a Bélgica, por ejemplo, lo encuentras todo doble.

-¿Se imagina lo que eso supondría logísticamente? Tan sólo desde el punto de vista práctico.

Yo no digo que se rotulen todos los cuadros del Museo del Prado, pero sí creo que todas esas lenguas tienen q-ue estar presentes en las grandes instituciones del Estado, porque catalanes, gallegos, vasco también pagan todo eso. Es necesaria una Ley de Lenguas que regule en España el tratamiento de cada una y que les de proyección. Es fundamental si queremos propiciar una cultura integradora. Debe hacerlo el Estado y también las autonomías. Tiene que reflejarlo en los premios, en la gestión y en la educación.

"En 2007 y 2008, el PSC comete un gran error: ceder la consejería de cultura a un partido independentista como Esquerra"

-En el pasado Foro Edita, Ricardo Cayuela, editor de PRH México, habló con preocupación de la candidatura de Barcelona como capital editorial. ¿Está de acuerdo?

-Creo que Barcelona sigue aguantando la capitalidad editorial. Los dos grandes grupos del mundo hispánico están en Barcelona, pero es verdad que el procés ha inquietado. Planeta trasladó la sede fiscal aunque mantiene la sede física. Sin duda, hay editores inquietos. Estoy seguro de que es reversible. Barcelona tiene una infraestructura, un ecosistema de editores, de traductores, de imprentas. Todo esto juega a favor. Hay que tener en cuenta Barcelona tiene una tradición hispanoamericana muy fuerte

-El Boom latinoamericano floreció en la Barcelona de los sesenta.

-El Boom latinoamericano es catalán. El libro de Xavi Ayen lo  documenta: se cuece en Barcelona a través de la editorial Seix Barral y de la agencia Carmen Balcells. Es verdad que los libros se hacen desde los distintos países americanos, pero la gente viene a Barcelona. El boom conceptualmente es una elaboración catalana y de Barcelona. Cien años antes, la ciudad ya tenía a las grandes editoriales que editaban para toda Hispanoamérica. Es una de sus señas de identidad.

"La literatura en Cataluña es un fenómeno muy potente. Por eso es interesante verla en su conjunto, no dividiéndola" 

-La publicación de este libro en este momento no es casualidad, tampoco su manifiesta vocación de claridad. ¿Qué buscaba y cuál era su punto de partida?

-He tenido tres retos. Quería hacer un libro que diera cuenta de un campo de la historia cultural de Cataluña que permanecía sin cubrir desde hacía casi más de un siglo. Lo quería explicar con la información especializada especialmente al día, recurriendo a los estudios de eruditos universitarios muy especializados. Y, por último, quería hacerlo rápido para plantearlo en el contexto del debate actual. Es imposible hacer un libro sobre seis siglos. Evidentemente dejas muchas cosas por fuera. pero quería hacer este libro con esta información, para que las personas lo leyeran ahora. Es importante. 

-¿Hay motivos para preocuparse por lo que el procés pueda afectar a la literatura y la industria editorial?

-Esta tradición se ha mantenido, independientemente de que la Generalitat no lo apoye. Y si esto ha sido así es porque goza de una inercia muy fuerte, de ahí que sea necesario explicarla. El mundo editorial barcelonés  es muy potente. La literatura catalana se ha internacionalizado en dos lenguas. La literatura catalana desde los últimos diez años tiene fenómenos internacionales en castellano como Ruiz Zafón, Javier Cercas o Vila-Matas y también en catalán a Quim Monzó, a Jaume Cabré o a Sánchez Piñol. Por eso es interesante verla en su conjunto, no dividiéndola. 

Un detalle de la portada del libro 'Otra Cataluña' (Destino)
Un detalle de la portada del libro 'Otra Cataluña' (Destino)



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba