Cultura

Así contesta el ministro de Cultura al sector: "Primero está la vida, luego el cine"

José Manuel Rodríguez Uribes no concretó medidas para frenar el impacto de la crisis sanitaria en la Cultura.

Imágenes de archivo del exdelegado del Gobierno en Madrid José Manuel Rodríguez Uribes.
Imágenes de archivo del exdelegado del Gobierno en Madrid José Manuel Rodríguez Uribes. Ricardo Rubio / Europa Press

En su comparecencia tras el Consejo de Ministros de este martes, el responsable de Cultura y Deportes, Manuel Rodríguez Uribes, ha asegurado seguir de cerca la situación del sector, no sólo por las reuniones con los representantes de distintas áreas, sino porque garantiza las vías necesarias para paliar la crisis del coronavirus pueda generar.

José Manuel Rodríguez Uribes informó haber mantenido una ronda de 6 videoconferencias con más de 30 representantes del mundo de la cultura: del ámbito de las artes escénicas, el cine, la música, el libro y los representantes sindicales del sector, así como con los responsables de bellas artes e industrias culturales. Además de enunciar dichos contactos, el responsable de Cutlura no anunció ninguna medida derivada de esos encuentros. 

Excepto la frase "no dejar a nadie atrás", que repitió de forma insistente, no hubo concreción alguna en posibles planes de inyección de dinero o acciones directas para reajustar la dinámica. Aludió a las intenciones o las acciones puntuales de reprogramación de las actividades culturales, pero no dio detalles sobre posibles ayudas, como sí lo han hecho otros países en Europa. Aseguró que no movilizado fondos específicos, pero sí generales, sin mayor detalle. 

Supeditó al criterio de "los expertos" la reanudación de la actividad escénicas y al ser consultado sobre la pertinencia de la comedia de RTVE 'Dario de la pandemia', aludió que se trata de un asunto relativo a la libertad de expresión. Parafraseando a Orson Welles, aseguró que "primero va la vida y luego el cine aunque la vida sin el cine y la cultura tiene poco sentido”. Así concluyó. 

Las cifras... reales 

La cultura es una de las capas más desguarecidas frente a las consecuencias desatadas por la crisis sanitaria del Coronavirus. Ha sido un golpe bajo. El impacto económico del aplazamiento de la Feria del Libro de Madrid y Sant Jordi, la suspensión de actividades de teatros y cines, así como de los grandes museos como el Prado, el Thysseno el Reina Sofía suponen un duro revés para la actividad del sector cultural tanto en Madrid como en el resto de España.

Hace dos semanas, la Unión de Actores y Actrices hizo público en un comunicado que la crisis generará una perdida económica de 6.853.554 euros y un 23% de despidos entre los intérpretes, debido a la crisis sanitaria desatada por el Coronavirus. El sector empeora su situación, que nunca consiguió remontar del todo los efectos económicos de la crisis de 2008.Hoy esas cifras adquieren otras proporciones. 

En un documento conjunto, 33 entidades de las artes escénicas y la música reclaman a las administraciones una batería de medidas extraordinarias que permitan afrontar los efectos del coronavirus. Se han suspendido 30.000 funciones y las pérdidas ascienden a 130 millones de pérdidas. 

Los editores, libreros y distribuidores han advertido la gravedad de su situación, que viene dada por la tipología de las empresas que integran el sector. Muchas de ellas, como la librerías, son microempresas. Ese tipo de empresarios conforma un 70% del tejido del libro y están "en riesgo de supervivencia". La paralización de la actividad podría suponer "la reducción en un tercio de la facturación del sector del libro en España, alrededor de mil millones de euros, 800 provenientes del mercado interior y 200 del mercado exterior del libro", asegura el documento. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba