Cultura Rita Maestre: "Calculamos mal el impacto y la sensibilidad de la cuestión de la Memoria Histórica"

En el barco de Manuela Carmena, ella es una las oficialas más importantes. A sus 28 años es la portavoz del Ayuntamiento, se trata de Rita Maestre.

Tiene 28 años. Los cumplió hace algo más de un mes, por eso las guirnaldas de pasacalle permanecen todavía colgadas en una esquina de su despacho. A las cinco y media de una tarde con 35 grados, Rita Maestre atraviesa la puerta. Tiene la cara lavada; viste unos vaqueros y zapatillas. La portavoz del Ayuntamiento de Madrid e integrante de Ahora Madrid acude puntual a una entrevista que tiene lugar cuando faltan apenas quince días para las elecciones y las encuestas dan a Podemos como la fuerza política que se come definitivamente al PSOE.

Hija de una familia de clase media, ríe cuando se le pregunta su fue educada en un ambiente conservador, acaso pequeñoburgués. “Como mi madre lea eso me da un guantazo”, dice entre risas.

La polémica le pisa los talones a Rita Maestre. La oposición pide su cabeza después de la sentencia que la obliga a pagar una multa por "delito contra los sentimientos religiosos". El asunto ocurrió 2011, cuando la portavoz municipal tenía 21 años y no pensaba todavía en dedicarse a política como profesión. En esos días, Maestre invadió la zona del altar de la capilla de la Universidad Complutense junto a otras activistas feministas en una protesta. Algunas llevaban el torso descubierto, al modo Femen; Maestre en cambio permaneció en sujetador y gritó junto a las demás consignas contra la Iglesia. Sobre ese tema, Maestre se planta: no dejará el cargo por defender la libertad de expresión y "la equidad de las instituciones en un Estado laico". Hija de una familia de clase media, ríe cuando se le pregunta si fue educada en un ambiente conservador. "Como mi madre lea eso me da un guantazo", dice.

Maestre se expresa con un lenguaje técnico, específico, a veces demasiado higiénico. De hecho hay algo celíaco en esta conversación, por lo de no entrar en harina y pasar de puntitas por el meollo de muchas polémicas que quedan rebajadas por la corrección. Y se pregunta quien escucha a Rita Maestre si hay algo electoral en todo esto. Inteligente y hábil al momento de darle la vuelta a las preguntas incómodas, Maestre habla como si llevara décadas como portavoz político, cuando en verdad hace apenas cinco años formaba parte del 15M. En una escala de lo políticamente correcto, esta entrevista a Rita Maestre sumaría todas las papeletas para el diez. Con un traje de neopreno -por aquello de no mojarse- Maestre elige muy bien sus palabras, como si fuera capaz de ver las comillas de titular sobrevolar sobre todo cuanto dice. Si tan comedida luce esta joven mujer graduada en Ciencias Políticas y entrenada en el activismo político, ¿por qué las ampollas de los últimos meses? Que sea la propia Maestre quien conteste  -o no- a esa y a otras preguntas.

-28 años, activista, cosecha 15M ¿qué hace una mujer como usted en una estructura política tradicional? 

-No soy el único caso. Eso tiene que ver con el cambio político que hay en nuestro país. Un movimiento masivo como el 15M puso en la agenda temas fundamentales: instituciones que trabajaran para la gente y para garantizar derechos sociales. Después de aquello, una parte de quienes integrábamos aquel movimiento, llegamos a la conclusión de que el cambio debía llegar también a las instituciones. Por eso nació Podemos y Ahora Podemos. Ese cambio de la calle, el que había nacido en las calles, tomó una dirección institucional. No fue una decisión mía, es algo que forma parte de una reflexión colectiva más amplia.

-Ha transcurrido un año desde las elecciones que llevaron a Ahora Madrid al poder. ¿Qué aciertos y qué errores ha cometido Ahora Podemos en el Ayuntamiento de Madrid?

-Este, como cualquier gobierno, es imperfecto. Nos quedan muchas cosas por hacer pero en un año hemos demostrado algunas cosas que son realidades hoy. Apartamos aquel mantra de que las políticas de recortes era lo único que se podía hacer. Cuando gobiernas eliges prioridades e implementas políticas públicas. En Madrid lo hemos hecho. La primera: que el dinero público se dirija a paliar las urgencias sociales.

"Este, como cualquier gobierno, es imperfecto. Nos quedan muchas cosas por hacer pero en un año hemos demostrado algunas cosas que son realidades hoy"

-¿Cuáles de todas? ¿Qué son urgencias sociales para ustedes? La basura lo es, por ejemplo. La oposición señala que el asunto va de mal en peor. ¿Cuáles son vuestras prioridades y acciones concretas?

-Tenemos muchas líneas de trabajo, la limpieza es una de ellas. Es un tema complejo y la oposición lo sabe. Los contratos blindados que dejó la administración anterior redujeron el presupuesto. Obviamente, se limpia menos y se limpia peor porque hay menos dinero para hacerlo. En ese sentido tenemos las manos atadas. Pero hemos hecho una negociación con las empresas y unas campañas específicas que si bien no dejan la ciudad todo lo limpia que quisiéramos, ha reducido la suciedad. Hay datos objetivos con los cuales medir eso, por ejemplo, las quejas de los ciudadanos se han reducido.

-La oposición asegura que Manuela Carmena gobierna a golpe de ocurrencias y sin coordinación con sus concejales, desde la programación infantil hasta las medidas contra la polución. 

-El hecho de que la oposición lo perciba así no quiere decir que así sea. Las encuestas demuestran que la valoración de la alcaldesa es muy buena. Los temas sobre la gestión cultural y la programación es otro asunto. Lo que se ha hecho en la Alcaldía tanto en la programación cultural como en deportes ha sido ampliar las opciones en ambas áreas. Celia Mayer ha hecho un esfuerzo por ampliar los espacios en donde la cultura se produce, ampliarlo más de los 21 distritos, más allá de la almendra y eso también se ha hecho con los deportes. 

-¿Se ha dado carpetazo final a Chamartín? ¿O acaso tras las elecciones se retomará el proyecto?

-El pleno del Ayuntamiento de Madrid votó por mayoría vetar la operación Chamartín. Durante 23 años las instituciones implicadas en ese proyecto (Ayuntamiento, Comunidad y Gobierno) pertenecían a un mismo partido y no consiguieron sin embargo ponerse de acuerdo para sacar adelante el desarrollo Norte de la ciudad de Madrid. Ese plan estaba diseñado al calor del crecimiento de la burbuja inmobiliaria, un modelo que nos ha dejado nefastas consecuencias a todos gracias a la construcción desorbitada de casas y la cada vez mayor erosión del derecho a la vivienda, hasta el punto de dejar el país llenos de casas vacías y de familia que no tienen dónde vivir. Ese modelo ha sido en absoluto un fracaso. Por lo tanto, es un proyecto concebido sobre un modelo que consideramos nocivo y que no queremos reproducir en la ciudad de Madrid. Por eso nosotros hemos votado en el pleno, por mayoría, detener la operación Chamartín. Eso no tiene marcha atrás. Lo que tendríamos que hacer es ponernos de acuerdo en un plan más realista, razonable, urbanísticamente sostenible y que no esté guiado solo por el interés especulativo de la venta y la construcción de vivienda.

"El pleno del Ayuntamiento de Madrid votó por Mayoría vetar el proyecto Chamartín. Eso no tiene vuelta atrás"

-Se les acusa de sectarismo y de ideologizar la gestión. Desde los episodios polémicos de Celia Mayer hasta la más reciente la destitución del director del Teatro Español, Juan Carlos Pérez de la Fuente, elegido por concurso público.

-Si la pregunta es si el equipo del Ayuntamiento tiene valores políticos, pues la respuesta es sí. Este equipo de gobierno, como los anteriores y como los otros que existen, ya sea el de la Comunidad de Madrid o el mismo gobierno de España, tiene afinidades políticas y valores que quiere tratar de implantar y que son las de medio millón de personas que nos ha votado y que junto con los del PSOE representan a la mayoría de los madrileños. En cuanto al cambio del director del teatro Español, la medida se ha producido por una serie de desavenencias en la gestión cultural, recuerde que esa persona había sido elegida en un concurso de méritos en el cual tuvo la tercera puntuación, es decir el último el que menos votos consiguió, y fue Ana Botella quien lo eligió para ejercer su cargo.

-Esa no es la versión de Pérez de la Fuente. 

-Eso es comprobable. Había tres candidatos, él sacó la menor votación y fue elegido por Ana Botella. Eso ocurrió así. Este cambio, como todos los que ha hecho el Ayuntamiento, buscan justamente desideologizar la estructura administrativa. La afinidad política había sido la forma de ascenso. Hay un número desproporcionado de cargos de libre designación muy superior, por ejemplo, a los que existen en la administración del Estado. Nosotros hemos hecho un esfuerzo por reforzar el papel funcionarial en la administración y reducir la parte política. Y eso también es comprobable

-Si es así, ¿por qué el Ayuntamiento mantiene algo como Madrid Destino?

-La fusión de varias empresas para crear Madrid Destino estuvo ligada a distintas polémicas y también a los problemas de liquidez que tenía entonces el ayuntamiento. Es algo que estamos tratando de reconducir.

-Sobre la memoria histórica. ¿Qué fue exactamente lo que pasó?

-La Ley de Memoria histórica no se aplicaba en la ciudad de Madrid desde que fue aprobada en 2007, cuando se trata además de algo obligatorio. El Ayuntamiento tiene como deber aplicar las leyes estatales y así lo ha hecho con la de Memoria Histórica, cosa que no hizo el PP en todos eso años. Independientemente de nuestros valores, aplicamos la Ley de Memoria Histórica.

"Calculamos mal el impacto y la sensibilidad de la cuestión de la memoria histórica y tomamos decisiones muy rápidamente"

-Con no pocos reveses, valga decir. 

-Calculamos mal el impacto y la sensibilidad de la cuestión de la Memoria Histórica y tomamos decisiones muy rápidamente, con una cierta urgencia también porque desde las asociaciones que trabajaban en el tema había algunas exigencias para que esa Ley y al fin se cumpliera en Madrid. En ese sentido, sí, se cometieron algunos errores. Justamente por esos errores se decidió que no fuera solo una competencia del equipo de gobierno sino que compartiera una fórmula más amplia que tomara en cuenta la posición de los demás grupos políticos. Cada formación eligió a una serie de vocales, que son los que integran esa comisión. Será esta finalmente la que aplicará la Ley de la Memoria Histórica en Madrid.

-A diferencia de Mayer, a la que no ha destituido pero sí apartado e incluso le ha quitado competencias, Carmena tiene con usted una relación de apoyo manifiesta. Lo demostró cuando la imputación por delito contra los sentimientos religiosos. Le tiene en altísima estima

-Eso no puedo afirmarlo. Tenemos una muy buena relación en el equipo de gobierno. Un trato muy cercano y humano entre los concejales. También con la alcaldesa, que así como ejerce su autoridad, también escucha. Yo y todos nos hemos sentido apoyados por la alcaldesa y espero que ella se sienta apoyada por nosotros.

-En 2015 aseguró que si recibía una sentencia contraria por los episodios de Somosaguas consideraría dejar el cargo; en 2016, aseguró que no se pronunciaría al respecto. ¿Entonces?

-Lo que siempre he dicho sobre este tema, y he sido honesta, es que tenía que evaluarlo y discutirlo con mis compañeros de gobierno y eso fue lo que hice. Yo sigo defendiendo el derecho a la libertad de expresión y a la protesta pacífica, así como defiendo la equidad en las instituciones dentro de un Estado aconfesional. Esa defensa no tiene ninguna relación con mi cargo como portavoz.

-Insisto: ¿Se siente interpelada? ¿Debe responder usted políticamente a ello?

-Yo ya he respondido. No he esquivado una sola pregunta sobre este tema. He dicho siempre lo mismo porque es en lo que creo: en la defensa del derecho de manifestación y de expresión y defensa de la laicidad del Estado.

"Defiendo la equidad en las instituciones dentro de un Estado aconfesional. Esa defensa no tiene ninguna relación con mi cargo como portavoz"

-En su generación existe una sensación de agravio, de que la historia y el progreso os debe algo. ¿Por qué?

-Habla de la sensación de agravio de mi generación, pero creo más bien que hay una sensación general de agravio en el país. No es solo generacional. Aunque es verdad que tiene una declinación generacional, vivíamos en un país en el que existía un pacto por el que se regulaban derechos y deberes. Un pacto en el que las personas, a cambio de los deberes que hacían, recibían derechos. Eso fue así hasta que, como consecuencia de una crisis que esa población no provocó, y que siguió cumpliendo con sus deberes dejó de recibir sus derechos, de ahí el agravio. Mis padres y mis abuelos sentían que habían cumplido y habían hecho lo que se supone que tenían que hacer, y se encuentran ahora con un país en el que se expulsa a la gente de sus casa, que los salarios han bajado con respecto a otros años, que las tasas de pobreza y de expulsión del país son mayores. Esa es al sensación de agravio que tiene una buena parte de los españoles y que se hace todavía más fuerte en clave generacional, porque mi generación tuvo mejores oportunidades para crecer, formarse y desarrollarse y sin embargo lo que se ha encontrado es que casi un millón de personas se han ido de España en cinco años porque aquí no tenían forma de desarrollar una vida digna.

-Las reivindicaciones de género de las mujeres de Podemos y Ahora Madrid está teñido de una cierta acritud. ¿Por qué las mujeres de Podemos están siempre enfadadas?

-Bueno, la verdad es que hay motivos para estar enfadadas. Aunque no siento que sea mi caso, pues yo me considero una persona bastante tranquila y optimista y sonriente pero creo que hay razones de sobra para estar enfadada teniendo en cuenta la brecha salarial, el nivel de asesinatos machistas y las enormes desigualdades de género con un techo de cristal que nos impide mejoras laborales, además de la imposibilidad de la conciliación de la vida familiar y laboral. Existen de sobra motivos para estar enfadadas y para que ese enfado sirva para trabajar y cambiar las cosas. Identificar la desigualdad y luchar por los derechos para cambiarla.

-Faltan dos semanas para las elecciones. Las encuestas dan números a favor. ¿Podemos se ve ganador el 26J?

-Y creo que la campaña va muy bien. Estamos consiguiendo no entrar en la dinámica del fango, los insultos, las injurias y del enfado y del cabreo con la que otras fuerzas quieren cambiar la campaña. Nuestra estrategia es la alegría y la ilusión que nos puso en marcha hace cinco años. Todo acompañado con las propuestas e incluso con memoria económica para que satisfaga los deseos de la mayoría de la gente y eso la gente lo ve.

"Soy lo más franca y abierta que puedo. Soy una joven que se parece bastante a lo que ha vivido la mayor parte de su generación"

-¿Rita Maestre es una podemita radical?

-Soy lo más franca y abierta que puedo. Soy una joven que se parece bastante a lo que ha vivido la mayor parte de su generación y una persona que en un momento dado decidió participar para que cambien las cosas y para que la vida menos digna que nos ha tocado con respecto a la de nuestros padres y abuelos se convirtiera en una con mayores derechos. Yo no he llegado aquí como un meteorito, he llegado con gente que se parece a mí y piensa lo mismo que yo.

-¿Por qué levanta entonces tanta polémica?

-No lo sé, quizá precisamente porque soy la cara visible de ese cambio. Pero yo no estoy aquí por ser Rita, sino por ser miembro de un cambio político que empezó hace cinco años.

-¿Tiene algún reproche que hacer a Podemos y a sus figuras principales: Pablo iglesias, Íñigo Errejón, Bescansa... Incluso Ada Colau? ¿Tiene diferencias con ellos?

-Diferencias hay siempre, es algo bueno porque permite conversar y mejorar. Pero me parecería triste si no fuera así. Estoy muy contenta de formar parte de un proyecto como Podemos y Ahora Madrid, que ha cambiado la historia de la democracia de este país. Hemos hecho historia en muy poco tiempo. Y lo digo con humildad.

-¿No le parece que Podemos tiene una estructura machista?

-No. Lo que ocurre es que como todos los fundadores son hombres, existe esa percepción o una sensación más machista de lo que es. Podemos es un espacio amable para la política y donde la conciencia de género es elevada y se cuidan las formas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba