Cine

Así es el último rodaje de Álex de la Iglesia: "Si perdemos el móvil estamos hundidos"

'Vozpópuli' se cuela en los platós donde el director graba 'Perfectos desconocidos', la adaptación de una comedia italiana en la que un grupo de amigos "juega" a compartir los teléfonos mientras cena.

El rodaje de 'Perfectos desconocidos' se prolongará durante siete semanas.
El rodaje de 'Perfectos desconocidos' se prolongará durante siete semanas. Mediaset

"Pim, pam, pum, bocadillo de atún". Estamos en uno de los platós de la compañía de producción VAV, en Leganés, donde Álex de la Iglesia está viviendo con intensidad el rodaje de Perfectos desconocidos, y con esta consigna, la del atún, Belén Rueda, Eduard Fernández, Pepón Nieto, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Dafne Fernández y Eduardo Noriega ya saben que toca meterse en el papel: son un grupo de amigos alrededor de una mesa, han quedado para cenar como tantas otras veces hasta que, de pronto, surge la idea de jugar a dejar los teléfonos móviles al alcance de todos. Llamadas, SMS, Whatsapps, notificaciones de Instagram o Facebook... Su vida entera intervenida al instante por quienes comparten mantel y, por Vozpópuli, que se ha colado en los ensayos.

Con El Bar aún sin estrenar, prevista para el 24 de marzo de 2017, el director nacido en Bilbao (El día de la bestia, Las brujas de Zugarramurdi) ya está metido en harina y, en esta ocasión, la culpa la tiene el consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, que le hizo llegar directamente el guión de Perfetti Sconosciuti, una comedia italiana que destacó sobre las docenas de propuestas que asegura recibir el cineasta. "Recibo un guión como recibo docenas y este es de los pocos que en cuanto lo leo digo 'hay que hacerlo', es espléndido, es un remake de una película italiana que yo no había visto. Jorge Guerricaechevarría y yo hemos hecho la labor de adaptar un guion soberbio que se desarrolla en un contexto claramente italiano al mundo de un Madrid burgués del centro", nos explica De la Iglesia tras haber repetido una misma escena siete veces. "¡Levanta el plato con energía!", "Mírala más", insistía minutos antes a los actores, que estarán bajo sus órdenes durante siete semanas. "Es una de las películas más complicadas que he hecho a nivel de racord [continuidad entre escenas], no hay que olvidar que las cosas ocurren en una cena, y eso te provoca rodar siete tomas para que se hable en el momento adecuado sin dejar de comer. Es curioso como las pequeñas cosas se convierten en grandes dramas cinematográficos", reconoce.

Ni siquiera recordamos el teléfono propio o el de nuestra madre"

Con la vehemencia que le caracteriza al hablar, el director vasco reflexiona sobre la irrupción de la tecnología y las redes sociales en nuestras vidas, mezclando las historias que se encierran detrás de los personajes con la suya propia. "Es una comedia con un cierto estilo satírico, aunque no para los protagonistas, que lo viven intensamente. Nos movemos en un mundo en el ya no somos nosotros solos, sino que somos nosotros y el móvil", dice. "Estamos generando un cambio de conducta radical a todos los niveles. ¿Qué ocurriría si dejo ese objeto preciado, que ya es tan importante como un brazo o una pierna, y lo comparto con todos? Como dice el mismo guion, el móvil no es solo un aparato, sino que es parte de nuestra alma, parte de nuestra cabeza que nosotros desconocemos, es casi casi el inconsciente", opina De la Iglesia, a quien este proyecto le recuerda "salvando las distancias" a Un Dios Salvaje, la última de Roman Polanski.

Preocupado a lo 'Black Mirror'

La preocupación sobre cómo la tecnología afecta a nuestras vidas, sacando incluso lo peor de nosotros, se hace patente el Perfectos desconocidos tal y como ocurre en otros proyectos de éxito como la serie Black Mirror. "Todo iría bien si el teléfono lo tuviéramos en la cabeza. Ahora vivimos en ese extraño momento de transición en el que el móvil sigue siendo un objeto y sin embargo para nosotros ya no lo es, cualquiera de nosotros lo pierde y está hundido, ni siquiera recordamos el teléfono propio o el de nuestra madre", apunta. "Hace diez años teníamos un entorno social que incluía relaciones con cincuenta personas como mucho y ahora todos tenemos relaciones constantes con entre cien y quinientas personas. ¡No puedo estar contestando a todo el mundo!", ejemplifica.

Y esta angustia generalizada la ha trasladado dentro de cuatro paredes. No es la primera vez que el cineasta rueda en entornos cerrados. Ya lo hizo en 800 balas y La comunidad porque, según cuenta, dramáticamente le resulta mucho mas atractivo. "No es un problema de formato, sino de cuáles son las relaciones entre los personajes... Se van a notar más las tensiones si estás encerrado en un espacio, un espacio que acabas convirtiendo en un mundo", comenta.

No sé hacer un encargo, tengo que disfrutar con lo que hago"

Por otro lado, al tratarse de una adaptación, la cinta supone un "reto cinematográfico" para De la Iglesia. "Es una labor de defender las ideas de otro, que las defiendes casi con mas  hincapié que las propias porque las propias son tuyas y no las respetas tanto, pero cuando estás trabajando con el material de otro, eres mas estricto y exigente", asegura. Y añade que, por otro lado, desde el primer momento la película es suya: "No sé hacer un encargo, tengo que disfrutar con lo que estoy haciendo".

En el país trasalpino fue dirigida por Paolo Genovese convirtiéndose inesperadamente en la segunda película más vista de 2016 y recaudando más de 15 millones de euros en su semana de estreno. "Su manera de interpretar el guión es atractiva y ha funcionado, pero adoptan una posición fría con respecto a los personajes. A mí me gustaría que espectador, cuando está viendo la película, sintiese que está cenando", considera. La versión española, que es una producción de Telecinco Cinema, Pokeepsie Films y Nadie es Perfecto -con la participación de Mediaset España y Movistar + y la posterior distribución de Universal Pictures International Spain- supone el reencuentro de Mediaset con Álex de la Iglesia desde Los Crímenes de Oxford. "Perfectos desconocidos es el ideal al que aspiramos en Telecinco Cinema porque lo tiene todo: un director con quien llevábamos muchísimo tiempo queriendo volver a trabajar, un reparto de lujo y un concepto brutal. A estos elementos añadiremos la promoción cuando la estrenemos", adelanta Ghislain Barrois, consejero delegado en la productora. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba