Cultura

José Guirao recibe la cartera de cultura de manos de Màxim Huerta

José Guirao recibe la cartera de cultura de manos de Màxim Huerta
José Guirao recibe la cartera de cultura de manos de Màxim Huerta Karina Sanz

Por aquello de "pasar página", Màxim Huerta le ha regalado un libro a su sucesor en el cargo: Paraíso inhabitado, deAna María Matute. José Guirao le ha dado en cambio las gracias por haber tenido "la generosidad de renunciar al cargo". Así ha recibido la cartera de Cultura y Deportes José Guirao de manos del dimitido Màxim Huerta, quien ha dado por finiquitada la breve carrera ministerial y pasa el testigo -tras su aparatosa salida por fraude fiscal- al ex director del Reina Sofía. En una fórmula un tanto empalagosa -y tieso como un maniquí-, Màxim le deseó a Guirao suerte en ese "bello lugar" que es la cultura. Sí, "bello lugar". 

En el acto estaban presentes la ministra de educación, Isabel Celáa, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. También Carmen Alborch, la ex ministra socialista que encomendó a José Guirao la tarea de dirigir el museo Reina Sofía ,en 1994. En sus brevísimas palabras como nuevo ministro de Cultura y Deporte, José Guirao dijo ser un hombre de la "vieja guardia", que sólo entiende la cultura como un proceso de "suma" creada por estratos. "La innovación sin alma no nos conduce a ninguna parte", dijo para subrayar  su posición de mejorar la situación de las Humanidades en la educación, sin menospreciar jamás la cultura contemporánea, donde se ha desarrollado buena parte de su trabajo.

"La cultura tiene dos vertientes fundamentales: la identidad, siempre que que no se la manosee mucho y el patrimonio histórico -sentenció Guirao-. Menos mal que está la ministra de Hacienda aquí. Todas las ciudades sin playa en las que hay monumentos, patrimonio, auditorios. Eso también genera dinero", aseguró José Guirao, no sin ironía y rodeado de los principales representantes de Cultura: el director del Instituto Cervantes, Juan Manuel Bonet; el director del Museo del Prado, Miguel Falomir; el Secretario de estado de Cultura y Educación, Fernando Benzo;el ex director del Cervantes y ex ministro de Cultura, César Antonio Molina, así como  Manuel Borja Villel, director del Reina Sofía. 

Guirao llega al despacho de Cultura arropado por su hoja de servicios y por el respeto del sector, que ha reconocido su trabajo y alabado su perfil experto frente al  extravagante Màxim Huerta, que no las tuvo consigo hace ocho días ni esta semana, cuando se vio obligado a dimitir por defraudar más de 200.000 euros a Hacienda entre 2006 y 2008.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba