Javier Gutiérrez lleva en la televisión española muchos años y poco a poco se ha convertido en uno de los rostros más relevantes de la pequeña pantalla, el cine y el teatro. Sus personajes han sido, en muchas ocasiones, "bastante cabronazos", y con los años el actor ha dado un salto cualitativo que le ha llevado a interpretar roles tan complejos como el de su última película, 'Hogar', que ya se puede ver en Netflix.

Es viernes, festivo, pero todo el mundo está en casa y Gutiérrez ha sacado un hueco para hablar con 'Vozpópuli' de su trayectoria, pero también para poner los puntos sobre las 'íes' en cuanto a gestión política se refiere. El actor estrena un thriller en el que su personaje "es un sociópata, un auténtico psicópata", dice.

El pasado día 25 de marzo se estrenó en la plataforma de streaming 'Hogar', una cinta que coprotagoniza junto a Mario Casas en la que el actor da vida a un publicista de éxito que "roza los 50", cae a lo más profundo y decide "tomar la venganza por su mano" tras ser "ninguneado y humillado".

Gutiérrez asegura que esta película sigue la senda actual marcada también por otras como 'Parásitos' –que ganó el premio Oscar a mejor película, y 'El hoyo', la ópera prima de Galder Gaztelu-Urrutia, protagonizada por Iván Massagué, en las que se hace una cruda y férrea crítica al sistema y al capitalismo.

Javier Gutiérrez en 'Hogar'

"Lo que le preocupa y ocupa a los cineastas de diferentes países y latitudes tiene que ver con el egoísmo atroz, el materialismo, el capitalismo salvaje, el consumismo sin límites, el aparentar, el ser más que el otro, todo en una sociedad en la que se exige al individuo tener mejor casa, mejor coche, vestir mejor...", afirma Gutiérrez.

"Es una guerra sin límites por aparentar y por olvidar que existe el otro, el egoísmo llevado a sus últimas consecuencias", añade.

Javier Gutiérrez nació en Luanco (Asturias) y cuando era un niño se mudó a Ferrol (Galicia). Llegó a Madrid con 18 años y entró en la Escuela de arte teatral de Ángel Gutiérrez y precisamente en las tablas fraguó su carrera. Desde entonces "nunca" ha dejado de trabajar, pero hasta que cumplió los 30 no había aparecido ni en la televisión ni en el cine.

Hay algo que recalca durante toda la conversación: es "un privilegiado". "No todo el mundo que se dedica a mi oficio puede gozar del privilegio de no haber dejado de trabajar", asegura para reconocer que, aunque "hay una porción de la tarta que es la suerte" que a él le ha acompañado, ha "dejado de lado" otras cosas de su vida.

He restado mucho tiempo a mi vida personal (...) He llegado a trabajar de manera compulsiva porque no sabes cuándo va a dejar de sonar el teléfono"

Hay personajes que desaparecen de una serie entre una temporada y otra porque salen otros proyectos, sin embargo, Gutiérrez ha compaginado, en ocasiones, lo imposible. "Tengo mucho amor y pasión por mi oficio, pero también he restado mucho tiempo a mi vida personal. Siento que he dedicado muchas horas al trabajo y he descuidado otras cosas, pero no me arrepiento", dice.

El actor asegura que esa ha sido su "elección de vida" y lo ha hecho "de manera consciente". "No es que la vida me haya pasado por encima", señala. No obstante, ahora trata de "equilibrar ese desequilibrio". "Cuando pasan los años y uno es padre prioriza otras cosas. Ahora quizá le dé más importancia a pasar más tiempo con mi hijo", cuenta.

Así, el actor reconoce que tiene alguna que otra similitud con su personaje en 'Hogar'. También ha "perdido el control" de su día a día "muchísimas veces", y detrás también estaba acechando "el miedo".

Ha "perdido el control" de su día a día "muchísimas veces", pero detrás también estaba acechando "el miedo"

Ha llegado a trabajar "de manera compulsiva" porque nunca se sabe "cuándo va a dejar de sonar el teléfono". "Siempre tenemos esa duda, uno no sabe bien por qué le llaman para ciertos proyectos, pero tampoco sabe por qué dejan de hacerlo", asevera.

"Sabes que siempre por detrás va a haber gente que pisa el acelerador mucho más que tú, gente con más talento, que se mueve por un físico diferente, más guapo que tú, con más carisma… En la vida del actor siempre hay miedo y en mi vida ha estado muy presente", reconoce.

Lo "políticamente incorrecto"

Las primeras veces que apareció en la pequeña pantalla fue gracias a 'Josico' de 'Los Serrano' o a Saturno García, en 'Águila roja'. Con este último, muchos le encasillaron, pensaron que no se iba a "quitar el cartel de actor de comedia durante mucho tiempo, pero en 2014 hubo un salto cualitativo en su carrera con 'La isla mínima'.

"Tras 'La isla mínima' comenzaron a llegar proyectos que tenían que ver con el drama, con el thriller, trabajos más serios y personajes más potentes", indica quien se llevó el Goya a mejor actor por ese papel, uno de los diez 'cabezones' que ganó la cinta de Alberto Rodríguez. Tres años después, volvió a ganarlo gracias a 'El autor', de Manuel Martín Cuenca.

En televisión asegura que no ha hecho "tantas series", sino que éstas "han funcionado durante mucho tiempo", como ahora, que 'Estoy vivo' ha firmado su cuarta temporada y 'Vergüenza' acaba de estrenar la tercera. Sobre esta última apunta que "se fraguó hace más de diez años", pero que estuvo "pululando por cajones de televisión". "Nunca se había hecho una ficción de capítulos de 30 minutos tan irreverente y tan políticamente incorrecta".

Ese también fue el caso de la película 'Campeones'. Se hizo con tres premios Goya, entre ellos el de mejor filme de 2018 y ha recaudado más de 20 millones en taquilla, pero no fue acogida de primeras. "El cine es un negocio y muchos quieren ir a caballo ganador, a asaltar la taquilla antes de apostar por una buena película", asegura Gutiérrez.

Sin embargo, continúa, 'Campeones' ha sido la película de su "vida". "Tengo un hijo con discapacidad y una película sobre el mundo de la discapacidad con ese tono irónico, de humor, de comedia y de sensibilidad y dirigida por alguien como Javier Fesser, con ese atrevimiento…", recuerda.

Rechazó 'La casa de papel' por 'Campeones'

Al elegir 'Campeones' tuvo que dar un portazo a otro proyecto que ahora es una de las ficciones más relevantes del mundo. A Javier Gutiérrez le llamaron para ser 'El profesor' de 'La casa de papel', un personaje al que finalmente ha dado vida Álvaro Morte.

"Después de leer dos guiones de la serie, renunciar a algo de tanta calidad y a un personaje de tanta enjundia… a uno también le vienen sus conflictos y le pesa a toro pasado, pero una carrera se forja en las elecciones y los rechazos y en ese momento no había tiempo material para hacer los dos proyectos", señala.

"Yo ya me había comprometido con Fesser, aunque creo que si me volviesen a dar a elegir volvería a escoger 'Campeones', va más allá de lo profesional, va a marcar mi vida y la de mi hijo", añade alguien que siente total devoción por 'El padrino' y Marlon Brando, Al Pacino y Robert De Niro, así como por el neorrealismo italiano de la lucha de clases vista desde la comedia en 'Miracolo a Milano'.