Cultura

Cinco pruebas que demuestran que Pedro Sánchez no es un comprador asiduo de libros

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, visitó la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid, donde ha adquirido alguna de las novedades editoriales, ¿pero cuáles?

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha dado un baño de libros y "selfies" durante su visita a la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid.
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha dado un baño de libros y "selfies" durante su visita a la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid. EFE

Estamos en campaña electoral, otra vez. Una cierta sensación de déjà vu se apodera de quienes ven al candidato del PSOE y secretario general de la formación socialista Pedro Sánchez avanzar por el Paseo de Coches del Retiro para visitar la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid.La edición pasada del encuentro estuvo dominada por políticos en campaña, por el hecho excepcional que se desprende de su presencia ahí. ¿Tan poco acuden los políticos a las librerías como para tener que hacerse fotografiar cuando compran un libro? Habría que decir, en descargo de algunos otros políticos, que personajes como Andrea Levy y Eduardo Madina parecen tener la lectura algo más incorporada a su día a día. 

Pasadas las once de la mañana de este martes, el dirigente socialista hizo su aparición en la Feria junto a su mujer, Begoña Gómez. Sánchez aprovechó para colocar su mensaje electoral entre estudiantes, libreros, editores, transeúntes, corredores, curiosos y demás paseantes. No faltaron selfies, tampoco algunos libro..s. ¿Qué compró Sánchez? Pues a decir verdad, la selección que se llevó muestra una bitácora bastante extraña de lecturas en un hombre de actividad política (no se llevó ni un solo libro de humanidades). Decididos a darle una vuelta al gesto de Pedro Sánchez -muy amigo de guiños de última hora hacia la cultura-, en Vozpópuli enumeramos cinco razones que demuestras que el socialista no es un comprador asiduo de libros. Y no nos aventuramos a decir que no lee porque, quién sabe, a lo mejor aquellos que suele leer los saca de la biblioteca del Congreso de los Diputados. La verdad es que no anda muy puesto el candidato a la presidencia por el PSOE en los últimos desembarcos editoriales. 

  • Compró todos los bestsellers... de hace dos años. El socialista arrancó su ruta comprando la novela negra Galveston, del guionista de True Detective  Nick Pizzolato, yLa amiga estupenda, de Elena Ferrante. Ambos libros fueron acogidos como novedades exquisitas... ¡pero en otoño de 2014! El retraso en sí mismo no supondría nada. Todos tenemos derecho a a leer cuando se nos venga en gana. Pero la coincidencia es sospchosa, porque tanto Salamandra  comco Lumen sacaron a Galveston y Ferrante al mismo tiempo. Fue justo en ese años cuando Lumen publicó La niña perdida, el volumen que cierra la saga de Elena Ferrante, una serie que empezó con La amiga estupenday cuenta la historia de una amistad entre dos mujeres que nace en la ciudad de Nápoles y llena los años más importantes del siglo XX. De las novedades de aquellos meses, aquella era la más esperada. Recién recorría la comidilla sobre quién podría ser Elena Ferrante, cuya identidad aun permanece oculta. 
  • Personalidad lectora contradictoria.  Una rara contradicción domina a quien se lleva la trilogía de temática femenina que despertó mayor interés en los lectores de la crítica, pero que pasa d epuntillas por el bestseller culto de la feria:  Tú no eres como otras madres (Periférica & Errata Naturae), la novela de Angelika Schrobsdorff que acaparó las recomendaciones de los libreros para Sant Jordi y que ya llega a su cuarta edición. Sánchez pasó de puntillas por la literatura sobre humanidades, pensamiento político así como ensayos sobre historia que pueblan las novedades. Desde los Ejercicios de supervivencia, un libro en el que Jorge Semprún recupera sus años en la resistencia contra la ocupación nazi hasta las magníficas ediciones d ela obra de la periodista bielorrusa y Nobel de Literatura 2015 Svetlana Alexiévich.
  • Ni un entremés de Cervantes. En el año en que se celebra el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, el que sería el principal candidato a formar gobierno opositor no preguntó siquiera por una biografía del autor del Quijote. Y eso que tenía para elegir, empezando por la que Jordi Gracia publicó con Taurus en marzola biografía Miguel de Cervantes, hasta la recuperación de textos que ahondan en la figura del autor. Sin contar, claro versiones como las que ha hecho Andrés Trapiello del Quijote o las nuevas ediciones para niños, esto último por aquello de que podía regalarlo a sus hijas. De Shakespeare, el otro figurón, tampoco llevó nada. 
  • Copiar a  la reina Letizia, mala estrategia. Acaso inspirado por la reina letizia, que el viernes pasado se hizo con una selección de novela gráfica, el secretario general del PSOE y su esposa han acudido también a la librería El dragón lector, donde han adquirido varias obras para sus dos hijas: la novela Carta al rey, del escritor Dragt Tonke, y tres cómics de la saga Ana y Froga, de Anouk Ricard. Bien. Aceptemos que pueden ser los gustos de la familia, pero algo contagioso con los gustos de la monarquía hay en esa elección.
  • Literatura española, ¡bien! pero ... Dos libros completaron la bitácora del socialista, Donde los escorpiones, de Lorenzo Silva, y la novela de intriga La noche a través del espejo, de Fredric Brown. La de Lorenzo Silva es una elección que ha dado en la diana de lo que debió ser la buena puntería de sus asesores. Sin embargo, Sánchez dejó de lado los dos bombazos literarios del mes: lo nuevo de John Irving y Don DeLillo, dos autores que podrían dialogar perfectamente en una biblioteca con algunos de los que compró en esta edición. 

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba