Cultura

Fue Elena Salgado y no Montoro quien inició la inspección al exministro Màxim Huerta

El ex encargado de Cultura aseguró que su dimisión fue producto de un sabotaje al proyecto de Pedro Sánchez. Fue la socialista Elena Slagado quien abrió la investigación fiscal en 2011. El PP la confirmó en 2012. 

Màxim Huerta  al comunicar su dimisión este miércoles.
Màxim Huerta al comunicar su dimisión este miércoles. EFE

Màxim Huerta dejó el ministerio de Cultura entre acusaciones: las que pesaban sobre él por haber defraudado más de 200.000 euros a Hacienda entre 2006 y 2008, y las que él espetó en forma de reproches al momento de anunciar su renuncia al cargo. "Me voy para no permitir que el ruido de esta jauría parta el proyecto de Sánchez, que ha ilusionado a tantas personas", dijo con gesto serio y severo; y sin preguntas, claro. Lo que el exministro no señaló es que la inspección fiscal fue realizada durante la gestión de Elena Salgado, vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda del socialista José Luis Rodríguez Zapatero. La administración de Montoro, ministro de Hacienda de populares, sólo la confirmó. 

Tal y como se desprende de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, el dos de junio de 2011, Hacienda envió a Màxim Huerta una comunicación “con los métodos y criterios” que se tendrían en cuenta para valorar la consistencia de las cuentas de la sociedad limitada Almaximo Profesionales de la Imagen SL, en la que el ex titular de Cultura figuró como único accionista y administrador desde enero de 2006 hasta su liquidación, a finales de 2016.

Fue la socialista Elena Slagado quien abrió la investigación en 2011. El PP la confirmó en 2012

Elena Salgado asumió en 2009 una nueva vicepresidencia segunda además del cargo de ministra de Economía y Hacienda. La figura formaba parte de un proceso de remodelación del Ejecutivo que llevó a cabo José Luis Rodríguez Zapatero en uno de los momentos críticos de su segunda legislatura. Es decir, la inspección sobre Màxim Huerta era anterior. Lo que había comenzado en tiempos de Elena Salgado, lo confirmó en 2012 el gobierno encabezado por el Partido Popular, con Cristóbal Montoro como titular de Hacienda.

El dos de junio de 2011, Hacienda envió a Màxim Huerta una comunicación “con los métodos y criterios” que se tendrían en cuenta

Los plazos y fechas que aparecen en la sentencia revelaban que Màxim Huerta había defraudado más de 200.000 euros a Hacienda en los ejercicios fiscales de 2006, 2007 y 2008. Las cuantías ya aparecían descritas y comunicadas a Huerta el 2 de julio de 2011. “La Inspección valora la operación vinculada objeto de este procedimiento en 206.613,87 euros en el periodo 2007 y en 279.054,86 euros en el periodo de 2008, que es la diferencia entre los ingresos obtenidos, y los gastos que considera deducibles y relacionados con la actividad artística”, asegura el documento.

La salida de Màxim Huerta apenas seis días después de su nombramiento como ministro de Cultura y Deportes crean el primer revés en el gobierno de Pedro Sánchez, al que el propio Huerta defendió como objeto de ataques políticos. El ex ministro será sustituido por José Guirao, el nuevo hombre de Cultura de los socialistas. Vinculado a la administración cultural socialista desde hace muchos años, el suyo era uno de los nombres que se barajaban la semana pasada para ocupar la cartera de Cultura. José Guirao (Almería, 1959) conoce de primera mano las instituciones culturales en España, tiene una amplia experiencia en la que destaca su papel como director del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía entre 1994 y el 2001, cuando se incorporó a la entonces Caja Madrid como director de La Casa Encendida, centro cultural impulsado por la caja de ahorros. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba