Cultura

El Plan Marshall para la cultura, el Quijote explicado por maquetadores o los leninistas digitales

Este lunes se celebró un debate electoral del sector cultural. Más de dos horas de discusión dejaron la plena certeza de que siempre se puede estar peor. 

Una imagen del debate electoral del sector cultural organizado por Adepi.
Una imagen del debate electoral del sector cultural organizado por Adepi. KSB

Este lunes, en los Teatros Luchana de Madrid, se celebró el debate electoral de la cultura en el que participaron representantes de los cuatro partidos más votados, José María Lassalle, secretario de Estado de Cultura (PP); Iban García del Blanco (PSOE); Eduardo Maura (Unidos Podemos) y Marta Rivera (Ciudadanos), así como también miembros del sector: la productora Pilar Benito, la actriz y pintora Amparo Climent, el escritor y periodista Arcadi Espada, el editor Daniel Fernández y el músico Nacho García Vega. El encuentro fue organizado por la Asociación para el desarrollo de la propiedad intelectual (ADEPI).

Más de dos horas de discusión dejaron la plena certeza de que siempre se puede estar peor. Siempre. No basta con la naturaleza endogámica de un sector incapaz de reprensarse, tampoco con la actitud de quienes confunden marca España con con políticas culturales. Hubo mucho más y muchas peores cosas que esas: solipsismo, candidez, interés electoral, navajeo y populismo, por no mencionar la efectista propuesta del socialista Iban García sobre un Plan Marshall para el sector o la iniciativa de Eduardo Maura (Unidos Podemos) sobre un plan educativo en el que, para visibilizar el entramado de las industrias culturales, los maquetadores fuesen quienes expliquen a los niños la importancia del Quijote en las escuelas.

Arcadi Espada: "Tengo la sensación de que mi amigo Lassalle siempre ha estado gobernando en funciones"

"Lo único singular que he oído sobre el modelo de cultura lo ha dicho Podemos, que quiere que los maquetadores enseñen el Quijote", dijo Arcadi Espada no sin escatimar ironía. Sin embargo, hubo más dardos de los suyos: "En el debate de la cultura, qué vamos a pedir a un gobierno de un pequeño país ineficiente", dijo refiriéndose a un sistema cultural que, partiendo de una premisa general, es inexistente, al menos de cara a la irrefrenable reproducibilidad de la obra sin respeto alguno por los derechos de autor. No en vano ironizó con los llamados leninistas digitales en la aclosión total de la desprotección en Propiedad Intelectual, tema al que se dedicó especial énfasis y atención y en el que no dudó en reclamar al secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, los pocos resultados de la legislatura que inauguró en 2011. "Tengo la sensación de que mi amigo Lassalle siempre ha estado gobernando en funciones".

No fue le único, en absoluto. Marta Rivera de la Cruz, de Ciudadanos, reprochó al gobierno del PP los pocos logros en la lucha contra la piratería. “Italia y Portugal nos dan sopa de Ondas en Propiedad Intelectual”. En un momento del debate, Lassalle ocupó más tiempo en defenderse de los reproches de políticos y miembros del sector que en la capacidad de articular un discurso más o menos continuo de la gestión comandada por él. "Si se dice que no hacemos nada por la Propiedad Intelectual, pues en efecto estamos propiciando que se vulnere", aseguró negando que no se hubiese hecho nada en la material.

"El PP nos ha dejado al pie de los caballos con la Ley de Propiedad Intelectual o el IVA del 21%"

El tono de los representantes de la cultura parecía dominado por la autocomplacencia y la defensa total de la lógica el agravio. Casi todos los que intervinieron se refugiaron en ese argumento, excepto el editor Daniel Fernández, quien señaló los desaciertos oficiales en la ceración de un modelo de cultura pero también la incapacidad del sector para generar aportaciones claras. La productora Pilar Benito aseguró que, siendo de los que más aporta, el cine ha sufrido los peores hachazos: "De cada euro de subvenciones, el cine devuelve dos al Estado". La actriz Amparo Climent aportó otro tanto al momento de sacar las reivindicaciones más fuertes del sector: "El PP nos ha dejado al pie de los caballos con la Ley de Propiedad Intelectual o el IVA del 21%".

Formaron también parte del debate los modelos culturales predominantes, la pertinencia o no de un Ministerio de Cultura, las subvenciones y mecanismos de producción artística, los derechos de autor, la Leyd e mecenazgo, la Reforma Fiscal así como la concepción de un modelo de financiación mixto entre lo público y lo privado, en ese aspecto Eduardo Maura, de Podemos sugirió retomar la propuesta de Podemos de incluir una casilla para la Cultura en el IRPF. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba