Cultura

Cronología de un viacrucis: Y cinco años después… bajó el IVA de la Cultura

Cuatro años y medio ha estado el mundo de la cultura reclamando la bajada del IVA del 21 % desde que en 2012 el Gobierno decidiera incrementarlo. 

Los dos responsables de aquella medida: el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, con el titular de Hacienda Cristóbal Montoro.
Los dos responsables de aquella medida: el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, con el titular de Hacienda Cristóbal Montoro. EFE

Es el impuesto que en mayor cantidad de ocasiones se ha mencionado en vano. Mientras el sector cultural pedía, a gritos, una bajada del IVA del 21% al 10%, hubo portavoces que no se dieron por aludidos e incluso hubo hasta quienes negaron que existiese tal cosa como un IVA Cultural; lo hizo José María Lassalle, entonces Secretario de Estado. La llegada de elecciones disparó la promesa de un descenso. Al Gobierno le quedaban pocas zanahorias para ofrecer después de los muchos palos que propinó al sector cultura en su primera legislatura: recortes presupuestarios, altísimos gravámenes, precariedad institucional. Lo cierto es que hay una larga historia de frustración en la que Íñigo Méndez de Vigo oficia el papel de pacificador.

Cuatro años y medio ha estado el mundo de la cultura reclamando la bajada del IVA del 21 % desde que en 2012 el Gobierno decidiera incrementarlo

Cuatro años y medio ha estado el mundo de la cultura reclamando la bajada del IVA del 21 % desde que en 2012 el Gobierno decidiera incrementarlo para frenar el déficit, una medida a la que se han opuesto todos los partidos, a excepción del PP, por el deterioro que, aseguran, ha provocado en el sector. Finalmente, el Consejo de Ministros aprueba este viernes la bajada del IVA de los espectáculos en directo, como los conciertos, el teatro, la danza o los toros, del actual 21 % al 10 %, dos puntos por encima de lo que estaba en 2012.

El 1 de septiembre de 2012 entró en vigor la polémica subida, una de las tasas más altas de la Unión Europea, aunque no afectaba por igual a todo el sector ya que mientras en el cine, la música en vivo, las artes escénicas y las obras de arte experimentó un incremento de 13 puntos, del 8 al 21 %, los libros impresos se mantuvieron en el 4 %. Distribuidores, exhibidores, galeristas, productores teatrales, músicos… no quedó títere con cabeza en aquella subida.

El 1 de septiembre de 2012 entró en vigor la polémica subida, una de las tasas más altas de la Unión Europea

Los empresarios del sector cultura exigieron un IVA del 10% prácticamente desde que se decretó su aumento. Y tenían motivos para hacerlo. Según los datos aportados por Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española, en 2013, el primer año completo de aplicación de la subida del IVA, el sector cultural español sufrió la mayor caída de los últimos años, con un descenso que les dejó tiritando: tan sólo en los teatros, se registró un 30% menos de público; un 16,33% de recaudación bruta y un 22% de recaudación neta. El teatro fue justamente el sector más perjudicado. Aunque el gobierno de los populares sacó pecho en los Presupuestos Generales del Estado para 2014 con mayor dotación -la subida fue del 53% (de 37,76 millones a 58,01)-, también cierto que tan sólo en 2013, éste se contrajo un 15%, además de la caída acumulada del 40% en los últimos cuatro años.

Los galeristas también vieron aparecer una pálida zanahoria que les dejó, sin embargo, frustrados y sin ventas. De ahí que miren el asunto con más escepticismo que otra cosa. Después del anuncio de aplicar el tipo reducido de IVA (10%) a la venta de obras de artistas, tanto si lo hacen directamente con el cliente como si la compraventa se desarrolla con la intermediación de una galería. Pero en el caso de que la venta sea de una obra de arte propiedad de una galería, el IVA que se aplicará a la transacción será el general, situado en el 21%. Es decir: con respecto al tipo original con el que tributaban los galeristas no sufren ninguna rebaja.

En la lista hay más dolientes... Tan sólo en 2013, más de 150 salas de cine cerraron. Afectados también por el aumento de 13 puntos. Primero fue la productora Alta Films, que anunció su cierre inminente. En junio, Pontevedra clausuró las ocho salas de Cinebox Vialia. El cine barcelonés Lauren Gràcia anunció su cierre repentino tras 17 años de actividad. Aunque el cine viva mejores momentos en lo que a recaudación y taquilla respecta, sufrió en los primeros dos años el IVA un fuerte golpe en la recaudación.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba