Sant Jordi

Crónica política de Sant Jordi: Colau pincha y los presos arrasan

Ada Colau en Sant Jordi
Ada Colau en Sant Jordi EFE

El calendario editorial arranca un año más la página de Sant Jordi, que se ha celebrado en su edición más electoral posible, con dos debates consecutivos, y crispación incluida. Que el evento cultural y editorial más importante de Barcelona tiene su tralla, es lógico. La política está en todas partes y hasta el más escéptico se da cuenta.

Un breve repaso a los saraos y convites más importantes -el cortesano ver y dejarse ver de toda la vida- arroja unas cuantas instantáneas. Desde un Creuheras impecable -el mismo día del debate en Antena 3- en la Rambla Catalunya hasta una Ada Colau menguante. Hasta ahora, de la alcaldesa sabíamos que era una cosa y su contraria. Suele ser así. Está en todas partes y en ninguna al mismo tiempo: cual Gato Cheshire, ese felino creado por Lewis Carroll y que acompaña, al mismo tiempo que atormenta, a Alicia en sus no pocas peripecias.

De un tiempo a esta parte, sin embargo, la alcaldesa se nos desdibuja, mengua pues. En pleno Sant Jordi, una de las jornadas más significativas de la vida en Barcelona, andaba Colau en modo cargo público, presidiendo actos en los que se apea del activismo e intenta estar a la altura de sus pocas palabras. Estuvo, cómo no, en la tradicional fiesta que ofrece La Vanguardia durante la víspera.Reunida con Meritxell Batet y el omnipresente Miquel Iceta, Ada Colau daba la impresión del esquinazo en aquel sarao. Estaba tocada por el gesto estreñido del que apenas habla y se queda rezagado en medio del aquelarre electoral.

Meritxell Batet y  Miquel Iceta
Meritxell Batet y Miquel Iceta EFE

Los políticos presos

A lo largo de la noche fue quedándose Colau como algunas partes de Barcelona desde que ella la gobierna: anodina y arrancada de atributos. Quien se dejó ver por todas partes, además de Iceta -que se dejó caer por la fiesta de Penguin Random House al día siguiente- fue Manuel Valls, todo él 'rosa-rosae' y palmada de photocall, como las que repartió y recibió en la fiesta que ofreció el diario El Mundo en una coctelería de Aribau. 

Que los 'presos políticos' estaban en el aire lo dejó muy claro la lista de más vendidos de la categoría no ficción en catalán: Contes des de la presó, de Oriol Junqueras y Neus Bramona, en primerísimo lugar, seguido de Tres dure a la presó, de Jordi Cuixart y la periodista Gemma Nierga. Me lo quitan de las manos...  Aunque no sin dejar a un lado al superventas en castellano, que correspondió a El director, de David Jiménez. Libros del K.O la volvió a liar, pues.  

Que a la rosa roja le compite la amarilla, de eso no cabe duda. Ya fuera en la rambla Catalunya como en la L'Illa Diagonal florecían en las solapas los lazos amarillos. Ese jardín político en el que se ha metido Barcelona y del que cada día cuesta más, si no salir, al menos comprenderlo. Y eso en este Sant Jordi se le escapa hasta a los más avispados.

Cayetana Álvarez de Toledo
Cayetana Álvarez de Toledo EFE

Por Barcelona estuvo Andrés Trapiello presentando su edición aniversaria -25 años- de su clásico Las armas y las letras en compañía de Cayetana Álvarez de Toledo, quien antes firmó ejemplares de la Constitución. Se conocen de antaño Trapiello y Toledo, desde que éste apoyara a la plataforma Libres e iguales, que la actual candidata del PP formó tras reunir a un grupo de intelectuales. Las cifras y no necesariamente política le pintaro una sonrisa a más de uno. El Gremi de Llibreters esperaba aumentar las cifras 2%, una cantidad ambiciosa y no del todo sencilla, considerando que el agua -como mandada a traer por Bezos- le aguaría la fiesta y la campaña a unos cuantos. Si se vota como se lee -lo justo, pues- mal pinta el asunto. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba