Cultura ¿Por qué los Angry Birds están siempre enfadados? La película aclara el misterio y promete recaudación

Los Angry Birds dejarán de seguir las ordenes de sus jugadores y vivirán su propia historia en su película homónima que se estrena esta semana.

Lo que comenzó como un divertimento se convirtió en una mina de oro. Nunca tres pajarracos dieron tanto dinero. Se trata de Angry Birds, la serie de videojuegos creada en 2009 por la empresa finlandesa Rovio Entertainment y que ahora estrena su propia adaptación cinematográfica. Con el guión de Jon Vitti –el responsable de Alvin y las ardillas, Los Simpson. La película y The Office-, está dirigida por dos veteranos del mundo de la animación como son Fergal Reilly (Hotel Transilvania, Lluvia de albóndigas, El gigante de hierro) y Clay Kaytis (Frozen: El reino del hielo, ¡Rompe Ralph!, Bolt). Esta adaptación en 3D llega a los cines españoles con la voz de Álex de la Iglesia como rey de los cerdos y las de Santiago Segura, José Mota y Cristina Castaño.

¿Por qué los Angry Birds están siempre tan enfadados? Quienes vayan a ver la película se enterarán. Todo ocurre en una isla donde la mayoría de los pájaros no vuelan, aunque eso no le quita el sueño a nadie excepto a tres outsiders que se resisten a tan plácida y castrada vida. El primero de ellos es Red, un pájaro con problemas de mal genio; Chuck, un pájaro amarillo hiperactivo, y Bomb, un pájaro negro. Aunque siempre han tratado de adaptarse, ninguno de los tres ha terminado nunca de encajar. Hasta ahí, pues normal. Una calamidad llevadera. Los problemas comenzarán, eso sí, con la llegada del rey cerdo Leonard, que pretende robas todos los huevos de los pájaros de las isla. Será entonces cuando a estos tres pájaros marginados y excéntricos lucharán para impedirlo.

Los tres personajes nacieron en 2009. En 2015 tuvieron 480 millones de descargas. La adaptación a dispositivos de pantalla táctil, como los basados en Maemo, iOS, Symbian, Java y Android, dieron un empuje impresionante al negocio. Siete años y 3.500 millones de descargas parecen motivos más que suficientes para que los miembros de Rovio Entertainment se embarcaran en esta aventura. De hecho, es la primera desarrolladora de videojuegos para móviles que produce su propio largometraje de animación.

De cara al mercado español, esta película producida por Sony tiene el éxito asegurado. El cine de animación es de los que mejor funciona en taquilla, así lo demuestran los números. La película Atrapa la bandera, de Enrique Gato obtuvo en sus primeras semanas una recaudación en taquilla superior a los tres millones de euros. Gato ya había sorprendido con Las aventuras de Tadeo Jones (2012). Eso, en lo que animación española respecta. Los números con producciones extranjeras han dejado cifras con las que muchos se frotan las manos. También durante 2015, la película Los Minions llegaron a los 5,4 millones de euros de recaudación, convirtiéndose así en el mejor estreno de animación de los últimos seis años, acumulando más de 830.000 espectadores, según datos de Rentrak.

El videojuego, la industria cultural que empuja al resto

Las Industrias Culturales y Creativas (ICC) dan empleo directo a más de 7 millones de europeos, según el estudio Evaluación de los mercados culturales y creativos europeos: un motor de crecimiento, de la Agrupación Europea de Sociedades de Autores y Compositores (GESAC). La actividad del sector genera un volumen de 535.900 millones de euros y 7,1 millones de puestos de trabajo, cinco veces más que en el sector de las telecomunicaciones (1,2 millones). De ese total, lideran la clasificación económica del uso del vídeo a la carta, que se ha multiplicado por cinco entre 2008 y 2012 y el del sector de los videojuegos, donde se prevé un crecimiento del 9 % entre 2012 y 2015. El Libro Blanco del desarrollo español de videojuegos -el primer informe de este tipo elaborado en España- apunta al crecimiento imparable del videojuego: un 21% así como una facturación de 413 millones de euros facturados en el año 2014.

El empuje de negocio del videojuego ha entusiasmado a muchos, que quieren montarse en el tren. Apenas ayer, saltó a la palestra que la saga Assassins Creed, tras vender más de 96 millones de copias para ordenador y consolas, también saltará a la gran pantalla. Sin romper con la estética del videojuego, el film busca rentabilizar todavía más el producto inicial. El nuevo largometraje tomará el nombre genérico de la saga (Assasins Creed) y se estrenará en cines el 21 de diciembre de este año.

Será Michael Fassbender quien habrá de viajar a la España de la Santa Inquisición, en el siglo XV. El trailer, difundido este jueves muestra a Marion Cotillard en la piel de un misterioso personaje que envía a Callum Lynch (Fassbender) al pasado a reencontrarse con sus ancestros. Así es como Lynch descubre que es el descendiente de una sociedad secreta, los Assassins, y que posee increíbles conocimientos y habilidades que le permitirán enfrentarse a la poderosa y opresora organización de los Templarios en el presente. Jeremy Irons, Brendan Gleeson y los españoles Hovik Keuchkerian (de origen libanés), Javier Gutiérrez y Carlos Bardem también figuran en el reparto.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba