Cultura

La muerte de Carmen Balcells como orfandad: la superagente, la mujer que revolucionó el mundo editorial

Su agencia literaria, creada en la Barcelona de los años sesenta, ha representado a más de 300 autores, entre ellos cuatro Premios Nobel. Carmen Balcells, la mujer que marcó un antes y un después en la historia de la literatura en castellano.

Mario Vargas Llosa y Carmen Balcells en una fotografía de archivo.
Mario Vargas Llosa y Carmen Balcells en una fotografía de archivo. EFE.

“¿Me quieres Carmen?”, le preguntó una vez Gabriel García Márquez a Carmen Balcells (1930-2015). “A eso no te puedo contestar, eres casi el 40 por ciento de nuestra facturación”, le respondió la agente literaria sólo como ella podía haberlo hecho: descerrajando afectos literarios. El autor de Cien años de soledad era la luz de sus ojos, el escritor por el que se batió a duelo cuando ni él ni ella eran nadie. Pero llegaron a serlo: él Premio Nobel de Literatura, ella la mujer que marcó un antes y un después en la historia de la literatura en castellano.

"¿Me quieres Carmen?", le preguntó García Márquez a Carmen Balcells. "A eso no te puedo contestar, eres casi el 40 por ciento de nuestra facturación", le respondió ella

A ella jamás le gustó la palabra “boom”, pero si algo no se puede negar es que fue ella una de sus principales propulsoras. Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa fueron de los primeros autores que representó con su agencia, creada en Barcelona en los años sesenta, en el piso de alquiler donde vivía. Desde ahí, Balcells transformó los contratos de los escritores, mejoró sus condiciones y difusión, modernizó la contratación de traducciones y los derechos de los autores. En su lita hay, por lo menos, cuatro Premios Nobel: García Márquez, Mario Vargas Llosa –quien también tiene con la agente catalana una relación profunda de amistad-, Camilo José Cela y Pablo Neruda. Pero hay mucha más historia ligada a su nombre: Miguel Delibes, Julio Cortázar, Juan Marsé, Juan Goytisolo, Manuel Vázquez Montalbán, Onetti, Eduardo Mendoza. Ella los llamaba sus clientes.

La superagente, como la llamó Vázquez Montalban

Con un olfato especial para los negocios y un sentido de la oportunidad como pocos, tal y como narra Xavi Ayén en Aquellos años del boom, la joven Balcells se abrió paso en la España remota del franquismo. Empezó a trabajar de secretaria en una oficina de Barcelona a finales de los años cuarenta. No tenía nada que ver con la literatura. Sin embargo, por medio del poeta leridano Jaume Ferran, a partir de 1955 comienza a acercarse algunos escritores como los hermanos Ferrater, Jaime Gil de Biedma, Carlos Barral, Juan Goytisolo y Josep Maria Castellet.

De este modo, empezó a trabajar en la agencia literaria ACER, propiedad del escritor rumano exiliado Vintila Horia y que representaba a autores extranjeros en España. Cuando Vintila Horia ganó el Premio Goncourt, en 1960, decidió vender la agencia y trasladarse a París. Balcells se hizo cargo de sus representados y se estableció por su cuenta. Desde la creación, en 1960, de la Agencia Literaria Carmen Balcells, la firma ha gestionado más de 50.000 contratos. Luis Goytisolo fue el primer autor español que representó.

"Hasta Carmen Balcells, los escritores firmaban contratos vitalicios con las editoriales, percibían liquidaciones agonizantes". Por eso Vázquez Montalbán la llamó La Superagente

Balcells no sólo creó una máquina editorial, hizo mucho más: concibió una nueva idea de la relación con los autores. Cuando Carlos Barral, director literario de Seix Barral, le encargó que gestionara los derechos extranjeros de sus autores, Carmen Balcells se dio cuenta de que una agente literaria no debía representar al editor, no eran sus derechos ni los contratos, sino los de los autores. He allí donde radicaba el secreto de Carmen Balcells. Algunos de "sus" escritores, como García Márquez, Juan Marsé o Juan Carlos Onetti le han dedicado sus novelas, y otros como Max Aub o Manuel Vázquez Montalbán la convirtieron en personaje de sus obras. Y no es para menos.

La superagente, así la llamó Manuel Vázquez Montalbán. Y las razones son más que claras. Tal y  como escribió el autor de Los mares del sur, Balcells “pasará a la historia de la literatura universal por su empeño prometeico de robarles los autores a los editores para construirles la condición de escritores libres en el mercado libre”. Hasta Carmen Balcells, los escritores “firmaban contratos vitalicios con las editoriales, percibían liquidaciones agonizantes y a veces, como premio, recibían algunos regalos en especie, por ejemplo, un jersey o un queso Stilton. […] Antes de que lo consiguieran los futbolistas, Balcells limitó el derecho de retención de los escritores y ayudó a los editores a descubrir las buenas intenciones, reprimidas por un mal entendido sentido del oficio”. ¿Qué daba Balcells a sus autores? Seguridad, justamente eso.

Balcells también fundó en 1981 la agencia RBA de servicios editoriales, junto a Ricardo Rodrigo y el editor Roberto Altarriba, si bien la abandonó cuando sus socios pasaron a convertirse en directivos en Planeta-De Agostini y considerar que su posición en la editorial era incompatible con su condición de agente literaria.

Los últimos años

Cuando cumplió 80 años, Carmen Balcells sorprendió a todos al anunciar que se jubilaba. La inquieta e ingobernable agente, la que todo lo controlaba y todo lo resolvía, quería volver a su pueblo natal, Santa Fe de Segarra, en Lleida. La mujer que más incansablemente había trabajado durante más de cincuenta años deseaba “envejecer mirando el paisaje”. Su agencia literaria atravesaba entonces una situación financiera complicada.

La inquieta e ingobernable agente, la que todo lo controlaba y todo lo resolvía,anunció a sus 80 años que quería envejecer mirando el paisaje

La catalana puso en marcha las negociaciones con Andrew Wylie, el tiburón; un ambicioso agente literario norteamericano, para que se hiciera con su afamada agencia. Las negociaciones fueron lentas pero llegaron a buen puerto. Tras nombrar un sucesor y dar un paso atrás, la agencia literaria creada y dirigida por ella se convirtió en Balcells & Wylie , un potente gabinete literario que sumó a los autores de Wylie -Vladimir Nabokov, Yasunari Kawabata, Jorge Luis Borges o Italo Calvino- los pesos pesados de Carmen Balcells. Wylie conseguía así entrar a un mercado que se le resistía hasta entonces –el de la literatura hispanoamericana-, y Carmen Balcells conseguía en cambio asegurar y poner a buen resguardo su larguísimo catálogo de glorias literarias. Era, como casi todo lo que ella hizo, un ganar-ganar.

Durante la administración socialista, el Ministerio de Cultura, del que era responsable Ángeles González Sinde, el Estado compró a Balcells una cantidad importante de documentos, manuscritos y cartas que resumían 50 años de relación con sus autores y que formaron parte de un acuerdo de 3.000.000€.  Y no es de extrañar, en él estaba contenido lo más importante de las letras hispanoamericanas: correspondencia privada, borradores, primeras ediciones, fotografías y bibliografías completas de autores esenciales y que pasaron a formar parte del patrimonio público.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba