Cultura

No es un escándalo: son Balthus, Derain y Giacometti, juntos

Les Beaux Jours [Los días felices], 1944-1946, de Balthus.
Les Beaux Jours [Los días felices], 1944-1946, de Balthus.

Tres artistas. Los une la amistad, pero acaso también un desasosiego, una secreta violencia, acaso la bisagra del siglo que habitaron, esa hendidura de las vanguardias que todo lo sintetiza entre el asombro y el estupor. Como si se hubiesen asomado, de pronto, a un mundo que llegó de pronto. Se trata de André Derain (1880-1954), Balthus (Balthasar Kłossowski) (1908-2001) y Alberto Giacometti (1901-1966), a quienes la Fundación Mapfre reúne ahora en una exposición conjunta que leva por título Derain, Balthus, Giacometti: una amistad entre artistas

La exposición, fruto de varios años de investigación y estudio, permite descubrir la profunda relación de amistad que existió entre tres grandes artistas del siglo XX y que revela los intereses compartidos a la hora de abordar sus respectivas obras: su fascinación por el arte del pasado, por las culturas primitivas o su adscripción a la figuración, códigos que profesan y estudian en un entorno en el que se consagran los movimientos abstractos y el surrealismo.

Balthus saltó a la palestra, y no por motivos estéticos, a finales del año 2017 cuando su Teresa durmiendo (1938), levantó una protesta que reunió a más de diez mil firmantes, que exigían al Metropolitan que retirara la tela porque incitaba a la pederastia. El Museo Metropolitan de Nueva York tuvo que plantarse y negarse con rotundidad a petición para que se retirara la pintura de Balthus, en la que aparecía una niña a la que se le veían las bragas. Las artes visuales, insistió la institución, son un medio para la reflexión no un tablón moral. La mirada incisiva del pintor se vuelca ahora ante los espectadores españoles. 

La muestra, organizada en seis secciones, incluye una selección de más de 200 obra. Se trata de pinturas, esculturas, obras sobre papel y fotografías cedidas por instituciones como la Fondation Giacometti, los museos d’Orsay y de l’Orangerie y Picasso de París, entre otros. Las obras elegidas se centran en el periodo comprendido entre los años treinta y los sesenta y procuran retratar tres miradas distintas en el apogeo de la miradas en el apogeo de las vengarais y sus años posteriores. 

El recorrido expositivo se inicia con La mirada cultural, en la que pueden admirarse obras que representan la visión común que estos tres artistas tienen y que dirigen a la tradición figurativa y a las culturas primitivas, y cuyo fruto son obras que mezclan simultáneamente estas influencias como se muestra en  Le Joueur de cornemuse (El gaitero) de Derain o Femme qui marche (Mujer que camina), de Giacometti.

Prosigue con las Vidas silenciosas de sus paisajes, figuras y bodegones, que repasan los códigos de representación en la historia del arte, desde el neoclasicismo hasta Courbet y Corot. En la sección El Modelose incluyen los retratos cruzados realizados a amigos y modelos comunes. Mientras que en el siguiente espacio de la exposición, Entreacto, introduce a los visitantes en el mundo del espectáculo, en el que los artistas se convierten en libretistas, decoradores y figurinistas. En este apartado se encuentra en un extenso número de obras que muestran la participación de Derain en la creación de decorados y figurines para ballet y teatro.

Las obras que se agrupan en El sueño, visiones de lo desconocido, unen el tema clásico de la mujer acostada con el tema del sueño, en una síntesis de tradición y modernidad. Las jóvenes pintadas, figuras dormidas o soñadoras —Derain, Nu au chat (Desnudo con gato); Balthus, Jeune fille endormie (Muchacha dormida) —, lánguidas o incluso extáticas —Balthus, Les Beaux Jours (Los días felices), se entregan con indolencia a la mirada del espectador. En Balthus el tema del sueño abre la puerta de lo imaginario a la realidad, mientras que en Giacometti la escultura-ideograma condensa la ondulación del cuerpo femenino y la suavidad de un paisaje apenas descubierto.

La muestra, concebida por el Musée d’Art moderne de la Ville de Paris, Paris Musées, y coproducida con Fundación MAPFRE, finaliza con el aparto Lagarra sombría, que reúne las obras marcadas por una investigación de las posibilidades de la realidad frente a la tragedia de los hechos durante la Segunda Guerra Mundial. 

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba