Cultura

Boadella: "Francia vuelve a ser mi refugio ante el delirio separatista catalán"

Emocionado por la distinción, Boadella aseguró que hoy –como en los años del franquismo- Francia se ha convertido en su nuevo hogar.

El dramaturgo Albert Boadella, al recibir la orden concedida por el gobierno francés.
El dramaturgo Albert Boadella, al recibir la orden concedida por el gobierno francés.

Albert Boadella ha sido distinguido con la insignia de Caballero de las Artes y las Letras del Gobierno francés por su "coraje", "talento", contribución a la cultura, compromiso político y relación con el país galo. "Este reconocimiento es muy emotivo para mí", dijo Boadella (Barcelona, 1943), quien aseguró hoy que, como en los años del franquismo, Francia lo ha acogido. Por eso, siente ese país como un hogar. Tras hacer un teatral rendez vous a los asistentes al acto celebrado en la Embajada de Francia, entre los que estaban los diputados de Ciudadanos Toni Cantó y Marta Rivera de la Cruz, la empresaria Esther Koplowitz y el intendente de los Teatros del Canal, Jorge Cullas, Boadella ha expresado su gratitud pero no ha perdido ocasión de levantar, al mismo tiempo, polémica.

Boadella, fundador de Els Joglars y director de los Teatros del Canal hasta este verano, "desembarcó" en París a los 9 años y que en su "primera gesta", tal que morder en el brazo a un compañero por ser "protestante", descubrió, con la explicación del director del colegio, "y sin tortas mediante", lo importante que era  la fraternidad, libertad e igualdad. "Aquella fue una pulla certera a un novillo desbocado y salvaje", aseguró Boadella quien reiteró su agradecimiento a Francia por acogerlo más adelante, durante sus viajes a Perpiñán en la España franquista y luego durante su exilio tras huir de la cárcel, a la que había sido condenado por un tribunal militar por la obra La Torna. "Ahora Francia vuelve a ser mi refugio ante el delirio separatista catalán. En Cataluña hay malas vibraciones", ha subrayado en referencia a la casa que tiene en ese país.

Boadella, el incombustible

Qué no ha hecho; qué no ha dicho el director teatral Albert Boadella (Barcelona, 1943) en sus largos años de carrera. Durante el franquismo, casi una década después de fundar Els Joglars, fue encarcelado y juzgado por una ley militar a causa de un supuesto delito de injurias contra el ejército en el montaje La Torna. En pleno apogeo político del pujolismo, entre los años 80 y 90, presentó la trilogía Ubú, una crítica feroz al nacionalismo catalán que en aquellos años se inflaba como un globo. No se detuvo Albert Boadella en sus señalamientos, hasta que en 2005 decidió abandonar definitivamente Cataluña y radicarse en Madrid como director de los Teatros Canal, cargo del que se ha retirado tras ocho años al frente de la institución. Ha terminado un ciclo, lo ha dicho ya en varias ocasiones. Lo que sí ha dejado claro es que el nuevo no lo abrirá en Barcelona. 

Si hay alguien que ha criticado el independentismo es Albert Boadella -en 2007 publicó Adiós Cataluña, Crónicas de amor y de guerra- acaso por eso no se corta ni un pelo al afirmar que lo suyo es un exilio: "Con Cataluña, en cierta medida, he perdido la batalla", dijo recientemente en una entrevista concedida a este periódico.  De momento, Boadella prepara El sermón del bufón, una obra que se estrenará en 2017, y que lleva a escena una reflexión sobre el acto creador como ejercicio vital y ciudadano, esa continua batalla para decir, alto y claro, todo cuando sea necesario y urgente. Miembro fundador de la plataforma Libres e Iguales y también de la génesis de Ciudadanos, Boadella nunca he dejado de señalar magnitud de lo que considera la epidemia moral catalana, un malestar que tiene en determinadas fechas su expresión mayor.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba