Crónicas

Neil Harbisson: así es el hombre cíborg

Como si de un personaje de la mítica “Ghost in the Sell” se tratara, Neil Harbisson es un cíborg humano que puede ver los colores de la vida y navegar por internet gracias a una antena clandestina implantada en su cerebro

Neil Harbisson, reconocido como el primer ciberhumano y artista contemporáneo, participa en el Simposio de St. Gallen (Suiza).
Neil Harbisson, reconocido como el primer ciberhumano y artista contemporáneo, participa en el Simposio de St. Gallen (Suiza). Gian Ehrenzeller

Es el primer hombre en la historia que tiene una antena implantada en el cerebro, lo que también le ha convertido en la primera persona a la que un gobierno reconoce como cíborg

Pero Neil Harbisson no solo se ha limitado a solucionar su acromatopsia, también conocida como monocromatismo, que le impedía ver los colores, su implante también le permite ver en infrarrojos, recibir imágenes y llamadas, y disfrutar de conexión a internet.

Ahora, es un activista cíborg, con fundación propia, que lucha por el “ciborguismo” y el transhumanismo, y ayuda a aquellos que quieren seguir este camino. “Ghost in the Sell”, el filme de Rupert Sanders protagonizado por Scarlett Johansson se vuelve más real de la mano de un hombre que ya tiene parte de máquina.

“Yo no uso tecnología, soy tecnología”, afirmó este mismo año en la cadena de Radio Televisión Española (RTVE), el canal público español, durante la celebración del concurso “Masterchef”.  

El CHEF Jordi Roca (d) y el "cíborg" Neil Harbisson durante la ponencia "La música de los sabores", en la última jornada de la décimocuarta edición de la cumbre gastronómica internacional Madrid Fusión.
El CHEF Jordi Roca (d) y el "cíborg" Neil Harbisson durante la ponencia "La música de los sabores", en la última jornada de la décimocuarta edición de la cumbre gastronómica internacional Madrid Fusión. J.J. Guillen

“Ciborg viene de la unión de dos palabras: cibernética y organismo. Yo soy una unión entre las dos cosas”, recalcó Harbisson.

Música en blanco y negro

Con ascendencia hispano-alemana por parte de madre, e irlandesa por parte de padre, Neil Harbisson nació en Londres, Reino Unido, el 27 de julio 1984, y lo hizo trayendo consigo una peculiar patología: acromatopsia o monocromatismo, por lo que, en sus propias palabras “vivía en una escala de grises”.

Así es como describió el año pasado su enfermedad, en declaraciones durante el evento gastronómico Madrid Fusión. Y es que la acromatopsia le impedía captar los colores: “Ahora escucho a Goya y a Dalí” añadió, mientras formaba parte de un proyecto con el chef Jordi Roca para hacer sonar la comida.

El hombre cíborg alegó, “si una ensalada sonara como una canción de Lady Gaga, a lo mejor los adolescentes comían más verduras”.

Harbisson visitaba sus raíces españolas una vez más, aunque estuvo viviendo durante su infancia y adolescencia en la localidad de Mataró en Barcelona. 

Desde niño mostró fascinación por el mundo del sonido y por el arte musical, por lo que estudió piano e hizo el bachillerato artístico. También manifestó interés por la pintura, aunque en sus primeras obras solo empleaba el blanco y el negro.

Con once años ya componía sus primeras canciones para piano, y con dieciséis empezó a estudiar Bellas Artes en el Instituto Alexandre Satorras. A los diecinueve se trasladó a Inglaterra para profundizar en su formación en la Dartington College of Arts.

Neil Harbisson durante una conferencia en Poznan, Pololnia, en 2014.
Neil Harbisson durante una conferencia en Poznan, Pololnia, en 2014. MAREK ZAKRZEWSKI

Cabe destacar que un año antes se inició en el activismo, pero con motivaciones muy distintas a las actuales, relacionadas con la ecología: vivió durante varios días en un árbol de Mataró para evitar la tala de tres de ellos, respaldado por 3.000 firmas y varias protestas. Y, efectivamente, logró que el ayuntamiento no los cortase.

En cuanto a su faceta artística, Harbisson ha jugado con los colores y su asociación con sonidos, para crear música. También los ha asociado con lugares y situaciones cotidianas para sus cuadros.

En toda su carrera artística busca combinar distintos sentidos o crear nuevos, y esto le ha servido para que su trabajo esté considerado como una de las representaciones artísticas más impactantes, según el diario británico The Guardian, en una lista en la que figuraban artistas de la talla de Yoko Ono.

Primer cíborg del mundo

En 2003, Neil Harbisson acudió a una charla sobre cibernética a cargo de Adam Montandon, al que le sugirió colaborar para ayudarle a ver la vida en color. Su idea era traducir las frecuencias de sonido a las de colores gracias a un sensor. 

Para lograrlo, Harbisson se aprendió de memoria cada sonido asociado a cada color.  El proyecto fue galardonado con los premios Submerge a la Innovación, en Bristol (Inglaterra); y un EuroPrix MultiMediaArt,  en Viena (Austria), ambos en 2004, y fue mejorado por los desarrolladores Peter Kese y  Matias Lizana. 

El cíborg Neil Harbisson habla durante una conferencia en la edición ecuatoriana del Campus Party en el Centro de Exposiciones Mitad del Mundo en Quito, (Ecuador).
El cíborg Neil Harbisson habla durante una conferencia en la edición ecuatoriana del Campus Party en el Centro de Exposiciones Mitad del Mundo en Quito, (Ecuador). JOSÉ JACOME

Sin embargo, su implantación fue desarrollada por un comité de bioética. Pero Neil no pensaba renunciar a su sueño de dejar de vivir en un mundo en blanco y negro. Con la ayuda clandestina de médicos, que han permanecido en el anonimato, consiguió su implante, el “Eyeborg” y, por primera vez, lo vio todo de otro color.

Con la antena recién implantada, Neil tuvo que luchar para que el gobierno británico aceptase que esta formaba parte de su cuerpo, de cara a la renovación de su pasaporte en el que el “Eyeborg” aparecería, inevitablemente, en la foto.

Así fue como se convirtió en el primer cíborg reconocido del mundo. Y, desde entonces, no ha dejado de luchar por el “ciborguismo”, y de promover el transhumanismo en diversas apariciones y charlas, así como con la creación de la Fundación Cyborg.

“La cibernética nos puede ayudar a todos a percibir lo que no podemos percibir”, declaró durante una conferencia en la Universidad de Granada, en España, en 2013. “En esta década vamos a dejar de usar la tecnología como una herramienta y la vamos a utilizar como parte del cuerpo”, agregó.

“El hecho de convertirnos en cíborg nos vuelve más humanos”, afirmó en 2015 para semana.com, y en 2016 aseguró en un vídeo que “todos los humanos estamos en transición de convertirnos en cíborg”.

Sobre su propio caso explicó que “quería crear un nuevo sentido para el color, que no usase los ojos. Un órgano nuevo”, durante el programa de “Masterchef” de RTVE este verano, al que acudió para hablar de asociar la comida a los sonidos. 

“La comida no solamente es gusto, también tiene que ver con cómo se ve y, en mi caso, también con cómo se oye”, añadió ante los atónitos concursantes.

Y es que para el hombre cíborg, los sentidos no tienen por qué separarse: gracias a su antena, el sonido permite captar colores, navegar por internet… Y saborear comida con gusto a música.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba