Motor

La dirección de Nissan y los sindicatos firman un preacuerdo para evitar el cierre de la planta de Ávila

La dirección de Nissan y el comité de empresa de la factoría que la multinacional japonesa tiene en Ávila han llegado a primera hora de la madrugada a un "preacuerdo para salvar la planta" abulense, lo que supone que la fábrica continuará abierta, pasando a realizar componentes de automóviles.

La firma del acuerdo permitirá, una vez finalice la producción de camiones, fabricar componentes.
La firma del acuerdo permitirá, una vez finalice la producción de camiones, fabricar componentes.

El preacuerdo supone que la huelga convocada para hoy jueves queda desconvocada y los 471 trabajadores de la plantilla han sido citados para informarles de los puntos del preacuerdo firmado en torno a las 00.30 horas "por todo el comité".

Según la información recogida por Efe el presidente del comité de empresa, Rubén Zazo, globalmente se siente "satisfecho" del resultado final, ya que ha dicho estar "convencido" de haber conseguido "lo máximo posible".

Especialmente después de que, en torno a las 23.20 horas de ayer, las conversaciones iniciadas a las 9.00 de la mañana de ese mismo día, fecha límite fijada por Nissan para rubricar un acuerdo, estuvieran "rotas", al considerar que los representantes de los trabajadores se habían "movido más de lo que debían".

Sin embargo, el "último paso" lo ha dado la empresa, que una hora después del momento crítico ha firmado junto al comité un "principio de preacuerdo" que, en el caso de contar con un rechazo destacado de la plantilla, será sometido a referéndum.

El secretario del comité, Felipe González, ha recordado que "la planta estaba cerrada" si no se hubiese producido este acuerdo con la dirección, de ahí que en su opinión el trabajo de los últimos días y semanas haya servido para que "permanezca abierta".

Según ha desgranado González, los puntos del preacuerdo contemplan "la aceptación de las condiciones similares a lo recogido en el actual convenio de Renault", tal y como había reclamado en su momento el responsable de la Alianza Renault-Nissan en España, José Vicente de los Mozos, aunque con un descenso de salarios.

"Se minimizan los traslados -a Valladolid- mediante un ERTE para formación con complemento de hasta el 100 por cien", señala otro de los puntos de un preacuerdo que también fija un bono de compensación que sustituye al inicialmente propuesto.

Igualmente, existe una "garantía de empleo para los trabajadores en Ávila", manteniéndose el empleo actual hasta finales de 2019, cuando se dejará de fabricar vehículos, para después dejar la plantilla en la factoría a partir de 2020 en torno a los 200 o 250 empleados.

A partir de ese momento, se irá recuperando el empleo en la planta abulense, a razón de unos 50 trabajadores al año, hasta recuperar lo que la multinacional japonesa considera pleno empleo en 2024, excepto los trabajadores que se hayan jubilado o acogido a bajas incentivadas, entre otras cuestiones.

Además, el preacuerdo contempla que la plantilla actual conserve los derechos de antigüedad, además de continuar generando derechos económicos "hasta un máximo de cinco quinquenios".

Entre los aspectos más destacados por el secretario y el presidente del comité de empresa, figura el hecho de que el reparto de la pérdida salarial se realice de forma más equitativa en el conjunto de la plantilla, en el marco del convenio de Renault.

Todas estas medidas que serán explicadas a partir de las 7.00 de la mañana a la plantilla en asamblea, entrarán en vigor a partir del 1 de enero de 2018



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba