Jornadas Sostenibilidad Vozpopuli

Hyundai Kona eléctrico, un pequeño SUV de cero emisiones para la ciudad... y mucho más

Aprovechando la segunda Jornada de Sostenibilidad Vozpopuli, celebrada en pleno Madrid en las oficinas centrales de Linklaters, hemos tenido la oportunidad de acudir a ellas a bordo de uno de los últimos turismos eléctricos que ha llegado al mercado, un Hyundai Kona que no sólo se mueve con máxima soltura y limpieza medioambiental en ciudad, sino que permite ya plantearse largos desplazamientos por carretera.

Sostenible, ecológico, respetuoso al máximo en ciudad... y muy capaz fuera de ella. El nuevo Kona eléctrico de Hyundai llega como uno de los modelos más completos del momento dentro del segmento de turismos cien por cien eléctricos, un segmento que recobra ahora más protagonismo que nunca tras el polémico anuncio del Gobierno de prohibir la venta de turismos con motor de combustión a partir de 2040.

Momento, por tanto, de que por fin haya una apuesta clara por las energías alternativas, en las que el coche eléctrico será una pieza fundamental sobre todo en lo que a movilidad urbana se refiere. La tecnología sin duda está ya lista por parte de los fabricantes, y sólo faltan las infraestructuras necesarias para su desarrollo y un plan de ayudas para que el usuario pueda llegar a considerar el coche eléctrico como una alternativa real a precios próximos a los actuales turismos diéselo gasolina, algo de lo que sin duda el paso del tiempo se encargará a medida que la demanda crezca a ritmos más rápidos que los actuales.

La pantalla central da información muy completa del sistema eléctrico.
La pantalla central da información muy completa del sistema eléctrico.

Porque como casi todos los eléctricos, el nuevo Kona no es precisamente barato -la versión más básica está ya en 33.000 euros-, pero a diferencia de la mayoría de la oferta actual, se acerca mucho ya a lo que serán los eléctricos del futuro que acaben poblando calles y carreteras de media España. Porque con algo más de 480 kilómetros de autonomía homologada en su versión de batería grande y en nuevo sistema mucho más realista, en un uso real urbano supera de largo los 400 kilómetros en una conducción más o menos estándar, buscando no gastar más de lo necesario pero sin necesidad de ir afinando en cada aceleración.

Y lo hace además con un motor capaz de ofrecer hasta 204 CV de potencia y unas prestaciones a las que no llegan muchos utilitarios o compactos deportivos. ¿Exagerado? Los 7,6 segundos que emplea en el 0 a 100 km/h lo dicen todo. Y lo hace, también, con un formato tan de moda como es el SUV, aportando diseño, versatilidad, unas dimensiones perfectas para el día a día en ciudad y suficientes para poder acoger en su interior sin problemas a cuatro adultos… y plantearse incluso un viaje. Porque en sus casi 4,2 metros de largo y 1,80 de anchura llega a ofrecer un maletero con 373 litros de capacidad.

Perfecto en ciudad, sobrado en carretera

Pero lo que más sorprende del Kona eléctrico no es ya su eficiencia en ciudad, sino sus posibilidades reales fuera de ella. Porque si nos lo proponemos, podemos afirmar que no hay problema en superar de largo los 300 kilómetros en carretera abierta, una autonomía que abre ya las puertas a salir bien lejos de la ciudad con bastante margen. Eso sí, contando con la necesidad de recargar la batería para el regreso, algo que conlleva unas nueve horas en una toma doméstica de alta potencia.

Hay también una versión algo menos costosa y menos potente, unos 4.000 euros menos y con 136 CV, pero con una batería de menor capacidad que ofrece 312 kilómetros de autonomía, cifra suficiente en muchos casos para un uso intensivo urbano pero lógicamente con más limitaciones para moverse en carretera.

Para una conducción lo más eficiente posible, se puede elegir entre tres modos de conducción —ECO, Comfort y Sport— que modifican la respuesta del motor eléctrico al acelerar, de menos a más enérgica. Además, podemos influir sobre el funcionamiento del motor eléctrico desde las levas que hay detrás del volante, modificando la retención del motor y, por tanto, la energía que puede recuperar al perder velocidad en la frenada. La leva derecha aumenta la retención y la izquierda la disminuye. Hay tres niveles de deceleración posible y, además, esta se puede eliminar por completo y así se logra que avance sin rozamiento.

Una forma de conducir sin duda muy diferente a lo que estamos acostumbrados en un turismo con motor de combustión. La sensación, por el silencio total, es muy distinta, pero también la mentalidad que, sin querer, nos lleva a tratar de buscar en todo momento el menor consumo de energía posible. Habrá que acostumbarse a esta nueva forma de conducir que, tarde o temprano -aunque ya con fecha en el horizonte- acabará por imponerse.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba