Automoción

El Gas Natural en expansión: Galp instalará puntos de suministro en Madrid

El Gas Natural como combustible para el automóvil sigue creciendo como alternativa a los combustibles fósiles tradicionales. Para su pleno desarrollo, necesita ampliar de manera notable los puntos de repostaje. Galp, instalará en Madrid la primera estación de gestión propia.

El repostaje del Gas Natural requiere bocas de llenado y mangueras específicas.
El repostaje del Gas Natural requiere bocas de llenado y mangueras específicas.

La empresa petrolífera portuguesa Galp ha anunciado que instalará, junto a la empresa Ham S.A., un punto de Gas Natural Vehicular (GNV) en la estación de servicio Jarama, ubicada en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes que estará operativa en otoño. Será el primero de un plan de expansión que llevará a la petrolífera a abrir nuevos puntos en España a lo largo de 2016.

Esta estación se convertirá en la primera de gestión propia de un operador energético de Gas Natural Vehicular, según ha explicado la empresa en un comunicado. Su situación es de gran valor estratégico, pues se encuentra en la entrada/salida de la Capital por la Autovía A-1. Asimismo, está próxima a la M-50 y a la zona norte industrial de la Comunidad de Madrid, y muy cerca del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El Gas Natural Vehicular (GNV) se encuentra actualmente en una fuerte expansión como alternativa para la movilidad en el sector del transporte y se caracteriza por facilitar un menor consumo y por ser un combustible sostenible gracias a su reducida emisión de gases contaminantes.

Hay que destacar que el nivel de energía eficiente contenida en un kilo de gas natural es superior al propio diésel o a la gasolina, es decir, necesita menor cantidad de combustible para producir la misma energía, y se corresponde a 1,5 litros de gasolina ó 1,3 litros de diésel. Además, no depende de las reservas de petróleo, por lo que su precio no está sujeto, en principio, a sus fluctuaciones y subidas inesperadas. Una de sus principales ventajas frente a otros combustibles está en la reducción de las emisiones de CO2 y los óxidos de nitrógeno NOx , sobre todo en relación al propio diésel, reduciendo en torno a un 25% las emisiones de CO2 respecto a los motores de gasolina y un 87% las de NOx respecto a un diésel. En su contra, los escasos puntos de repostaje que existen actualmente que, en toda España, no llegan siquiera a los 50. Sin duda, un aspecto que las administraciones deberían impulsar para lograr unos mínimos con los que abarcar nuestra geografía.

Una energía que, en la Unión Europea, supone ya cerca de dos millones de vehículos propulsados por gas natural, siendo Italia el principal mercado europeo para este combustible, mientras que en España actualmente suponen unas  4.000 unidades. Al margen de la cada vez mayor concienciación ecológica de la población, el futuro aumento en la red de puntos de repostaje de gas estimulará sin duda la venta de este tipo de vehículos en nuestro país, sobre todo cuando se conozcan sus principales ventajas, sobre todo económicas.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba