Motor

Comparativa híbridos enchufables: BMW Serie 2 frente a Mini Countryman

Comparten estructura y la cada vez más ansiada etiqueta CERO gracias a la capacidad de circular en modo 100% eléctrico, dos conceptos de turismo diferentes en estética y en su conducción, perfectos para ciudad y eficientes en carretera. Su punto negativo un precio, en ambos casos, elevado.

Tanto el Serie 2 Active Tourer como el Mini Countryman ofrecen versiones híbridas con casi 40 km de autonomía eléctrica.
Tanto el Serie 2 Active Tourer como el Mini Countryman ofrecen versiones híbridas con casi 40 km de autonomía eléctrica.

Tienen una misma base mecánica pero son modelos luego distintos cuando nos ponemos a sus mandos,  en ambos casos disfrutando del confort de conducción que aportan sus sistemas híbridos con motores eléctricos, asociados al motor de combustión, pero con capacidad para funcionar por sí solos durante trayectos urbanos a baja velocidad con autonomías reales de unos 30 kilómetros para ofrecer a diario la posibilidad de moverte en ciudades con restricciones al tráfico como es Madrid con absoluta libertad.

El sistema híbrido de ambos modelos lo forman un motor de gasolina y otro eléctrico, el primero de tres cilindros y 1,5 litros encargado de mover las ruedas delanteras y con 136 CV de potencia. El eléctrico, va situado detrás, mueve las ruedas traseras y desarrolla 88 CV, y se alimenta por una batería de iones de litio situada bajo los asientos posteriores con 7,7 kWh de capacidad  (7,6 kWh en el Serie 2). La potencia máxima conjunta del sistema híbrido es de 224 CV con un par máximo 385 Nm, una combinación que homologa un consumo medio de poco más de 2 l/100km, cifra a la que se podría acercar si aprovechamos los teóricos 40 kilómetros de autonomía en modo eléctrico y conducimos luego con el motor de gasolina buscando la máxima eficiencia... pero que en la práctica resulta prácticamente imposible de lograr.

225 XE Active Tourer.
225 XE Active Tourer.

Porque a la hora de la verdad, tanto el 225 XE como el Mini SE logran llegar a ofrecer no más de 30 kilómetros en modo completamente eléctrico en un entorno urbano, cifra que se reduce notablemente si nos movemos en carretera. Pero en el día a día en ciudad, si puedes recargar la batería por las noches, sí logras moverte a diario con un coste muy reducido si tus recorridos suponen menos de 100 kilómetros. Lógicamente, en ambos casos beneficiados de la etiqueta Cero Emisiones de la DGT que te permite enormes ventajas en grandes ciudades como Madrid o Barcelona en cuanto al aparcamiento o las limitaciones de circulación se refiere.

Para la recarga de la batería, en una toma doméstica de 10 A (2,3 kW) necesita unas 3 horas y 15 minutos, mientras que con el sistema  BMW i Wallbox (16 A y 3,7 kW) solo emplea 2 horas y 15 minutos. Coinciden en ambos casos en contar con depósitos de combustible más pequeños que las versiones sólo de gasolina, quedándose en 36 litros que limitan en gran medida la autonomía a la hora de viajar, que no llega a los 400 kilómetros. Con el modo SAVE Battery se puede conservar la carga que tiene la batería para poder utilizarla al entrar en una ciudad, un modo que además, si la carga es inferior al 50%, hace que el motor de gasolina cargue la batería hasta superar ligeramente ese nivel.

Mini Countryman SE.
Mini Countryman SE.

Porque en lo que al motor se refiere, pocas diferencias entre ambos, y en ciudad aportan un gran confort de conducción, con una respuesta instantánea cuando actúa el motor eléctrico y una transición hacia el motor de combustión muy bien lograda que se traduce en una muy agradable respuesta. Silenciosos y de respuestas muy progresivas, resultan perfectos para casi llegar a disfrutar entre el tráfico.

Tampoco en carretera muestran apenas diferencias en lo que al rendimiento mecánico se refiere o a las respuestas de los motores, aunque sí se dan en el tacto de sus bastidores y en el aprovechamiento del espacio interior. Dos modelos similares en mecánica pero distintos en lo demás, con personalidades diferenciadas que atraen a clientes distintos. Con 224 CV bajo el capó, el dinamismo que imprimen en carretera es elevado, con una combinación de motores y cambio automático que logran una gran facilidad sobre todo para ganar velocidad desde ritmos medios.

Con sus diferentes modos de conducción, puedes jugar a practicar una conducción más eficiente o a disfrutar del potencial de los más de 220 CV disponibles, una doble personalidad que también permite disfrutar del Mini y del Serie 2 de formas diferentes. Lo único que comparten de modo más bien negativo es una autonomía un tanto justa. Si eres de los que realiza largos viajes con asiduidad, tener que parar a repostar cada menos de 400 kilómetros no es lo más agradable, pues implica que cada 300 kilómetros tengamos que estar ya vigilando la llegada a una gasolinera. Porque el consumo en sí no es ni mucho menos excesivo para turismos de ese nivel de potencia, y a ritmos de 130-140 km/h de marcador se mueven ligeramente por encima de los 8 l/100 km.

Comportamiento en asfalto

Donde sí hay pequeñas diferencias es en el comportamiento que demuestran sobre el asfalto, no como para hablar de dos turismos completamente opuestos en sus caracteres pero sí para que marquen la elección de uno y otro. Diseños al margen, realmente opuestos aunque con una imagen más atractiva en el Mini, a sus mandos sí son muy distintos, con una personalidad más monovolumen en el 225 XE y más SUV en el Countryman SE.

Te sientes más integrado en el puesto de conducción del Mini y disfrutas de algo más de espacio en el 225 XE. También en las plazas traseras, ligeramente más confortables para tres en este último, que le convierten en un familiar de cinco plazas más apto para quienes valoren el espacio interior. En carretera, sorprende la agilidad y firmeza del Countryman, con el que se disfruta en mayor medida de la conducción, con una rodar muy eficaz y algo más preciso en lo que a la dirección se refiere, que transmite sobre el asfalto las órdenes del volante de forma más directa y transmitiendo mucha confianza. El 225 XE muestra una amortiguación ligeramente más firme que no le hace ser tan confortable como el Countryman, pero tampoco le confiere un mejor comportamiento en curva. No son modelos para disfrutarlos a muy alto ritmo precisamente, pero son más eficaces de lo que podrías pensar y, sobre todo, resultan muy confortables en su rodar, sobre todo el Countryman.

FICHAS TÉCNICAS

VERSIÓN: BMW 225 XE Active Tourer / Mini Countryman Cooper SE

PRECIO: 38.200 / 39.750 euros

DATOS TÉCNICOS · Motor: 4 cil. en línea + eléctrico Cilindrada: 1.499 / 1.499 cm3 Potencia máx.: 224 CV Par máximo: 385 Nm Tracción: Total permanente Caja de cambios: Automática de 6 vel. Dimensiones: 4,35 / 1,81 / 1,56 // 4,30 / 1,82 / 1,56 m Peso: 1.735 / 1.760 kg Depósito de combustible: 36 / 36 litros Capacidad del maletero: 400 / 405 l.

PRESTACIONES · Vel. máxima: 202 / 198 km/h Acel. 0 a 100 km/h.: 6,7 / 6,8 seg Consumo en recorrido de pruebas: 7,7 / 7,9 100 km Autonomía en carretera: 497 / 485 km.

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba