Alfonso Aguileravozpopuli autores
Alfonso Aguilera

Motor

Carmena cierra Madrid a los trabajadores… pero queda abierto a los coches más caros

Las medidas populistas de Carmena de blindar en centro de la capital de España van a ser contrarias a miles de trabajadores madrileños que van a tener que cambiar de un día a otro su forma de movilidad… a peor. Y sin embargo, aquellos con mayor poder adquisitivo van a poder circular libremente con alguno de los muchos, y caros, turismos etiqueta ‘Cero Emisiones’

El BMW i8 es el coche más caro con el que puedes circular por Madrid Central; supera los 140.000 euros.
El BMW i8 es el coche más caro con el que puedes circular por Madrid Central; supera los 140.000 euros.

Hoy empieza un nuevo Madrid en cuanto a movilidad se refiere de la mano de Manuela Carmena, que va a condicionar el día a día de la capital madrileña en muchos aspectos. Desde el comercio al turismo pasando por los propios residentes de las calles afectadas y de las cercanas también van a “sufrir” esta nueva ordenación del tráfico que tanta polémica esta levantando.

La gran mayoría de madrileños se van a quedar sin poder acceder al centro de la ciudad con sus coches e incluso motos. Sin embargo, las medidas de Carmena van a favorecer sobre todo a quienes puedan hacerse con alguno de los caros y exclusivos turismos ‘cero emisiones’. Lujosos modelos de gasolina en muchos casos de más de 300 CV con un pequeño motor eléctrico para poco más de 40 kilómetros que podrán circular y aparcar libremente por el centro urbano.

Porque en el origen de todo está el escándalo del falseo de los niveles de emisiones de los motores diésel por parte del Volkswagen que salió a la luz en 2015, a raíz de la cual comenzó una demonización hacia los motores de gasóleo que se mantiene hoy en día, y que sin embargo no refleja la realidad tecnológica que suponen este tipo de motores en la actualidad. Motores cuyos niveles de emisiones de CO2 están ya al mismo nivel de los de gasolina equivalentes y en algunos casos incluso por debajo.

Y como medida más sencilla, la de siempre, prohibir. Porque legislar y regular es difícil y requiere mucho trabajo, pero prohibir es más fácil y más rápido

Una demonización que ha llegado sobre todo por parte de los políticos que ha cambiado la tendencia del mercado, aumentando el porcentaje de los turismos de gasolina... y con ello los niveles medios de emisiones de CO2, que han subido en este 2018 por primera vez en los últimos diez años. Medidas en general tomadas desde el más absoluto desconocimiento y de forma demagógica con efectos contrarios muchas veces a los esperados. 

Y como medida más sencilla, la de siempre, prohibir. Porque legislar y regular es difícil y requiere mucho trabajo, pero prohibir es más fácil y más rápido. Apuesto por no pocos cambios y modificaciones en los próximos meses y años en esta nueva ordenación del tráfico. Falta información, mucha, pero también un plan que hubiera permitido ir poco a poco avanzando hacia un modelo de circulación urbana en el que los coches eléctricos fueran tomando peso, pero para ello hace falta un plan de infraestructuras que lo permita, al tiempo que los coches eléctricos fueran abaratándose a medida que aumentan su demanda y, con ello, su producción, con costes poco a poco más contenidos. 

Últimas noticias



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba