Motor

Audi ya tiene rival para el X6 y el GLE Coupé: el Q8 llegará el año que viene

Es todavía un concept, pero el Q8 presentado en el Salón de Detroit estará muy próximo a la versión definitiva que llegará al mercado en poco más de un año para rivalizar con los todocaminos más lujosos y deportivos del momento de BMW y Mercedes.

El Q8 es la versión coupé del Q7 y llegará al mercado en 2018.
El Q8 es la versión coupé del Q7 y llegará al mercado en 2018.

Audi dará el paso el próximo año que ya dieron BMW primero y Mercedes-Benz después, desarrollar un todocamino de lujo con aspecto coupé. Se llamará Q8 y acaba de presentarlo en versión todavía concept, pero todo apunta a que el modelo de serie será muy próximo. Un SUV que combina la habitabilidad y el confort de este tipo de modelos con las líneas emocionales de un coupé. Aunque lógicamente habrá versiones con motorizaciones diésel y gasolina, el Q8 concept monta un sistema de propulsión híbrido enchufable, que desarrolla una potencia de 445 CV y un par máximo de 700 Nm.

El motor de combustión es un 3.0 TFSI que desarrolla 333 CV de potencia y un par máximo de 500 Nm. Por su parte, el motor eléctrico genera 136 CV y 330 Nm. Junto con un desacoplador, va integrado en la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades. En conjunto el sistema consigue 449 CV y 700 Nm de par. El Q8 concept acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos y es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h. De acuerdo con los estándares de homologación que se aplican a los vehículos híbridos enchufables, su consumo es de sólo 2,3 litros de combustible por cada 100 kilómetros recorridos en el ciclo europeo NEDC, lo que corresponde a 53 gramos de CO2 por km.

Interior Q8
Interior Q8

La batería de iones de litio está situada en la parte trasera y se compone de 104 celdas prismáticas. Gracias a su capacidad de 17,9 kWh, el coche consigue una autonomía en modo eléctrico de 60 kilómetros, mientras que la autonomía total utilizando también el motor TFSI es superior a los 1.000 kilómetros. Para cargar la batería por completo con una toma de salida de 7,2 kW se necesitan, aproximadamente, dos horas y media.

Con sus 5,02 metros de longitud, la imagen del Audi Q8 concept impone en la categoría reservada a los vehículos de gran tamaño. Gracias a una distancia entre ejes de tres metros, el Q8 ofrecerá mucho espacio, tanto para los pasajeros como para el equipaje. A pesar de su línea de techo inclinada, parecida a la de un coupé, incluso los ocupantes de los asientos traseros disfrutan de una generosa distancia entre el techo y la cabeza, así como de mucho espacio para las piernas. El control de las diferentes funciones del vehículo se realiza a través de grandes pantallas táctiles situadas en el habitáculo y se completa con una versión ampliada del Audi virtual cockpit y un head-up display de aspecto analógico. Este último utiliza tecnología inteligente de realidad aumentada, que fusiona los mundos real y virtual.

La vista frontal del Audi Q8 concept, con sus 2,04 metros de anchura, impone. La característica distintiva desde esta perspectiva es la parrilla Singleframe octogonal con inserciones en nido de abeja. Su formato es bastante más ancho que en los actuales modelos Audi de producción y cuenta con seis barras verticales dobles que estructuran la parrilla del radiador, que al mismo tiempo enfatizan su altura. Los faros planos y en forma de cuña del Q8 concept se integran progresivamente en el exterior y se conectan, desde el punto de vista del diseño, con las tomas de aire que tienen alrededor. Cada una de las unidades individuales de iluminación lleva una cubierta de vidrio, pero el conjunto del faro está abierto. Una luz láser azul con forma de X sirve para resaltar la tecnología Matrix láser digital empleada para las luces largas y de cruce. Esta luz, dividida en más de un millón de píxeles, puede iluminar la carretera controlando la precisión del haz y con una gran resolución. Una estrecha tira de LED situada por debajo del borde del capó frontal sirve tanto para la luz dinámica de los intermitentes como para la luz de marcha diurna. Esta tira envuelve la parte exterior de los faros y crea una innovadora firma e-tron.

La silueta del Q8 está marcada por las puertas sin marco para las ventanillas, lo que contribuye a una línea de techo plana. Las puertas se abren a través de sensores táctiles. En el momento en que la puerta detecta que hay contacto de la mano, se abre fácilmente y oscila hasta un ángulo de apertura definido.

Amplio y lujoso

El interior del Audi Q8 concept ofrece un enorme espacio para cuatro personas, así como para sus respectivos equipajes gracias a un maletero que tiene una capacidad de 630 litros. En el túnel central hay una consola que parece flotar sobre éste. En ella va ubicada la palanca de cambios con mando por cable, con la que el conductor maneja la transmisión tiptronic de ocho velocidades de forma puramente electrónica.

El panel de instrumentos, con un marcado carácter horizontal, va descendiendo en diferentes etapas hacia el interior del vehículo. La zona central de control y las pantallas están integradas en lo que se conoce como "black panel", una pieza negra brillante enmarcada por un perfil de aluminio. Cuando permanece apagado, el monitor queda incrustado de forma invisible en la superficie y las líneas fluyen con armonía. Cuando la pantalla está en funcionamiento también queda perfectamente integrada en la línea de diseño. En la zona de los pasajeros delanteros, el "black panel" enmarca un logotipo gráfico de quattro. Las inserciones en forma de flecha de las puertas dan expresividad al diseño. Las barras de aluminio a modo de adornos que están integrados en ellas sirven como tiradores para la apertura de las puertas. Cuando está oscuro, una tira de LED ilumina el interior con una luz blanca.

La información y los diferentes comandos se encuentran principalmente en las pantallas táctiles de un potenciado Audi virtual cockpit y del head-up display con apariencia analógica. Todas las pantallas se caracterizan por un nuevo "diseño digital" que se concentra sistemáticamente en las cosas más significativas. El head-up display de apariencia analógica proyecta imágenes importantes al parabrisas, dentro del campo de visión directo del conductor. La sensación es que esa información está proyectada en un entorno real. Por ejemplo, una flecha de navegación aparece en la misma posición que la flecha que encontramos en ese momento sobre la carretera. Esta es una aplicación inteligente de la realidad aumentada.

El monitor MMI colocado en el centro del salpicadero se utiliza para controlar el sistema de información y entretenimiento y para la configuración del vehículo. La pantalla para el sistema de climatización está integrada dentro de la sección diagonal de la consola central. La muñeca del conductor puede descansar cómodamente sobre la palanca de la caja de cambios tiptronic de ocho velocidades mientras está usando esta pantalla. Si los sensores del asiento detectan que hay un pasajero sentado delante, la pantalla táctil muestra sus configuraciones de climatización. Esta función no está disponible cuando el conductor viaja solo. Otra pantalla táctil está reservada para las funciones de iluminación.



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba