Polémica tras los disturbios que se registraron en Madrid a partir de los actos convocados en protesta por el asesinato de Samuel, el joven que recibió una paliza mortal en Coruña. ¿Actuó la Policía de forma proporcional? Colectivos LGTBI que se concentraron y voces políticas piden una investigación para esclarecer los hechos. Los agentes, por su parte, se defienden. Aseguran que entre los manifestantes había grupúsculos radicales que trataban de alterar el orden público. Y que algunos les arrojaron objetos contundentes -provocando heridas a uno de ellos- y cruzaron elementos en la calzada para hacer "barricadas".

Las convocatorias se sucedieron a lo largo de la tarde y de la noche de este lunes. La noticia del asesinato del joven Samuel provocó una convulsión entre los colectivos LGTBI, que rápidamente hicieron un llamamiento para salir a las calles de toda España en protesta por el trágico suceso. Una de las más multitudinarias tenía lugar en Madrid, en pleno centro de la ciudad.

La Policía organizó un dispositivo de seguridad. De acuerdo a la versión de los agentes, la tensión se desató a las 22.30 en las inmediaciones del metro de Argüelles, cuando "un grupo de personas" comenzó a "lanzar objetos contundentes", a "cruzar contenedores y papeleras" y a emplear "motocicletas aparcadas en la zona como barricadas". Así lo esgrimen desde la Confederación Española de Policía (CEP). A continuación -siempre siguiendo su relato- se produjeron cortes en la vía pública, afectando "al tráfico y a la circulación".

El sindicato policial afirma que los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), también conocidos como los antidisturbios, lanzaron varios avisos por megafonía antes de intervenir. "Finalmente, y pasadas las 23:15 horas, se sucedieron ataques a los policías y lanzamiento de objetos contundentes en la calle Alberto Aguilera que se extendieron a calles adyacentes hasta que la intervención de la UIP permitió restablecer la normalidad". En esos episodios resultó herido leve un agente por contusión y dos furgonetas oficiales sufrieron daños.

En términos similares se expresan desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP): " Los hechos arrancaron pasadas las 22:30 cuando un grupo de alborotadores que circulaba por una zona no autorizada para la manifestación se dedicó por su cuenta a lanzar piedras y botellas a la Policía y cruzar contenedores en la vía pública para hacer barricadas, mientras otro grupo cortaba el tráfico con una sentada. Pese a las reiteradas advertencias por megafonía de la UIP, los ataques a los policías y daños al mobiliario urbano se sucedieron durante una hora obligando a intervenir a los efectivos policiales".

Mientras, el sindicato Jupol habla de la presencia de "grupos antisistema" infiltrados en la manifestación:

Interpretaciones políticas

Una intervención policial que ha sido objeto de polémica, después de que varios partidos insistieran en que se investigasen las actuaciones para depurar responsabilidades en caso de que la actuación no fuese proporcional. La voz más crítica fue la de Mónica García, portavoz de Más Madrid, quien pidió una reunión con la delegada del Gobierno de Madrid, Mercedes González: "Se produjo una intervención policial a todas luces desproporcionadas".

Y la Delegación del Gobierno respondió. En un comunicado, aseveró que investigarán todas las actuaciones policiales y que "como no podría ser de otra manera, en el caso de que se haya producido cualquier desproporcionalidad, se adoptarán las medidas oportunas". También lamentó "profundamente" que los disturbios empañasen unos actos "que nada tienen que ver con el grito sano de Madrid contra la homofobia".

Por su parte, la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda María Jesús Montero restó gravedad a los hechos y aseguró que "no hubo grandes actuaciones porque la mayor parte de la ciudadanía se comportó de manera pacífica": "El Gobierno respalda las actuaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en relación restablecimiento del orden salvo que exista algún tipo de denuncia de un caso concreto, que se estudiará más a fondo".

La investigación policial

Mientras tanto, la Policía mantiene abiertas las pesquisas para aclarar qué sucedió en el trágico episodio. También para detener a los autores de la paliza que se cobró la vida del joven Samuel. En la tarde de este martes arrestó a tres personas y advirtió que no se descartan más detenciones.