El Centro Penitenciario Madrid V (Soto del Real) suma ya 32 positivos por coronavirus, en su mayoría asintomáticos. Una cifra que ha llevado a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a acordar nuevas medidas contra la covid-19 que se empezarán a aplicar a partir de este sábado.

Entre lo adoptado, la suspensión de todas las comunicaciones --ordinarias y especiales-- y de todas las salidas de permiso, salvo por causa de fuerza mayor, situación de necesidad, por razones judiciales o sanitarias imprescindibles. En un principio las nuevas medidas tendrán una vigencia de dos semanas.

Así las cosas, sólo se permitirá el acceso al personal funcionario y laboral, así como al personal extra penitenciario cuya labor sea indispensable.

Estas disposiciones se adoptan tras observar un aumento de casos entre los internos, debido a la situación epidemiológica de la Comunidad de Madrid, con el objetivo de proteger la salud de los empleados penitenciarios así como la de los internos, considerado colectivo vulnerable.

Habrá más llamadas y videollamadas

Como forma de paliar estas restricciones, Instituciones Penitenciarias ha decidido ampliar el número de llamadas telefónicas que tienen autorizadas los internos, especialmente con sus abogados, y potenciar el uso de videollamadas.

Las medidas adoptadas se enmarcan en la orden ministerial del pasado 12 de mayo, en la que se establecía la posibilidad de revertir la vuelta a la normalidad en el ámbito de Instituciones Penitenciarias "si la situación epidemiológica así lo aconseja".

Critican falta de test y funcionarios

Por su parte, trabajadores, desde la cuenta de Twitter 'C.P Soto del Real. Tu abandono', han señalado que este centro penitenciario es "la primera prisión cerrada en la segunda ola de la pandemia".

"Llevábamos meses advirtiéndolo. Cinco módulos confinados. A los funcionarios de prisiones ni un solo test en seis meses", han criticado. Asimismo, han sostenido que hay 32 casos de Covid oficiales, pero "oficiosos son el doble".