El Gobierno Vasco ha remitido al Parlamento un primer borrador del decreto de equiparación de los permisos de conciliación de los trabajadores de la administración, en el que propone elevar el actual permiso de 18 semanas, "100% retribuido", por parentalidad hasta las 24 semanas en los casos de familias monoparentales.

Según ha explicado el Ejecutivo vasco, se contempla que este permiso se ampliará en dos semanas cuando el número de nuevos hijos sea superior a dos, así como en otras dos semanas si padecen alguna discapacidad.

Una vez aprobado el decreto, esta medida se aplicará de manera directa a las aproximadamente 70.000 personas que trabajan en la Administración autonómica, lo que incluye la Administración General, Justicia, Ertzaintza, Osakidetza y Educación, si bien, además, posibilita su extensión a "todo el sector público autonómico: entes, sociedades, fundaciones, consorcios, etc".

La medida tendrá retroactividad a fecha 1 enero de 2020 e, igual que el resto de los permisos por parentalidad en vigor, se concederá en los casos ya reconocidos por la Administración pública vasca de nacimiento, adopción, guarda o acogimiento.

Decreto "pionero"

El objetivo del decreto "pionero" es avanzar en las políticas públicas que favorezcan la conciliación de la vida familiar y laboral, "un paso necesario para impulsar la natalidad y abordar el reto demográfico que Euskadi tiene por delante", ha subrayado el Gobierno Vasco.

En este sentido, ha remarcado que las administraciones públicas tienen la obligación de "poner en marcha las medidas más progresistas primero en el ámbito público para poder, así, ejercer un efecto tractor y favorecer su extensión paulatina al ámbito laboral privado".

Asimismo, ha destacado que esta medida es "también pionera en el respeto y apoyo a los nuevos modelos de familia que hay en Euskadi". En este caso, las formadas por una sola madre o padre.