Actualidad

Los sorprendentes trucos que emplean supermercados como Mercadona para que compres más

Supermercado Mercadona.
Supermercado Mercadona. Tere García

Un día cualquiera vas a hacer la compra porque necesitas "un par de cosas". Llegas a tu supermercado más cercano y todo transcurre con normalidad... Hasta que estás en la caja y ves que esos dos productos que te hacían falta se han convertido en un carro entero y la cuenta asciende considerablemente. Finalmente, sales por la puerta, habiéndote convertido en una víctima más de las técnicas de marketing que emplean compañías como Mercadona. 

Realmente, este tipo de prácticas es algo que las tiendas han ido aplicando con mayor frecuencia y de forma más estudiada durante los últimos años. Es lo que se denomina, marketing sensorial, una rama del marketing que emplean los comercios, sobre todo, en sus tiendas físicas y que engloba los cinco sentidos: vista, gusto, olfato, tacto y el oído.

Por poner un ejemplo, pasar por el escaparate de una tienda y que desprenda un olor que nos atraiga, no es casualidad. O el hecho de poner la música a todo volumen. Así, ocurre lo mismo con Mercadona, donde todo está pensado al milímetro. 

Productos caros, junto a las ofertas y a la altura de los ojos

Los productos están colocados con la intención de que el consumidor gaste más dinero durante el tiempo que pasa en el supermercado. Por ejemplo, los artículos con el precio más alto, suelen estar cerca de aquellos que cuentan con una oferta o descuento. 

Además, también está pensando que los productos que más les interesa vender estén colocados a la altura de los ojos, para que no se pierda el tiempo buscándolos y nos impacte a primera vista.

Otro ejemplo, que también explicaba El Mundo, es que los productos para bebé o niños más pequeños están colocados en las baldas inferiores. ¿Por qué? Los padres o madres que acuden a hacer la compra tienen que estar más tiempo mirando hacía abajo por estar atentos a sus hijos. 

A estas prácticas se le suma la utilización de colores llamativos para destacar las ofertas. Por ejemplo, Mercadona suele utilizar amarillo y rojo en tonos fuertes en los carteles que indican los descuentos.

La música

Normalmente, en supermercados como Mercadona suele haber un hilo musical tranquilo y relajado. Esto hace que los compradores no tengan prisa por salir y puedan hacer la compra tranquilamente, lo que hace que al final el carro vaya aumentando sin que nos demos cuenta. 

El caso contrario sería, pues, el de las tiendas de ropa, cuya música y volumen resulta mucho más estruendoso. El motivo es que la gente compre rápido y el comercio -que suele ser más pequeño que un supermercado y menos amplio- no se llene. 

Supermercado Mercadona.
Supermercado Mercadona. Tere García

La localización de la panadería

Este es uno de los aspectos que más diferencian a los supermercados. Por ejemplo, Mercadona o el Aldi suelen colocar la panadería al final del pasillo. ¿El motivo? Simple. Mucha gente sólo pasa al establecimiento para comprar pan.

Al colocarlo más alejado de la entrada, obligas al usuario a recorrer más de un pasillo hasta llegar a su objetivo. Pasando por muchos más productos, es mucho más fácil que en el camino se nos antoje algo más que no sea pan. 

El caso de Carrefour es distinto, ya que suele poner la panadería al principio, para que el olor de la bollería y demás productos llegue de primeras y con el carro vacía nos lancemos a por algún capricho.

Mercadona
Mercadona Mercadona

Renovación

Y de repente un día, no encuentras ese guacamole de Mercadona que tanto compras. No es que se haya acabado. Probablemente, haya cambiado de sitio. Es algo que tanto la cadena de Juan Roig como por ejemplo Lidl hacen con más o menos frecuencia. Renovar la colocación de sus productos. 

Esto provoca que pasemos más tiempo en el supermercado, tengamos que caminar por todos los pasillos buscando y buscando y al final, acabemos comprando más.

Recompensa final

Por último, tras toda la compra y después de haber caído en todos estos trucos, llegas a la caja. Encuentras un paquete de chicles y unas chocolatinas que te llaman a gritos. ¿Por qué no?, piensas mientras echas al carrito. 

Es otra de las técnicas más empleadas, poner en la caja este tipo de artículos que se compran a modo de recompensa o capricho sin más. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba