El Gobierno de Marruecos "no tiene ninguna intención de imponer hechos consumados" a España en la cuestión de la delimitación de las aguas territoriales, según ha recalcado este miércoles en la Cámara de Representantes su ministro de Exteriores, Naser Bourita. Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España ha asegurado este que Marruecos "está totalmente de acuerdo" en que la delimitación de zonas colindantes entre países "solo se puede hacer, como dicta el sentido común y el Derecho Internacional, de común acuerdo".

La delimitación de las aguas territoriales es una cuestión "negociable con los países vecinos", ha recalcado Bourita, que solo se refirió a España entre esos países vecinos, pese a que las aguas que está delimitando también son colindantes con las de Argelia y Mauritania. Bourita también quiso dejar claro que Marruecos "se aferra a su soberanía" y que "está abierto al diálogo con España (pero) en el marco de nuestros derechos estratégicos", dijo ante los diputados.

La declaración de las doce millas de aguas territoriales y las 200 de Zona Económica Exclusiva fue votada por unanimidad de los diputados presentes (165), y estuvo precedida de una exposición de motivos en la que Bourita se refirió largamente a España. España "no solo es un vecino, es un socio estratégico y aliado de confianza" para Marruecos, y por ello el país magrebí aplicará con ella "el principio de la buena vecindad".

Visita de la ministra de Asuntos Exteriores

Este será uno de los temas que abordará este viernes la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, quien viaja a Rabat en su primera visita a un país vecino tras estrenarse como jefa de la diplomacia española. La ministra se reunirá con el presidente del Gobierno de Marruecos, Saadedín Ormani, y el responsable de Exteriores, Nasser Bourita, con quienes hablará tanto de este asunto "como de otros muchos temas", han subrayado fuentes de Exteriores.

Según el Ministerio, "el punto de partida es común: la delimitación en las zonas colindantes solo se puede hacer, como dicta el sentido común y el Derecho Internacional, de común acuerdo", una posición con la que "los marroquíes están totalmente de acuerdo", como demuestra el hecho de que "en sus proyectos de ley no trazan la delimitación de las zonas".

No obstante, en el momento de presentar las leyes el pasado mes de diciembre, el propio Bourita explicó que Marruecos considera que establecer una frontera marítima mediante la "línea mediana" solo sirve como criterio entre dos plataformas continentales.

"Si uno tiene 750 kilómetros de costas y el otro 10 kilómetros, no se puede aplicar la línea mediana. Aquí entra el principio de equidad (...) Marruecos no se inventó estos nuevos principios. Ya existían en los acuerdos internacionales", dijo el ministro.

Las leyes que hoy apruebe la Cámara de Representantes de Marruecos son solo una etapa de su recorrido legislativo: a continuación deberán pasar a la Cámara de Consejeros (alta), donde irá primero a comisión y luego a plenario, para lo que no hay un plazo concreto, según el reglamento interno del Parlamento marroquí: dependerá del interés de los grupos parlamentarios y del secretariado de la propia cámara, que puede o no dar a las leyes carácter urgente.

A continuación, las leyes deben ser promulgadas en el Boletín Oficial, para lo que tampoco existe un plazo concreto. Pueden pasar semanas o meses